Publicidad

Crumble de arándanos: receta fácil para un postre perfecto de verano

Crumble de arándanos: receta fácil para un postre perfecto de verano
4 comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

El crumble es una de las preparaciones más sencillas y más satisfactorias que podemos encontrar en los recetarios británicos. Es sencillo, rápido, relativamente barato y resulta delicioso. Creo que con los frutos del bosque y bayas veraniegas se obtienen mejores resultados, pero con cualquier buena fruta de temporada se conseguirá también un postre riquísimo.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Arándanos 275 g
  • Azúcar moreno 80 g
  • Azúcar vainillado 1-2 cucharadas
  • Harina de repostería 110 g
  • Mantequilla fría 55 g
  • Almendra laminada 65 g
  • Sal 1 pizca
  • Limón 1

Cómo hacer crumble de arándanos

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 45 m
  • Elaboración 15 m
  • Cocción 30 m

Precalentar el horno a 200ºC. Lavar y secar con cuidado los arándanos. Mezclarlos con el azúcar vainillado y la ralladura del limón.

En otro recipiente, mezclar la harina con el azúcar moreno, las almendras laminadas y la pizca de sal. Añadir la mantequilla troceada y mezclar todo hasta conseguir una textura como de migajas. Lo más práctico es usar las manos, estrujando la masa entre los dedos, hasta que la mantequilla se haya incorporado.

Crumble de arándanos. Pasos

Repartir la fruta en cuatro moldes individuales aptos para el horno, o en una fuente mediana. Cubrir con una buena capa del crumble, sin apretar demasiado.Hornear durante unos 20-35 minutos, dependiendo del tamaño de los moldes, hasta que la cubrierta esté dorada y los arándanos burbujeen por debajo.

Newsletter de Directo al Paladar

Suscríbete para recibir cada día nuestras recetas, información sobre nutrición y actualidad sobre gastronomía.

Con qué acompañar el crumble

El crumble puede servirse recién hecho, bien caliente, así que tened cuidado al sacar los moldes del horno. Lo ideal es acompañarlos de algo fresco y dulce, como una bola de helado, crema de vainilla o nata, para crear un buen contraste. Pero si lo preferimos degustar sólo, el crumble resulta delicioso por sí mismo, también reposado en frío, aunque entonces la fruta tenderá a solidificarse y el crumble se puede reblandecer.

En Directo al Paladar | Semifrío de cerezas, arándanos y yogur: receta del helado más fácil del mundo con el que lucirse sin esfuerzo
En Directo al Paladar | Smoothie bowl de mango y plátano con frutos rojos y chía: receta facilísima para un desayuno irresistible y sano

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios