Publicidad

Un compuesto presente en las setas podría reducir a la mitad el riesgo de sufrir el deterioro cognitivo que conduce al alzhéimer

Un compuesto presente en las setas podría reducir a la mitad el riesgo de sufrir el deterioro cognitivo que conduce al alzhéimer
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Un equipo de investigadores de la Universidad Nacional de Singapur (NUS) asegura que las personas mayores que consumen dos raciones o más de setas a la semana podrían tener la mitad de posibilidades de sufrir deterioro cognitivo leve, el estado intermedio que conduce a padecer alzhéimer y otras demencias.

La investigación, publicada esta semana en la revista Journal of Alzheimer's Disease, reúne las conclusiones de un estudio que ha durado seis años (entre 2011 y 2017) y en el que han participado 600 mayores chinos, que divididos en diversos grupos han introducido en su dieta (o no en el caso del grupo de control) seis setas comunes en Singapur, como la seta ostra, el shiitake o los champiñones.

Los investigadores creen que el responsable de que el consumo de estas setas reduzca la prevalencia del deterioro cognitivo leve (conocido como MCI, por sus siglas en inglés) es un compuesto presente en casi todos los hongos: la ergotioneína, un aminoácido con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que, como explica el doctor Irwin Cheah, uno de los autores del estudio, los humanos no pueden sintetizar, “pero se puede obtener de fuentes dietéticas, principalmente de las setas”.

Un estudio anterior realizado por el mismo equipo de la NUS, reveló que los niveles plasmáticos de ergotioneína en ancianos con deterioro cognitivo eran significativamente más bajos que los individuos sanos de la misma edad. El trabajo, que se publicó en la revista Biochemical and Biophysical Research Communications en 2016, llevó a la creencia de que una deficiencia en esta sustancia podría ser un factor de riesgo para la neurodegeneración, y el aumento de su ingesta a través del consumo de hongos podría promover la salud cognitiva. Por ello se condujo este nuevo estudio, que arroja resultados esperanzadores.

Cientificos Setas Lei Feng (izquierda) e Irwin Cheah (derecha), los investigadores de la NUS responsables de la investigación.

El deterioro cognitivo leve, antesala del alzhéimer

El deterioro cognitivo leve está considerado como una fase entre la pérdida de memoria, atención y otras habilidades cognitivas propias de la vejez y las formas más serias de demencia. Las personas que lo sufren pueden hacer vida normal, pero su importancia reside, precisamente, en que si se detecta a tiempo puede anticipar la llegada de problemas más serios.

En el estudio ha sido decisiva la realización de test neuropsicológicos que diagnosticaran eficazmente este deterioro cognitivo leve, para obtener el cuadro completo que el efecto en la ingesta de setas puede tener a la hora de prevenir este.

Al menos según los resultados del estudio, el consumo de dos o más raciones de setas reduce a la mitad la aparición de este deterioro. Los investigadores han considerado que una ración está formada por tres cuartos de taza de champiñones cocidos con un peso promedio de alrededor de 150 gramos. Dos raciones serían equivalentes a aproximadamente la mitad de un plato.

El estudio muestra, en cualquier caso, que incluso una pequeña ración de hongos a la semana podría ser beneficiosa para reducir las posibilidades de sufrir MCI.

El siguiente paso de la investigación pasará por realizar un ensayo controlado aleatorio con el compuesto puro de ergotioneína y otros ingredientes de origen vegetal, como la L-teanina y las catequinas de las hojas de té, para determinar la eficacia de dichos fitonutrientes en el retraso del deterioro cognitivo. Estos ensayos, aseguran los investigadores, conducirán a una conclusión más sólida sobre la relación causal entre el consumo de estas sustancias y la prevención de las demencias.

Imágenes | National University of Singapore

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir