Compartir
Publicidad

Pollo al horno en salsa de ajo y pimentón: receta con su propia salsa para mojar pan

Pollo al horno en salsa de ajo y pimentón: receta con su propia salsa para mojar pan
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pollo asado es un plato que nunca falla y al que siempre se puede recurrir en mi casa. Hay muchas maneras de prepararlo, y aunque la favorita siempre será la de mi madre, con esta receta de pollo al horno en salsa de ajo y pimentón conseguimos una carne jugosa y llena de sabor.

A mí me apasiona el ajo pero me suele sentar muy mal, sin embargo al cocinarlo asado como en esta receta, y retirando la parte interior, mi estómago lo tolera mucho de mejor. En cualquier caso, basta con no comerlos una vez preparado el plato, al cocinarlos con el pollo dejarán todo su delicioso aroma en la carne y la sabrosa salsa.

Ingredientes

Para 2 personas
  • Contramuslos de pollo 4
  • Cabeza de ajos 1
  • Pimentón dulce 2 cucharaditas
  • Pimentón picante 1 cucharadita
  • Vino blanco 120 ml
  • Caldo de pollo o verduras 200 ml
  • Tomillo seco o fresco
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Cómo hacer pollo al horno en salsa de ajo y pimentón

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 55 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 45 m

Precalentar el horno a 180º C. Retirar los posibles excesos de grasa del pollo y secar con papel de cocina. Calentar un poco de aceite en una cazuela que podamos introducir en el horno y dorar las piezas de carne< unos minutos por ambos lados. Salpimentar y retirar.

Pelar los dientes de ajo y añadirlos a la cazuela, hasta que se hayan dorado. Regar con el vino blanco y dejar que evapore un poco el alcohol. Reincorporar la carne, añadir el pimentón y un poco de tomillo, y cubrir con el caldo.

Tapar e introducir en el horno. Asar durante unos 25-30 minutos. Dejar reposar unos minutos fuera del horno antes de servir.

Pollo al horno en salsa de ajo y pimentón. Pasos

Con qué acompañar el pollo al horno

El pollo al horno en salsa de ajo y pimentón se puede servir con nuestra guarnición preferida, aunque en casa casi siempre apostamos por unas patatas o arroz blanco para acompañar la rica salsa. Con una ensalada ligera de primero o fruta de postre tenemos un menú completo saludable y delicioso.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio