Compartir
Publicidad

Flan de queso sin horno con un toque de limón, receta súper fácil (con vídeo incluido)

Flan de queso sin horno con un toque de limón, receta súper fácil (con vídeo incluido)
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque siempre viene bien contar con recetas de postres sin horno, es en meses de calor cuando más se agradecen. Por eso este flan de queso con un toque de limón se puede convertir en un gran aliado en las próximas semanas. Es súper fácil de preparar y se tarda apenas 15 minutos. Luego, eso sí, hay que esperar unas horas a que la mezcla cuaje. Que la paciencia os acompañe.

El toque de limón hace de este flan un postre refrescante. Es sutil, así que si os gusta mucho este fruto, no lo penséis dos veces y añadid la ralladura o un poco más de zumo. En este último caso tendréis que bajar la cantidad de leche en consonancia, para que la mezcla no resulte demasiado líquida y no gelatinice en condiciones. La salsa de frambuesa, las moras y las grosellas son opcionales, aunque a nosotros nos gusta tanto la combinación que siempre los usamos para acompañar.

Ingredientes

Para 8 personas
  • Nata líquida 250 ml
  • Leche 200 ml
  • Queso crema 125 g
  • Azúcar 150 g
  • Zumo de limón 50 ml
  • Esencia de vainilla 1 cucharadita
  • Cuajada en polvo (1 1/2 sobres) 18 g
  • Frambuesas 150 g
  • Moras para acompañar
  • Grosellas para acompañar

Cómo hacer flan de queso sin horno con un toque de limón

Dificultad: Media
  • Tiempo total 15 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 5 m

En una jarra medidora o el vaso de una batidora de brazo introducimos la nata líquida, la leche, el queso crema, 100 gramos de azúcar (el resto es para la salsa), el zumo de limón, la esencia de vainilla y la cuajada en polvo. Trituramos. Calentamos la mezcla en un cacito a fuego suave hasta que hierva y espese, removiendo sin parar para que no se agarre.

Repartimos entre las flaneras. El número dependerá del tamaño de las mismas. Esperamos a que atemperen antes de introducir en la nevera. Dejamos enfriar y cuajar durante un mínimo de dos o tres horas o, incluso mejor, toda la noche.

Mientras tanto preparamos una salsa de frambuesa con la que acompañar los flanes. Para ello cocemos las frambuesas con el azúcar restante (50 gramos), a fuego suave y durante cinco minutos. Aplastamos con un tenedor o trituramos con una batidora. Podemos colar la salsa para dejarla bien fina. Al gusto.

Desmoldamos los flanes, nos ayudamos de un cuchillo que pasamos por el borde o sumergiendo las flaneras en agua caliente durante unos segundos. Servimos con la salsa de frambuesas y otros frutos al gusto como moras y/o grosellas.

Con qué acompañar el flan de queso sin horno con un toque de limón

Este flan de queso sin horno con un toque de limón es una delicia con que poner el broche de oro a una comida o cena especial. La salsa de frambuesa le va de maravilla y, al ser ligeramente ácida, equilibra el dulzor del flan. Además de con frutos del bosque podemos servir los flanes con otro tipo de fruta troceada como melocotón, albaricoque, fresa, ciruela roja, etc.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio