Publicidad

Receta de bizcocho de plátano y cacao, jugoso y con un toque brutal de sabor

Receta de bizcocho de plátano y cacao, jugoso y con un toque brutal de sabor
9 comentarios

Publicidad

Publicidad

Si habéis probado alguna vez un bizcocho con fruta entenderéis que os diga que son los más ricos. Siempre jugosos y con un toque se sabor delicioso como es el caso de este bizcocho de plátano y cacao que me ha conquistado desde el primer momento que lo he probado.

Sale un bizcocho grandecito. Lo hice en un molde típico de bizcocho alargado de unos 30 cm, así que veréis que llega para bastantes raciones. Si queréis utilizar otro tipo de molde, ajustad el tiempo de cocción ya que dependiendo de lo alta que quede la masa, el bizcocho necesitará más o menos tiempo de cocción.

Ingredientes

Para 12 personas
  • Huevos M 4
  • Azúcar blanco 150 g
  • Azúcar moreno 50 g
  • Mantequilla 130 g
  • Yogur natural 1
  • Plátano maduro 2
  • Harina de trigo 270 g
  • Cacao en polvo puro 30 g
  • Levadura química (1 sobre) 14 g

Cómo hacer bizcocho de plátano y cacao

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 50 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 40 m
  • Reposo 10 m

Calentamos el horno a 180º C con calor arriba abajo sin aire. Batimos los huevos con los azúcares hasta que monten y se forme una crema blanquecina. Agregamos la mantequilla derretida tibia mientras seguimos batiendo, el yogur y los plátanos triturados.

Echamos la harina junto al cacao en polvo y el impulsor tamizados. Mezclamos suavemente con una lengua hasta tener una masa homogénea y vertemos la mezcla en un molde de bizcocho engrasado.

Horneamos durante unos 35 o 40 minutos, depende del tamaño del molde y el horno. Sacamos del horno, dejamos el bizcocho dentro del molde 10 minutos, desmoldamos y esperamos a que se enfríe, dejándolo sobre una rejilla.

Bizcocho de plátano y cacao. Receta paso  a paso

Con qué acompañar el bizcocho de plátano y cacao

Normalmente los bizcochos se toman una vez se han enfriado pero en este caso, este bizcocho de plátano y cacao me encanta recién salido del horno. Es tan jugoso y tierno que te puedes comer varios trozos sin enterarte muy bien de ello, así que cuidado porque es peligroso. Para conservarlo con mantenerlo alejado del aire, es suficiente para que aguante en perfecto estado un par de días.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir