Sigue a

Rillette de sardinas

En cuanto comienza el buen tiempo ya estoy deseando preparar alguna cena fuera, de esas en donde cada uno se va sirviendo lo que le apetece y no tienes que preocuparte de presentar grandes platos. Por eso esta rillette de sardinas es uno de mis patés preferidos para esas ocasiones. Rápido, fácil y lo mejor, solo manchas un bol y una batidora.

En su origen, la rillette es una preparación de charcutería elaborada con carne de cerdo cocida en manteca, hasta obtener la disociación de sus fibras. A continuación estas fibras se escurren, se desmenuzan más o menos finamente y se vuelven a mezclar con la grasa de la cocción. Pero con el paso del tiempo han ido derivando en otras muchas variedades como esta de pescado que os traigo hoy, que también podría prepararse con salmón, bacalao, así como con otros tipos de carnes de aves.

Ingredientes

  • 1 lata pequeña de sardinas en aceite de oliva, como 80 g más o menos, 70 g de queso crema, ¼ de cebolleta, 60 ml de zumo de limón, perejil picado, sal y pimienta negra, pan tostado.

Cómo hacer rillete de sardinas

Escurrir el aceite de la lata y con un cuchillo fino ir retirando la espina central de cada sardina.

Echar la carne del pescado en un bol pequeño, añadir el queso crema, la cebolleta picadita, la sal, la pimienta y el perejil picado. Verter el zumo de limón. Si se quiere que se noten las fibras simplemente machacar con un tenedor, pero si lo que queréis es que quede un paté más fino en su textura, batir con la batidora de mano unos segundos para mezclar los ingredientes. Ponerlo en un recipiente con tapa hermética y refrigerar durante una hora como mínimo a no ser que estuvieran todos los ingredientes fríos de la nevera, en este caso se podría consumir al momento.

Paso a paso rillette de sardinas

Tiempo de elaboración | 10 minutos
Dificultad | Fácil

Degustación

Esta rillette de sardinas es ideal acompañarla con tostadas de baguette o galletas tipo crakers. Para ello meter las rebanadas de pan unos minutos en el horno o tostador, y servir rápidamente. El contraste del paté frío con el pan caliente es delicioso y ya no os cuento si lo acompañáis con una copa de un buen vino blanco.

En Directo al Paladar | Huevos rellenos de paté de bacalao y pimientos. Receta
En Directo al Paladar | Paté de ajo asado. Receta

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios