Sigue a Directo al Paladar

calçots_antes1_name.png


Al fin hemos probado los calçots al horno (éramos muy reacios) y hay que decir que, aunque no es lo mismo que asarlos con el método tradicional, el resultado sigue siendo bueno, muy bueno, además, apenas te ensucias.

El caso es que teníamos encargados desde principios de semana un centenar de calçots, pero con el fin de semana tan frío que ha hecho, no brindaba salir a prepararlos en la barbacoa, así que nos pusimos manos a la obra en casa y después de largos lloros limpiando las “cebollas”, procedimos a su elaboración.

Para mayor higiene y comodidad a la hora de asarlos, cortamos un poco los tallos verdes y retiramos la primera piel, podéis ver en la foto como los preparamos. Seguidamente colocamos los calçots en las bandejas del horno, uno al lado del otro, sin amontonarlos.

calçots_despues1_name.png

El horno deberá estar a potencia máxima, no es necesario utilizar el grill, aunque si quieres que estén más doraditos lo puedes poner unos minutos, pero lo más importante es que estén tiernos por dentro, así que para comprobar si están en su punto, presiona ligeramente con las pinzas y si están blanditos, ya están listos para comer.

salsa_romesco1_name.png

Sobre la salsa romesco para los calçots ya os hablamos en Directo al Paladar, puedes volver a leer su elaboración si lo deseas.

A pesar de que la primavera no nos ha traído la temperatura que desearíamos, no vamos a dejar de disfrutar de unos ricos calçots, aunque el próximo fin de semana quizá no nos resistamos a la barbacoa.

Si todavía no has probado los calçots al horno, te recomendamos que lo hagas, no te defraudará, y no tardes porque les queda poco tiempo.

En Directo al Paladar | Calçots, una delicia genuina
En Directo al Paladar | La Calçotada es una fiesta gastronómica
En Directo al Paladar | Salsa romesco

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario