Publicidad

Crespells mallorquines: receta de Semana Santa

Crespells mallorquines: receta de Semana Santa
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

Los crespells son una de las recetas típicas de Semana Santa en Mallorca. Se trata de unas pastas o galletas muy rústicas que se hacen con los recortes de la masa que se utiliza para hacer los rubiols, otro de los dulces típicos de estas fechas. No tienen que quedar muy delgadas, así que la masa se extiende lo justo y no se trabaja demasiado.

Lo habitual es reunirse con la familia y amigos a hacerlos. Generalmente son los niños los que se encargan de preparar estas pastas, por ser más fáciles de elaborar que los rubiols, de este modo todos participan de esta antigua tradición culinaria. Se sirven espolvoreados de abundante azúcar molido.

Ingredientes

Para 18 unidades
  • Harina de repostería (o floja) 500 g
  • Azúcar en polvo 60 g
  • Yema de huevo 1
  • Aceite de oliva virgen extra 1 tacita de café
  • Zumo de naranja 1 tacita de café
  • Agua 3/4 de tacita de café
  • Manteca de cerdo a temperatura ambiente 100 g
  • Ralladura de limón 1/2

Cómo hacer crespells

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 50 m
  • Elaboración 30 m
  • Cocción 20 m
  • Reposo 30 m

Lo primero es mezclar el aceite de oliva con la manteca con las manos, deshaciendo esta última hasta conseguir una mezcla cremosa. Añadimos el resto de los ingredientes menos la harina y volvemos a mezclar hasta que obtengamos una masa homogénea.

Por último, añadimos la harina, toda de golpe y amasamos bien hasta que nos quede una mezcla uniforme. Formamos una bola, la envolvemos con papel film y la dejamos reposar media hora guardada en la nevera.

Pasado este tiempo, la estiramos con un rodillo, dejando la masa con un grosor considerable, y con los cortadores de crespells (que tienen forma de flor, estrella o corazón) formamos las pastas. Las cocemos a horno precalentado a 180º durante unos 20 minutos o hasta que estén doradas.

Paso A Paso

Con qué acompañar los crespells

Los crespells mallorquines se sirven espolvoreados de abundante azúcar molido. Están deliciosos acompañados de un chocolate caliente para merendar, aunque lo cierto es que no necesitan demasiado acompañamiento y solos están ideales. Aunque se mantienen en perfectas condiciones durante bastante tiempo, lo mejor es que los guardéis en un recipiente hermético.

En Directo al Paladar | Hornazo salmantino. Receta de Semana Santa
En Directo al Paladar | Caramel en escabeche. Receta de Semana Santa

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir