Cómo hacer leche condensada casera para tus recetas de repostería, prepararte un café bombón y para otras elaboraciones dulces

Cómo hacer leche condensada casera para tus recetas de repostería, prepararte un café bombón y para otras elaboraciones dulces
Sin comentarios
31 votos

A todos nos gusta desde pequeños, por más que sepamos que no conviene abusar de su consumo. Para que no dependáis de tener la clásica latita en casa, hoy os voy a explicar cómo hacer leche condensada casera, para tenerla siempre a mano para recetas de repostería, para prepararte un café bombón o para utilizarla en muchísimas elaboraciones dulces.

En realidad es una receta sencillísima, que solo lleva dos ingredientes, leche entera y azúcar blanca, y que se basa -como su propio nombre indica- en reducir la leche azucarada poco a poco, de forma que se vaya condensando al evaporarse, mientras va espesando.

Una vez preparada, podemos guardar la leche condensada en la nevera donde nos durará unos días -si vencemos la tentación de asaltar la nevera-. Yo suelo hacer cantidades pequeñas, solamente la que voy a necesitar cuando quiero hacer un bizcocho o un glaseado para un postre, y disfruto de algún café bombón con la que me sobra, y así no me excedo mucho en su consumo.

Ingredientes

Para 6 personas
  • Leche entera 300 ml
  • Azúcar 200 g

Cómo hacer leche condensada casera

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 45 m
  • Elaboración 5 m
  • Cocción 40 m

Ponemos el azúcar en un cazo y añadimos la leche, moviendo bien para que se disuelva, mientras encendemos el fuego. Dejamos que se vaya cocinando a fuego lento, ya que nuestro objetivo es que la leche vaya reduciendo al evaporar el agua. Lo hacemos con el fuego al mínimo para evitar que la leche suba y se desborde.

De vez en cuando, removemos con las varillas, en especial en la zona de los bordes porque ahí se forma la espuma de la nata y se comienza a solidificar. Pasados unos diez minutos, notaremos que la leche va espesando y cambiando de color, pero aún falta mucho hasta tener su textura.

Cuando la leche haya reducido a un tercio de su volumen y si pasamos una cuchara comienza a marcarse un camino, apagamos el fuego, ya que no hay que olvidar que cuando la leche condensada se enfríe espesará un poco más. Aprovechamos que está aún fluida para proceder a envasarla.

Leche Condensada Pasos Directo Paladar Pakus Futurobloguero Dap

Para envasar la leche condensada, podéis utilizar tarros de vidrio esterilizados o botes con junta de goma para que se conserve al vacío o prácticamente así, de forma que no se estropee y os aguante unos días en la nevera.

31 votos

Viva Haushaltswaren - Tarros de Cristal (6 Unidades, 220 ml, Forma Redonda, indicados para Pasteles, entrantes o postres, con Gomas y Cierre, Incluye Embudo)

En qué puedes utilizar la leche condensada casera

Ya sabes que puedes utilizar la receta de leche condensada casera en muchas recetas de repostería, como las torrijas de horchata, en la elaboración de bizcochos y magdalenas, y otras elaboraciones dulces como este increíble y cremoso helado de limón. Además de esos usos para repostería, yo soy un enamorado del café bombón, un café expreso que se sirve sobre uno o dos dedos de leche condensada y sólo por disfrutar de su inconfundible sabor, ya vale la pena que hagáis esta sencilla receta.

En DAP | Cómo hacer manteca de cerdo casera para tus polvorones y en qué otras recetas puedes utilizarla
En DAP | Cómo hacer paté de sardinas en conserva al estilo portugués, la mejor receta de aperitivo lista en cinco minutos

Temas
Inicio