Compartir
Publicidad

Bombones helados de queso y frambuesas. Receta fácil para un capricho de verano

Bombones helados de queso y frambuesas. Receta fácil para un capricho de verano
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tengo una máquina sencilla de hacer helados pero me temo que por el momento sigue en casa de mis padres en Murcia -donde hasta ahora he pasado el grueso del calor veraniego- ya que es un pequeño trasto. Pero eso no impide que me permita caprichos congelados estando en Madrid, tan sencillos como estos bombones helados de queso y frambuesas.

No sé cómo llegué a esta idea pero me encantó lo sencillo del proceso y la combinación de sabores. Queso crema, chocolate negro y frambuesas son un trío de ingredientes que se complementan muy bien, y en formato congelado son una delicia refrescante. Tengo que decir que también los he probado usando helado de vainilla como relleno y quedan estupendos -obviamente-, pero con queso de untar ya son muy ricos, y tampoco hace falta añadir mucho azúcar.

Ingredientes

Para 15 personas
  • Chocolate negro 200 g
  • Frambuesas 15
  • Queso crema o yogur griego 150 g
  • Esencia de vainilla 2 ml
  • Azúcar glasé al gusto

Cómo hacer bombones helados de queso y frambuesas

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 1 h 10 m
  • Elaboración 10 m
  • Reposo 1 h

Primero hay que derretir el chocolate, al baño maría o en el microondas, si lo controlamos muy bien. Debe quedar cremoso y fluido, pero sin estar demasiado caliente.

Cubrir el interior de los huecos de una cubitera o de un molde para bombones. Se puede echar directamente con una cuchara y luego retirar lo que sobre colocando el molde boca abajo, o repartiéndolo con un pincel.

Debemos procurar que el grosor no sea tan fino que corra el riesgo de romperse, ni tan grueso que luego no podamos rellenarlo. Congelar unos 5-10 minutos, hasta que se solidifique. Mantener caliente el chocolate sobrante.

Lavar con suavidad las frambuesas. Colocar el queso en un recipiente y batir con la esencia de vainilla. Añadir azúcar glasé al gusto si se desea. También se puede hacer con yogur griego, o directamente con helado de vainilla.

Rellenar los moldes ya congelados con el queso, dejando un hueco. Introducir las frambuesas, apretando con suavidad, y cubrir con más queso. Terminar cerrando la parte superior con otra capa de chocolate. Congelar al menos una hora.

Bombones Frambuesa Helados. Pasos

Con qué acompañar los bombones helados de queso y frambuesas

No tiene mucho misterio el acompañamiento, estos bombones helados son un capricho delicioso para tomar a cualquier hora, de postre o en la merienda. A mí me gusta combinarlos con el café de media tarde, al cual no renuncio ni cuando más calor hace; el contraste caliente-frío y amargo-dulce con la acidez de las frambuesas me parece delicioso.

En Directo al Paladar | Polos de yogur griego y frambuesas. Receta fácil y refrescante
En Directo al Paladar | Käsekuchen o tarta de queso con frambuesas al estilo alemán. Receta cremosa irresistible

¿Te ha gustado esta receta?
Guardar
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio