Compartir
Publicidad

Sopa reconfortante de pollo y miso con verduras. Receta para combatir el frío

Sopa reconfortante de pollo y miso con verduras. Receta para combatir el frío
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

De toda la vida hemos oído que no hay mejor remedio para combatir el frío o incluso para aliviar los síntomas de gripes y resfriados que un buen caldo casero. Los platos de cuchara nos ayudan como reconstituyentes y por eso hemos preparado esta sopa reconfortante de pollo y miso con verduras, una receta para combatir el frío siberiano que llega hoy a nuestro país.

Partiendo de un caldo que hice con los huesos de un pollo asado, vamos a preparar una sopa casera de esas que siempre sientan bien, pero dándole un toque especial al introducir en la misma algunos ingredientes como el miso o la salsa soja, procedentes de la cocina oriental que tan buen sabor aportan a este tipo de platos. Os recomiendo que la preparéis para cenar y comprobéis por vosotros mismos qué bien sienta.

Ingredientes

Para personas
  • Caldo de pollo elaborado con los huesos de pollo asado
  • Verduras variadas deshidratadas de sopa Juliana
  • Miso blanco 2 cucharadas aproximadamente 30 g
  • Salsa de soja 10 ml
  • Pechuga de pollo asado cortadas en tacos 2
  • Patata 2
  • Chirivía 1
  • Zanahoria 1
  • Col (verdura) 50 g

Cómo hacer sopa reconfortante de pollo y miso con verduras

Dificultad: Media
  • Tiempo total 1 h
  • Cocción 1 h

Preparamos un pollo asado de la manera tradicional y una vez hecho, separamos la carne, reservando los huesos y las pieles. Metemos en una cazuela grande 1 litro y medio de agua, los huesos del pollo y las verduras deshidratadas y preparamos un caldo casero de pollo, que tendrá un sabor más intenso al estar hecho con pollo asado en lugar de con pollo crudo. Si queremos más sabor, añadimos también a la sopa la salsa del pollo asado.

Cocemos durante 45 minutos, retirando de vez en cuando la espuma que se forme y colamos bien el caldo para tenerlo lo más limpio posible. Ponemos el caldo en un cazo y añadimos la pasta de miso y una cucharadita de salsa soja, llevándolo a ebullición. Picamos la chirivía en taquitos pequeños y la incorporamos al caldo.

Por otro lado, en una cacerola, cocemos las patatas, la zanahoria y la col hasta que estén en su punto. Escurrimos bien, troceamos en pedazos pequeños para que se puedan comer a cucharadas en la sopa y los agregamos a nuestra sopa reconfortante.

Finalmente, picamos las pechugas de pollo asado procurando que tengan un tamaño similar al resto de "tropezones" de nuestra sopa y damos un hervor al conjunto para que se integren todos los sabores. Servimos muy caliente la sopa, llevando la sopera a la mesa para que quienes quieran, puedan repetir.

Sopa Miso Pollo

Con qué acompañar la sopa reconfortante de pollo y miso con verduras

Esta sopa reconfortante de pollo y miso con verduras es un plato de cuchara de los que se agradecen a la hora de la cena en jornadas de frío invernal. Para completarla, podéis añadir un chorrito de vino de Jerez en cada plato, si os gusta el toque especial que aporta este ingrediente. Como la receta tiene verduras y carne, resulta un plato completo, de esos que sientan bien a toda la familia.

En Directo al Paladar | Sopa de pollo y maíz con vermicelli al estilo chino
En Directo al Paladar | Sopa de caldo dashi con shiitake y frutos del mar. REceta oriental

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos