Tomates verdes fritos en tempura

Síguenos

Tomates verdes fritos en tempura

Hace años las gambas con gabardina eran las reinas del cóctel, un plato imprescindible en los entremeses y que en la actualidad está dejando paso a otros tipos de rebozado. Hoy fusionamos la cocina japonesa con un plato típico del sur de Estados Unidos, y como resultado os ofrecemos esta receta de tomates verdes fritos en tempura.

Las gabardinas se cambian por finos kimonos hechos con masa de harina, que envuelven con gusto gran variedad de ingredientes.

En realidad la receta tradicional de este plato es muy similar a la gabardina, ya que en la preparación de la masa también está presente la cerveza, pero hemos preferido utilizar la tempura por ser esta más fina y crujiente.

Los ingredientes para cuatro personas

200 grs. de harina para tempura, agua helada, 3 tomates verdes, aceite de oliva para freír, sal gorda.

La preparaciónde los tomates verdes fritos en tempura

Ponemos la harina para en un recipiente y añadimos el agua helada poco a poco, batiendo para que no queden grumos, hasta conseguir una masa ligeramente espesa.

Cortamos los tomates en rodajas, los colocamos sobre un plato y los rociamos con sal gorda para que suelten humedad. Dejamos reposar media hora, escurrimos y secamos con papel de cocina.

Tomates verdes, salar, reposar y escurrir

Preparamos una sartén con abundante aceite y lo calentamos. Sumergimos las rodajas de tomate en la tempura y una vez que el aceite tenga una buena temperatura de fritura, las introducimos en la sartén, cuidando que no se peguen unas a otras. Damos la vuelta para que se frían por ambos lados y las colocamos sobre papel absorbente.

Tomates verdes fritos en tempura. Proceso de fritura.

Tiempo de elaboración | 45 minutos
Dificultad | baja

La degustación

Los tomates verdes fritos en tempura deben consumirse al momento, ya que de lo contrario la humedad de la hortaliza arruinaría la corteza crujiente. Tras morder con gusto esta costra, descubrimos un contraste de sabores muy interesante, ya que al tener el tomate distintos puntos de maduración, la acidez de las zonas verdes se atenúa con la dulzura de la carne roja.

Verdes contra rojos pues, como si se tratara de un partido de fútbol amistoso, ofrecen de esta unión una experiencia muy agradable. Un ligero punto de sal actúa como un salomónico árbitro.

Excelente como primer plato o como entrante a compartir, resulta estupendo acompañado por una cerveza bien fría. Una manera diferente de comer tomate, que nos hace disfrutar de un contraste de sabores muy rico.

En Directo al Paladar | Tempura de sepia y langostinos. Receta
En Directo al Paladar | Tempura, hazla en casa

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios