Compartir
Publicidad
Publicidad

La competencia entre compañías alimentarias es ficticia

La competencia entre compañías alimentarias es ficticia
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En teoría, la competencia entre las empresas debería ser un punto a favor del consumidor, gracias a ella podemos conseguir mejores productos a mejores precios. Sin embargo, una noticia tras otra nos muestran que la competencia que en apariencia se muestra, en muchas ocasiones es ficticia. El 12 de septiembre conocíamos la posibilidad de que La subida del precio de algunos alimentos podría estar sujeta a un nuevo método para infringir la normativa de la competencia, hablábamos de esta posibilidad en relación al aumento de precio de la leche, los huevos o los cereales.

A principios de este año también conocíamos la noticia que referenciaba algunos Acuerdos secretos entre las compañías alimentarias y como éstas afectaban plenamente al consumidor. Podríamos citar algunas noticias más, pero el hecho es que esta situación se da cada vez con más frecuencia haciendo “inútil” la competencia.

Hoy hemos conocido que en el Reino Unido, compañías lecheras (Dairy Crest y Arla) y supermercados (Tesco, Asda, Sainsbury's y Morrisons), los más grandes de este país, firmaban acuerdos y fijaban los precios de algunos productos. Esta situación ha sido denunciada por la Oficina de Competencia del Reino Unido. Según esta oficina, dichos acuerdos han representado un desembolso extra de los consumidores de unos 385 millones de euros.

Al parecer, ya hace algunos años que han estado realizando este tipo de acuerdos, de todos modos estas denuncias no sirven de nada, el litigio es realmente largo y en muchas ocasiones las compañías terminan no pagando las multas, un ejemplo es el caso Nestlé en sus pactos ilegales.

Las partes acusadas niegan los hechos y a pesar de las posibles evidencias que aparezcan, mantendrán sus recursos y demás triquiñuelas para que el tiempo pase. Decididamente creemos que debería otorgarse más poder a las Oficinas de la competencia de cada país, la justicia debería implicarse más y las multas ser más rápidas y más contundentes.

Siempre terminamos siendo los consumidores quienes pagamos el pato, aunque también lo hacen las pequeñas y medianas empresas.

Vía | El Economista Más información | BBC En Directo al paladar | La subida del precio de algunos alimentos podría estar sujeta a un nuevo método para infringir la normativa de la competencia En Directo al paladar | Acuerdos secretos entre las compañías alimentarias afectan plenamente al consumidor En Directo al paladar | Compañías lácteas monopolizando el mercado

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos