Compartir
Publicidad
Publicidad

Restaurante Berdi en Madrid

Restaurante Berdi en Madrid
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hay lugares que merece la pena conocer, aunque no siempre nos llamen la atención a primera vista. Es el caso del Restaurante Berdi en Madrid, al que fui con unos amigos a cenar el otro día y del que había oído hablar muy bien, aunque hasta entonces no lo conocía.

El restaurante esta situado entre las zonas de Quevedo y Moncloa. Visto desde fuera, no tiene la apariencia de un restaurante moderno y cuando estás dentro, a su decoración no la podemos llamar "de vanguardia". De hecho, el comedor está al final de la barra, sin una separación clara, por lo que podríamos decir que en apariencia más que un restaurante, es un bar con un buen servicio de comidas. Nada te permite adivinar lo bien que vas a comer.

Sin embargo, todas esas sensaciones que podrían hacernos dudar de si hemos acertado con la elección del local, se disipan en cuanto empiezan a llegar cada uno de los platos que hemos elegido, siempre de gran gran calidad y además muy abundantes. Si de comer bien es de lo que se trata, este es un gran lugar para descubrir, y os animo a conocerlo.

Tal y como nos habían dicho, la carne de este restaurante era estupenda. La intención era pedir algún entrante y luego probar la carne de Ávila anunciada en el toldo de la entrada, pero como éramos seis comensales, decidimos probar muchos de sus platos y compartiendo varias raciones en lugar de solicitar platos individuales. Eso me dio la oportunidad de tener una visión más completa de lo que el restaurante ofrece en su carta.

Comenzamos con una ración de pulpo à feira muy tierno, perfecto de punto de cocción y con un pimentón de calidad, seguimos con un revuelto de habitas, huevo y jamón, con unos huevos rotos acompañados de pimientos de Padrón y sus virutas de jamón y por último con unos chipirones a la plancha que estaban realmente tiernos.

Según me dijeron los amigos con lo que estuve cenando, en este restaurante, sirven también un buen arroz caldoso, que preparan tanto con bogavante como con carabineros, pero como nuestra intención era probar la famosa carne y comprobar lo buena que estaba, lo dejamos para otra ocasión. También compartimos una ración de rape, fresco de verdad, que venía con guarnición de ensalada.

Finalmente, llegó el plato fuerte, una generosa ración de carne de Ávila que ya venía troceada, era realmente estupenda, sabrosa, jugosa y muy tierna. Estaba acompañada de patatas fritas de sartén, totalmente caseras y de unos pimientos de Padrón. Puede parecer un plato sencillo, pero cuando hablamos de buena calidad y perfecta preparación, se comprende perfectamente de donde le viene gran parte de su prestigio al restaurante.

En cuanto a los postres, puedo decir que, como ya estábamos satisfechos, decidimos coger solo un par de raciones de tarta de queso para compartirlas entre todos, mientras tomábamos el café. El restaurante tuvo la gentileza de invitarnos a unos chupitos de crema de orujo, sin escatimar líquido a los que quisieron repetir.

En cuanto al servicio, solo puedo hablar de su excelente atención y su amabilidad. En resumen, un restaurante muy recomendable, pese a que su entrada no tenga un aspecto muy atractivo. Ya tengo ganas de regresar otro día, esta vez a mediodia y poder probar su arroz caldoso con bogavante o su cocido madrileño, del que por cierto también me han hablado muy bien.

Restaurante Berdi

C/Blasco de Garay, 66 Información y reservas: 915438371 Precio 35 euros por persona

En Directo al Paladar | Casa Ricardo. Un clásico entre los restaurantes madrileños En Directo al Paladar | Menú del día de alta calidad. Restaurante La Boheme, en Pozuelo de Alarcón

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos