Compartir
Publicidad

Cómo hacer una tarta de cebolla y queso Gruyere

Cómo hacer una tarta de cebolla y queso Gruyere
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las tartas saladas son siempre una muy buena opción para una comida ligera o una cena cuando no querremos complicarnos la vida. Las recetas rápidas y sencillas son cada vez más exitosas porque nos permiten poder preparar algo delicioso sin invertir mucho tiempo. Ciertamente el mundo de la cocina es increíblemente interesante y nos llena de placeres intensos. Sin embargo la vida moderna estrepitosa no nos deja a veces mucho tiempo para dedicarnos como deberíamos a hacer largas y complicadas recetas.

Es por eso que hoy te propongo esta receta de tarta de cebolla y Gruyere que me parece una verdadera opción para cuando estamos con ganas de deleitar nuestro paladar con muchos sabores intensos. La preparación es verdaderamente sencilla y tan sólo necesitarás un poco de tiempo para la cocción. Fuera de esto es una receta que no te pedirá mayores esfuerzos y que te hará pasar un buen momento cuando la comas.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Hojaldre 250 g
  • Cebolla blanca 2
  • Cebolla morada 1
  • Azúcar 15 g
  • Harina de trigo 50 g
  • Mantequilla 50 g
  • Leche entera 200 ml
  • Queso gruyère rallado 80 g
  • Sal
  • Pimienta negra molida

Cómo hacer tarta de cebolla y queso Gruyere

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 55 m
  • Elaboración 15 m
  • Cocción 40 m

Extendemos la masa de hojaldre y le damos la forma del molde que vayamos a usar. En esta ocasión hemos utilizado uno rectangular, pero se puede hacer en el que tengamos a mano. Engrasamos el molde o lo recubrimos con papel sulfurizado (de horno) y colocamos la masa sobre él.

Cortamos las cebollas en juliana. Calentamos 25 gramos de mantequilla junto al aceite de oliva en una sartén y colocamos toda la cebolla. Dejamos freír unos tres minutos a fuego medio, agregamos el azúcar, removemos, bajamos la lumbre al mínimo y dejamos unos 15 minutos más.

Calentamos 25 gramos de mantequilla en una olla en la que diluimos la harina. Cuando estos dos ingredientes estén integrados agregamos la leche, batiendo simultáneamente, y en la lumbre a intensidad media hasta que agarre espesor. Al inicio del proceso condimentamos con sal y pimienta negra molida al gusto. Retiramos de la lumbre y reservamos.

Finalmente vertemos las cebollas caramelizadas sobre la masa de hojaldre, las recubrimos con la salsa bechamel y el queso rallado. Introducimos en el horno pre calentado a 180ºC, con calor arriba y abajo, y cocemos durante 40 minutos o hasta que la superficie adquiera un tono dorado. Retiramos y dejamos reposar unos minutos antes de servir.

Con qué acompañar la tarta de cebolla y queso Gruyere

A esta tarta de cebolla y queso Gruyere, como a todas las tartas saladas o quiche, le va de fábula una buena ensalada de hojas verdes, de tomate y pepino o de alguna otra verdura ligera. Es perfecta para una comida informal o para la hora de la cena, pero también la podemos servir como parte de un bufé. Se puede comer caliente o fría, al gusto.

En Directo al Paladar | Pimientos rellenos de hongos cremosos. Receta fácil de temporada
En Directo al Paladar | Pechugas de pollo al horno con queso Morbier. Receta

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio