Compartir
Publicidad

Postres fáciles y rápidos XIII: Brochetas de fruta a la plancha con sal vainillada y guindilla

Postres fáciles y rápidos XIII: Brochetas de fruta a la plancha con sal vainillada y guindilla
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Intentando rizar el rizo, en lo referente a postres fáciles y rápidos, he cocinado unas brochetas de fruta a la plancha con sal vainillada y guindilla, de hecho se tarda más en decir el nombre del plato que en cocinarlo. Como se podrá apreciar, es una original forma de presentar la fruta y aunque no estemos acostumbrados a servir la fruta con sal y picante, en otros países es muy normal añadirle una pizca a las frutas, para potenciar su sabor.

En este caso al igual que hacemos con el azúcar, hemos aromatizado la sal con vainilla, consiguiendo jugar en un solo plato con temperaturas, texturas, aromas y sabores, diferentes y más intensos de lo habitual. Una forma ideal de sorprender a propios y extraños en nuestra mesa.

Ingredientes

Un mango, 1/2 piña pelada, 2 plátanos, 1 vaina de vainilla, 2 cucharadas de sal, una pizquita de guindilla molida.

Cómo hacer brochetas de frutas a la plancha con sal vainillada y guindilla

Abrimos la vaina de vainilla, le quitamos las semillas y las mezclamos con la sal, enterramos las vainas abiertas en la sal y lo dejamos reposar.

Pelamos y cortamos el mango y el plátano, los cortamos en trocitos y rodajas de unos 2 centímetros, también cortamos la piña en trozos de similar tamaño.

Montamos las brochetas, colocando un trozo de cada fruta. Las ponemos en una plancha caliente a fuego medio y las hacemos durante 3 minutos por cada lado, para que se doren y se caramelicen.

Postres fáciles y rápidos XII: Brochetas de fruta a la plancha con sal vainillada y guindilla

Retiramos las broquetas del fuego y las servimos enseguida, espolvoreadas con una pizca de sal vainillada y unas motas de guindilla.

Tiempo de preparación | 10 minutos Dificultad | Baja

Degustación

El secreto de estas brochetas de fruta a la plancha con sal vainillada y guindilla está en la mesura y la sutileza, tenemos que tener mucha a la hora de añadirle la sal y la guindilla, se trata de potenciar el sabor, no de hacerlos muy salados y muy picantes.

Por supuesto podemos sustituir las frutas, por algunas otras que sean más de nuestro gusto.

La sal vainillada que preparamos para esta receta, la podemos guardar en un tarro hermético y dejar que vaya ganando ahora y sabor con el tiempo, la podemos utilizar en cualquier otra sal.

En Directo al Paladar | Postres fáciles y rápidos XII: Tiramisú con mermelada En Directo al Paladar | Postres fáciles y rápidos XI: Vasitos de tarta de queso bocabajo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio