Compartir
Publicidad

Tarta crumble de manzana y limón. Receta para impresionar

Tarta crumble de manzana y limón. Receta para impresionar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Pocos dulces han producido en mi una impresión tan profunda como esta tarta crumble de manzana y limón. Esta es una de las elaboración que aprendí en la Escuela de Hostelería el curso pasado y que, a lo largo de este, hemos repetido en varias ocasiones. El primer bocado de esta tarta se quedará impreso en vuestras memorias. Palabrita.

Es un poco laboriosa, pero merece la pena invertir tiempo extra en la cocina porque el resultado es maravilloso. Son varias las partes que la componen: una masa brisa, una crema de relleno y un crumble como cobertura. Si os organizáis bien y preparáis cada una de las elaboraciones con tiempo, el día que la vayáis a servir sólo tendréis que montarla, darle un golpe de horno y lista.

Ingredientes para un molde de 25 centímetros de diámetro

  • Para la base: 450g de masa brisa para elaboraciones dulces

  • Para el relleno: 150g de mantequilla fundida y fría, 150g de azúcar, 180g de almendra en polvo, ralladura de 1 limón, 3 huevos "M", 180g de natillas y 1 manzana

  • Para la cobertura de streussel: 50g de azúcar, 15g de almendra en polvo, 40g de mantequilla, 60g de harina y 5g de impulsor químico

Cómo hacer tarta de manzana y limón

Partimos de la base de que la masa brisa la tenemos lista. De no ser así, podéis encontrar las explicaciones sobre su elaboración en Masa brisa para elaboraciones dulces. Para hacer la base de la tarta, estiramos la masa brisa en forma circular, sobre una superficie limpia y espolvoreada con harina. Nos ayudamos de un rodillo enharinado. De esta manera, la masa no se nos pegará, ni al rodillo ni a la superficie.

Con sumo cuidado, colocamos la masa sobre un molde apto para horno y de base desmoldable. Esto no es esencial, pero ayudará a la hora de desmoldar la tarta. Adaptamos la masa a la forma del molde, cubriendo bien la base y los laterales. Retiramos el sobrante, pero no en exceso porque la masa encogerá en el horno. Mejor que sobre y podamos recortar después los bordes, a que quede demasiado estrecha.

Cubrimos con papel sulfurizado, colocamos unas legumbres viejas (o bolitas especiales para hornear) sobre el papel y semi-cocemos a 180ºC durante 5 minutos. Retiramos el peso y el papel sulfurizado, pinchamos la base con un tenedor y horneamos 5 minutos más. Retiramos del horno, pincelamos con clara de huevo para impermeabilizar, atemperamos y reservamos.

Preparamos el relleno mezclando la mantequilla, el azúcar, la almendra en polvo y la ralladura de limón. Añadimos el huevo, que habremos batido previamente, junto con las natillas y removemos lo justo para integrar. Pelamos y descorazonamos las manzanas, cortamos en dos y laminamos finamente. Cubrimos la base de la tarta con las láminas de manzana y extendemos, sobre estas, la mezcla del relleno.

Mezclamos todos los ingredientes de la cobertura de streussel con un robot de cocina (también lo podemos hacer a mano pero tardaremos mucho más y el resultado no será tan fino). Espolvoreamos la mezcla sobre el relleno de la tarta y horneamos a 190ºC durante 30 minutos o hasta que, al mover ligeramente el molde, el centro se vea firme y cuajado.

Tartacrumblemanzanalimoncollage650ma

Tiempo de elaboración I 90 minutos
Dificultad I Media

Degustación

Esta tarta crumble de manzana y limón está deliciosa por sí sola y poco necesita para impresionar pero, si buscamos un acompañamiento, podemos servirla con un hilo de salsa de toffee, acompañarla de frutos rojos y crema inglesa o decorarla con piel de limón confitada y almendra laminada tostada. También podemos prepararlas en formato individual, para ello deberemos reducir los tiempos de horneado.

En Directo al Paladar I Crumble de cerezas
En Directo al Paladar I Tarta de manzana y limón con aroma de laurel

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos