Compartir
Publicidad

Espuma de potaje de vigilia con su bacalao, receta de aprovechamiento

Espuma de potaje de vigilia con su bacalao, receta de aprovechamiento
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguro que en estos días, os habéis planteado hacer en casa un potaje de garbanzos con espinacas y bacalao, el clásico potaje de vigilia que corresponde a estas fechas, pero más de uno se desanimará pensando en que con las cantidades habituales va a sobrar mucho si en casa sois dos o tres. Por eso he preparado esta receta de aprovechamiento, una espuma de potaje de vigilia con su bacalao, a sabiendas de que os va a encantar.

El resultado de esta creación ha sido muy agradable, y además le hemos dado un poco más de uso al sifón de espumas, que tenemos muchas veces arrinconado y pidiendo una oportunidad. Por otro lado, al hacer la receta en espuma, resulta muy ligera como entrante y no tan potente como un potaje de garbanzos genuino.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Garbanzos cocidos 300
  • Patata 1
  • Cebolla 1
  • Diente de ajo 1
  • Pimentón dulce cucharada 1
  • Caldo de pescado o fumet 200 ml
  • Espinaca fresca 100 g
  • Lomo de bacalao Skrei 2 lomos 150 g

Cómo hacer espuma de potaje de vigilia con su bacalao

Dificultad: Media
  • Tiempo total 45 m
  • Elaboración 15 m
  • Cocción 30 m

Cocemos los garbanzos que habremos dejado unas horas en remojo hasta que estén blandos. También podemos usar los garbanzos cocidos de conserva, previo su lavado a conciencia. Una vez cocidos los reservamos. En una sartén ponemos tres cucharadas de aceite de oliva, salteamos un ajo bien picado y pochamos media cebolla cortada en brunoise. Añadimos el pimentón.

A continuación, incorporamos en la sartén los garbanzos, rehogándolos un poco y añadiendo a continuación el caldo de pescado y las espinacas cocidas. Seguidamente, cortamos la patata en siete u ocho trozos, chascando y los añadimos al potaje, que estará bien cocinado, cuando las patatas estén al punto, tras unos veinte minutos.

Pasamos el potaje por la batidora, y seguidamente por el colador fino para que quede una crema finísima. Esta, tal cual, se podría ya servir como un puré ligero o una delicada crema de garbanzos, pero como dijimos que íbamos a darle uso al sifón, lo rellenamos hasta el nivel, y le ponemos una carga y agitamos bien durante un minuto.

Mientras tanto, ponemos los lomos de bacalao en un tupper pequeño, los cubrimos con aceite de oliva y los confitamos dando dos cocciones de 2 minutos en el microondas. Mágicamente, en tan poco tiempo el bacalao está listo y ha soltado muchísima gelatina.

Desmigamos el bacalao en lomos y nos reservamos unos trozos para decorar las copas de potaje. Colocamos las copas, las rellenamos con el sifón, y decoramos con unas lascas de bacalao confitado y unas espinacas para darle el toque verde.

Potaje Vigilia Pasos

Con qué acompañar la espuma de potaje de vigilia con su bacalao

Esta espuma de potaje de vigilia con su bacalao es una divertida vuelta de tuerca que hemos dado al clásico potaje de espinacas y garbanzos y resulta original como entrante, pues en cantidad pequeña es un plato ligero y lleno de sabores, que en esta presentación seguro que os sorprenderá. Con un vino blanco, resultará perfecto.

En Directo al Paladar | Patatas con bacalao: receta clásica
En Directo al Paladar | Bacalao dorado o Bacalhau de Bras, la receta portuguesa ideal para Semana Santa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio