Compartir
Publicidad

Perdiz en escabeche casero, para enriquecer tus ensaladas y para el aperitivo

Perdiz en escabeche casero, para enriquecer tus ensaladas y para el aperitivo
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Antes era muy complicado -salvo para quien tenía amigos cazadores- poder disfrutar de una perdiz en escabeche casero, ya fuera deshuesada para enriquecer las ensaladas, o para comer tal cual a la hora del aperitivo, pero ahora encontramos perdices en los mercados y pollerías con mucha facilidad.

La perdiz es un ave de caza de gran sabor y es perfecta para cocinar en escabeche, una excelente forma de conservarlas -duran perfectamente una semana en la nevera- y también para variar en nuestras recetas de legumbres, -por ejemplo, unas alubias o judías blancas con perdiz son una delicia-.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Perdiz 2
  • Zanahoria 3
  • Cebolla 2
  • Dientes de ajo 2
  • Laurel 1 o 2 hojas
  • Pimienta negra en grano al gusto
  • Vinagre de vino blanco 150 ml
  • Agua 200 ml
  • Aceite de oliva virgen extra dos cucharadas para freír
  • Vino blanco 100 ml

Cómo hacer perdiz en escabeche casero

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 1 h
  • Elaboración 15 m
  • Cocción 45 m
  • Reposo 2 h

Para hacer nuestras perdices en escabeche, lo primero que tenemos que hacer es tenerlas bien limpias. Si las compramos en una pollería, estarán listas pero si son de cazador, lo primero será desplumarlas y limpiarlas bien por dentro, antes de cocinar. Aquí podéis ver cómo hacerlo sin dificultad.

Cortamos las perdices en cuartos y las doramos en una sartén con un par de cucharadas de aceite de oliva. Reservamos. En el mismo aceite, doramos los dientes de ajo sin pelar y la hoja de laurel. Después añadimos la cebolla en trozos y las zanahorias en rodajas, las bayas de pimienta y una pizca de sal.

Tras un par de minutos, reintegramos las piezas de perdiz a la cazuela y agregamos el vinagre y el vino blanco, y el agua necesaria para cubrir las perdices sin rebosar. Dejamos cocer tapadas, a fuego muy lento, durante 45 minutos y comprobamos que las perdices están tiernas pinchando con un palillo, ya que a veces hace falta un poco más de tiempo.

Dejamos enfriar las perdices en su líquido y lo pasamos a una fuente o táper, para meterlas a la nevera y dejar que se asienten los sabores. De un día para otro están estupendas. Tras esa espera, podemos consumirlas en frío o en caliente, o si las queremos para ensaladas, es preferible deshuesarlas y aprovechar solamente su carne y el líquido, desechando las verduras.

Perdices Escabechadas Pasos

Con qué acompañar las perdices en escabeche casero

Las perdices en escabeche son estupendas para tomar solas, con aperitivo, con un buen pan casero y una cervecita. También son ideales, como os contaba, para hacer potajes con alubias o lentejas, a las que aportan un sabor estupendo, agregándolas en los últimos 15 minutos de su cocción.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio