Publicidad

Cinco recetas de picoteo al horno para ahorrar tiempo y energía (y algunas calorías)

Cinco recetas de picoteo al horno para ahorrar tiempo y energía (y algunas calorías)
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Hay muchos aperitivos que se apañan abriendo botes de conserva; otros sacando la freidora y también abundan los picoteos con pan y otras masas. Nos gusta ofrecer ideas de tapeo con las que sacar partido de un mismo electrodoméstico, y si el microondas nos puede solucionar la papeleta, el horno desde luego no se queda atrás en cuanto a posibilidades.

En casa aprovechamos casi siempre que se enciende el horno para hacer varias elaboraciones de una misma tanda. Usando bandejas o recipientes diferentes, y estando un poco pendientes, podemos además cocinar platos distintos a la vez, ahorrando tiempo y energía. Otra ventaja de hornear el picoteo es que dejamos la placa de cocina libre para otros menesteres y, además, evitamos unas cuantas calorías de más típicas de frituras.

Fingers de pollo al horno con salsa de yogur y mostaza

Fingers

Para que queden bien crujientes sin usar la fritura hay dos claves: el marinado, que debe ser mínimo de media hora, y el rebozado. Para lograr esa rica textura es preciso combinar varios ingredientes que aporten contraste y aspecto rústico, creando una capa crujiente al hornearse; aquí vamos a mezclar copos de avena finos con harina de maíz (no maizena) o polenta, pan rallado crueso o, como alternativa, panko japonés.

Ingredientes

Para 2 personas
  • Pechuga de pollo filetes gruesos 2
  • Huevo 1
  • Leche 50 ml
  • Mostaza de Dijon 15 ml
  • Harissa u otra salsa picante 5 ml
  • Pimentón dulce o picante (y más para la salsa) 2 g
  • Pan rallado preferiblemente casero 60 g
  • Copos de avena 40 g
  • Harina de maíz amarilla sin cocer 30 g
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Yogur natural 250 g
  • Mostaza de Dijon 50 ml
  • Mayonesa 20 ml
  • Miel 5 ml
  • Ajo granulado al gusto

Cómo hacer fingers de pollo al horno con salsa de yogur y mostaza

Dificultad: Media
  • Tiempo total 40 m
  • Elaboración 20 m
  • Cocción 20 m
  • Reposo 30 m

Secar las pechugas con papel de cocina y cortar en tiras de un dedo de grosor. Batir el huevo y mezclar en un recipiente con la leche, la mostaza, la harissa, un poco de aceite y el pimentón. Introducir el pollo y procurar que se cubra bien. Tapar con film y dejar reposar 30 minutos.

Precalentar el horno a 200ºC y preparar una bandeja o fuente engrasándola con aceite de oliva. Rallar el pan o triturarlo con un procesador de alimentos, o usar directamente pan que ya tengamos en casa. Mejor si tenemos una textura irregular y algo gruesa.

Combinar con los copos de avena y la harina de maíz. Usar solo copos de avena si no tenemos harina de maíz, o también es posible emplear una polenta fina. Salpimentar y mezclar muy bien. Hay que procurar que los copos de avena sean finos; se pueden triturar un poco si hiciera falta.

Escurrir cada tira y rebozar con la mezcla de pan. Dejar sobre la bandeja preparada. Pulverizar con un poco de aceite, o pintar con suavidad usando un pincel de cocina. Hornear unos 18-20 minutos, hasta que se haya dorado bien. Para la salsa, batir bien todos los ingredientes hasta tener una combinación homogénea. Probar para ajustar al gusto los ingredientes.

Más detalles en la receta completa.

Navajas al horno

Navajas

Una deliciosa alternativa a las navajas a la plancha o guiadas en salsa verde es esta versión al horno, con un gratinado provenzal muy sabroso que potencia los sabores de este marisco. Podemos ahorrarnos el abrir las navajas en la sartén introduciéndolas directamente en el horno precalentado a alta temperatura, para después rellenarlas y gratinarlas.

  • Ingredientes. 24 navajas, 200 m de caldo de pescado o fumet, 2 dientes de ajo, aceite de oliva virgen extra, 100 g de pan rallado, 3 ramitas de perejil fresco.
  • Elaboración. Ponemos a remojo unas horas las navajas y cambiamos el agua varias veces. Preparamos un caldo de pescado, cociendo en agua una cabeza de merluza con unas raspas y cabezas de gambas. Coalamos y separamos 200 ml. Hacemos una provenzal mezclando los dientes de ajo picado, el pan rallado y el perejil muy picado. Vamos añadiendo los 200 ml del caldo mientras removemos, hasta obtener una pasta pegajosa. Abrimos las navajas poniéndolas en una sartén caliente con un chorrito de aceite de oliva o al horno a 200ºC. Cuando se abran, las sacamos colocándolas alineadas. Rellenamos con la mezcla de pan y las ponemos en el horno, diez minutos a 190ºC hasta que se seque la provenzal, y tres minutos más gratinando a 230ºC.

Más detalles en la receta completa.

Medallones provenzales de queso de cabra crujiente

Medallones

Un buen queso de rulo de cabra, con corteza comestible que nos proporciones una base más firme para jugar con ella, se convierte en un aperitivo sabrosísimo si lo rebozamos y cocinamos al horno. El marinado de aceite de oliva con hierbas añade mucho sabor y permite que el rebozado se adhiera mejor; podemos servir los medallones tal cual, coronando una ensalada o acompañados de diversas salsas.

  • Ingredientes. 1 rulo de queso de cabra firme, 50 ml de aceite de oliva virgen extra, 1 cucharada colmada de hierbas provenzales secas, 1/2 vaso de pan rallado (mejor casero), 2 cucharadas de panko o copos de maíz picados (o más pan rallado), sal, pimienta negra, 5 ml de mostaza de Dijon, 5 ml de vinagre de Jerez.
  • Elaboración. Cortar el rulo de cabra en rodajas de unos 1,5 cm de grosor. Disponer en un plato. Mezclar las hierbas con el aceite de oliva y verter sobre el queso, dando la vuelta a cada pieza para que se empapen bien. Dejar reposar 30 minutos o varias horas en la nevera. Precalentar el horno a 190ºC. Mezclar el pan rallado con el panko y añadir una pizca de sal gruesa y pimienta negra recién molida. Escurrir el queso ligeramente, reservando el aceite y rebozar en la mezcla, disponiendo todas las piezas en una bandeja para horno. Hornear unos 10-15 minutos, hasta que se hayan dorado. Usar el gratinador del horno, girando las piezas a mitad de la cocción. Retirar con cuidado. Batir en un cuenco el aceite sobrante con la mostaza y el vinagre. Salpimentar y servir el queso con esta vinagreta.

Más detalles en la receta completa.

Espirales de hojaldre y parmesano dos sabores

Espirales

La masa de hojaldre siempre nos proporciona un recurso muy fácil para los aperitivos, en este caso combinando dos rellenos para formar espirales que funcionan como galletitas saladas. La mezcla de los rellenos se puede variar un poco al gusto, pero la idea es crear una parte verde con hierbas y otra rojiza en la que el tomate seco aporta un enorme sabor.

  • Ingredientes. 1 lámina de hojaldre rectangular, 1 cucharada de cebollino picado, 3 hojas de albahaca, 40 g de queso parmesano, 20 g de almendras, 25 g de tomate seco en aceite, orégano, pimienta negra y aceite de olviva virgen extra.
  • Elaboración. En una picadora o procesador de alimentos, triturar el cebollino con la albahaca, 15 g del queso parmesano, las almendras y una cucharada de aceite de oliva. Remover, añadiendo más aceite si hiciera falta, para tener una textura de pasta. Llevar a un cuenco y limpiar el robot. Poner en la misma picadora los tomates ligeramente escurridos con el resto del queso, el orégano y una pizca de pimienta. Triturar hasta tener también una textura de pasta. Añadir, si hiciera falta, algo del aceite de los tomates. Llevar a un cuenco. Estirar el hojaldre y dividir en dos rectágulos. Extender bien las dos mezclas, dejando un hueco libre en los bordes de 1 cm. Humedecer con agua los bordes y enrollar ambas masas desde los lados más cortos. Envolver cada uno en plástico film y en la nevera media hora. Precalentar el horno a 190ºC y preparar una bandeja con papel sulfurizado. Trabajando un rollito cada vez, cortar con delicadeza en porciones de 1 cm. Colocar en la bandeja y hornear unos 12-14 minutos, o hasta que se hayan dorado. Dejar enfriar completamente sobre una rejilla.

Más detalles en la receta completa.

Newsletter de Directo al Paladar

Suscríbete para recibir cada día nuestras recetas, información sobre nutrición y actualidad sobre gastronomía.

Borekas de queso y mezcla de hierbas

Estas adictivas masas rellenas de queso y hierbas son un clásico de la comida callejera en países de Oriente Medio, con diversas variantes. Nuestra versión es muy sencilla, con una masa casera fácil de elaborar y cuyo relleno se prepara en un momento. El queso feta tiene una textura y un sabor aromático que les da un toque realmente especial, pero se puede emplear cualquier otra variedad semejante que nos guste.

  • Ingredientes. 75 g de aceite de oliva virgen extra, 150 g de agua, 330 g de harina de trigo, 2 yemas de huevo, semillas de sésamo, 225 g de queso feta, 125 g de queso crema, 1 huevo, 2 cucharadas de perejil fresco picado, 1/2 cucharada de hierbabuena picada, 1 cucharada de eneldo picado, pimienta negra y sal.
  • Elaboración. Calentamos el agua con el aceite de oliva virgen extra y un pellizco de sal en un cazo a fuego vivo. Cuando arranque a hervir vertemos en un bol grande. Añadimos la harina y mezclamos bien hasta obtener una masa elástica. Cubrimos con un trapo húmedo y dejamos reposar media hora. Para el relleno mezclamos los dos quesos, el huevo y las hierbas. Salpimentamos. Una vez reposada la masa la dividimos en 14-15 porciones y boleamos. Estiramos con un rodillo en forma de círculo. Colocamos una cucharada del relleno en el centro, humedecemos los bordes con agua y doblamos. Apretamos bien para sellar. Colocamos las borekas en una bandeja de horno con papel vegetal. Pincelamos con las yemas de huevo batidas y espolvoreamos con sésamo. Cocemos en horno precalentado a 200º C 20 minutos o hasta que estén doradas.

Más detalles en la receta completa

En Directo al Paladar | Siete tortillas originales para el picoteo del finde
En Directo al Paladar | Cómo preparar canapés y tostas bajos en hidratos: recetas ligeras (y sabrosas) para el picoteo del finde

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios