Compartir
Publicidad

Cómo hacer gazpacho sin pan (y sin gluten): la receta más ligera para refrescarse en verano

Cómo hacer gazpacho sin pan (y sin gluten): la receta más ligera para refrescarse en verano
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Afirmar que solo existe una versión auténtica del gazpacho es meterse en un terreno demasiado pantanoso. Teniendo en cuenta que empezó preparándose sin tomate, para después adaptarse a cada región y lo que ofrecía el campo, defender una receta única carece un poco de sentido. Hoy defendemos la elaboración del gazpacho sin pan para quienes busquen una versión naturalmente sin gluten y más ligera.

Es cierto que el gazpacho casi siempre va a ser una sopa fría muy ligera y refrescante, pero si omitimos el pan por completo tendremos una versión apta para celíacos y de textura más fina, también con algunas menos calorías. Así queda mucho más clara la diferencia entre el gazpacho y el salmorejo, porque cada plato merece su propio reconocimiento.

En Andalucía lo más habitual es servir el gazpacho casi como un smoothie, incluso más fino todavía. Es más una bebida nutritiva que una sopa para tomar con cuchara, aunque el punto de la consistencia final se puede corregir al gusto de cada casa.

Eliminando el pan es más fácil obtener un gazpacho más líquido y emulsionado. Si queremos que tenga algo más de cuerpo lo mejor es triturar los tomates enteros sin pelar, y si buscamos una textura más fina podemos pasarlo por un tamiz o colador antes de servir. Añadir agua o no dependerá también del gusto y de la cantidad de líquido que tengan las hortalizas que usamos.

Ingredientes

Para 3 personas
  • Tomate maduros y aromáticos (aproximadamente) 550 g
  • Pepino pequeño o media unidad 1
  • Pimiento verde italiano 0.5
  • Cebolleta 0.25
  • Diente de ajo 1
  • Vinagre de Jerez 10 g
  • Aceite de oliva virgen extra 40 g
  • Sal al gusto
  • Pimiento rojo para la guarnición
  • Agua necesaria (opcional)

Cómo hacer gazpacho sin pan

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 15 m
  • Elaboración 15 m
  • Reposo 30 m

Lavar y secar con suavidad los tomates, el pepino y el pimiento. Podemos usar un par de pepinos baby para que sea más suave el sabor final. Pelar el diente de ajo y retirar las semillas del pimiento. Trocear las hortalizas y colocar en un recipiente. Añadir sal, un chorro de aceite de oliva y el vinagre, y remover bien.

Dejar reposar al menos media hora, o incluso dejar toda la noche en la nevera. Para evitar el sabor fuerte del ajo podemos retirarlo pasado el tiempo de reposo. Pasar todas las hortalizas a un robot de cocina, procesador o vaso de batidora, procurando recoger todos los jugos.

Triturar en varias tandas, removiendo si hiciera falta, hasta triturar todo de forma homogénea. Usar la máxima velocidad al final para triturar por completo las pieles. Empezar a añadir el resto del aceite de oliva en hilo, triturando poco a poco para emulsionar.

Probar y ajustar la sal y el vinagre al gusto. Si estuviera muy espeso, agregar un poco de agua y volver a triturar. Pasar por un colador o chino si se desea una textura mucho más fina y ligera. Servir con la guarnición al gusto.

Gazpacho Sinpan Pasos

Con qué acompañar el gazpacho sin pan

El gazpacho sin pan, como cualquier otro, tiene entre las guarniciones más típicas el pimiento rojo y verde picados, jamón o huevo duro. También podemos servirlo con perejil -o cilantro, si nos gusta-, frutos secos picados, tostas de pan crujiente -sin gluten, en su caso-, cebolleta, etc. También es recomendable añadir unas gotas de buen aceite de oliva virgen extra con buen aroma.

Un vaso sienta de maravilla a cualquier hora del día si aprieta el calor, es un excelente primer plato de comidas y cenas, o una nutritiva merienda a media tarde.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio