Fajitas de pollo, cebolla confitada y pimientos asados: receta para cenar o comer bien sin complicaciones

Fajitas de pollo, cebolla confitada y pimientos asados: receta para cenar o comer bien sin complicaciones
6 comentarios
13 votos

En casa agradecemos mucho las recetas sencillas y rápidas, que podemos hacer en poco tiempo y que nos permiten apurar las horas de ocio, descanso y charla con los amigos, pasando menos tiempo en la cocina. Tal es el caso de esta receta de fajitas de pollo, cebolla confitada y pimientos asados, que podemos hacer en un periquete.

Además, estos platos en los que cada uno prepara su propia ración en el plato, tienen siempre un atractivo especial, ya que nos permiten adaptar, cada uno a sus gustos, la receta original. Yo con más picante, yo sin cebolla, a mi con extra de pimientos... Y en verano, estas recetas de la cocina Tex-Mex siempre son bienvenidas en casa.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Tortillas de maíz 8
  • Pechuga de pollo 2
  • Cebolla 2
  • Pimiento rojo 3
  • Tomate 2
  • Guacamole casero
  • Chile jalapeño opcional

Cómo hacer fajitas de pollo, cebolla confitada y pimientos asados

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 1 h 15 m
  • Elaboración 15 m
  • Cocción 1 h

Comenzamos cortando el pollo en tiras pequeñas que freímos en una sartén con un fondo de aceite de oliva.

Cortamos el tomate en cuadraditos y lo reservamos. Si queréis también podéis cortar algo de lechuga para darle frescura a las fajitas. Después, se habrán terminado de hacer los trozos de pollo, que una vez dorados, reservamos en otro plato.

Para la cebolla confitada, picamos las cebollas en juliana y las ponemos a fuego muy lento en una sartén con dos o tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Dejamos que se hagan muy despacio, añadiendo cada 10 minutos un chorrito de agua y moviendo de cuando en cuando. Una vez esté blandita y tierna, la reservamos.

Si tenemos hecho el asadillo de pimientos, ponemos una buena cantidad en un plato para que cada cual pueda servirse lo que desee sobre la tortilla de maíz. Si no lo tenemos hecho, asar pimientos no puede ser más sencillo.

Ponéis los pimientos rojos barnizados con una brocha mojada en aceite en una fuente de horno y los dejáis a 180º durante una hora, dándoles la vuelta cada 15 minutos. Una vez asados, los pelamos y cortamos su carne en tiras finitas, y los aliñamos con aceite de oliva virgen extra y vinagre de jerez.

Por último, calentamos las tortillas de maíz en el microondas según las instrucciones del fabricante y llevamos a la mesa cubiertas con un paño para mantenerlas a temperatura idónea para que cada uno pueda montarse sus fajitas según sus gustos. Normalmente, con un par de tortillas por persona será suficiente para una cena.

13 votos

Newsletter de Directo al Paladar

Suscríbete para recibir cada día nuestras recetas, información sobre nutrición y actualidad sobre gastronomía.

Con qué acompañar las fajitas

Lo más divertido es ver cómo cada uno confecciona sus fajitas de pollo, cebolla asada y pimientos asados, añadiendo más o menos ingredientes como el guacamole para que el resultado sea óptimo. Una vez cargada la tortilla al gusto, doblamos una pequeña parte hacia arriba, y después cubrimos con los laterales para que el contenido no caiga por la parte inferior.

En Directo al Paladar | Fajitas de pollo al horno: la forma más fácil y sabrosa de preparar el mítico plato tex-mex
En Directo al Paladar | Fajitas de pollo en crema de chipotle. Receta mexicana fácil

Temas
Comentarios cerrados
Inicio