Alimenta tu cerebro correctamente con ayuda de la cocina

Sigue a Directo al Paladar

cerebro


El cerebro es uno de los órganos más pequeños en nuestro organismo, pero paradójicamente es el que gobierna nuestro cuerpo y trabaja día y noche sin descanso, por eso, es también, el que más nutrientes y energía requiere para funcionar adecuadamente. Hoy te contamos cómo alimentar tu cerebro correctamente con ayuda de la cocina.

Cerebro y nutrientes

Hace precisamente una semana atrás hablábamos del estrecho vínculo entre alimentación y emociones, lo cual sin duda también indica la relación existente entre áreas del cerebro que guardan emociones y nos permiten sentirlas y aquello que ingerimos. Pero también, hay ingredientes que por su composición pueden afectar otras áreas del cerebro tales como la concentración, la memoria, la inteligencia y demás.

Como podemos ver, nuestra alimentación incide grandemente en todos los aspectos de nuestro cuerpo y por lo tanto, con ella podemos obtener beneficios o perjuicios.

En el cerebro, el único nutriente por excelencia y que ingresa para nutrirlo sin costo energético, es la glucosa, que deriva de la degradación de hidratos de carbono en nuestro organismo o de su producción a partir de otros nutrientes. Es decir, los ingredientes que poseen hidratos de carbono son alimentos ideales para nuestro cerebro, tales como pastas, cereales, arroz, harinas y derivados, legumbres, frutas, verduras y hasta azúcares.

Sin duda aquellos que cueste más degradar ofrecerán glucosa poco a poco en el tiempo y por ello, son más aconsejables para alimentar correctamente al cerebro, como son los hidratos complejos.

ratatouille

En caso de que las reservas de glucosa se acaben en el organismo, la degradación de grasas puede dar origen a la formación de cuerpos cetónicos debido al proceso de cetosis que pueden utilizarse como fuente de energía en el cerebro, aunque no es lo más adecuado, por lo que las dietas cetogénicas, muy bajas o con nulo contenido en hidratos, pueden afectar el funcionamiento cerebral produciendo a corto plazo, reducción del rendimiento, falta de concentración y demás.

Además de los sustratos energéticos, los alimentos proveen al cerebro sustancias que favorecen su funcionamiento y mantenimiento. Por ejemplo, se sabe que el ácido graso omega 3 es un excelente nutriente para el cerebro, pues al tener efecto antioxidante y antiinflamatorio y formar parte de las estructuras de membranas neuronales, se requiere para lograr conexiones nerviosas adecuadas así como también se ha demostrado que su consumo se asocia a un menor riesgo de sufrir un ictus o infarto cerebral.

Por otro lado, la riqueza en antioxidantes derivados de frutas y verduras, así como sus flavonoides protegen el cerebro y garantizan un menor envejecimiento celular. Y nutrientes específicos tales como el ácido fólico, que contribuye al desarrollo del tubo neural en el feto, es de importancia para el cerebro, porque además en adultos una deficiencia de folatos aumenta el riesgo de sufrir demencia o pérdida de memoria.

Asimismo, el consumo de vitamina E con función antioxidante es de gran ayuda para alimentar el cerebro y la suficiente ingesta de vitaminas del complejo B porque ayudan a degradar hidratos complejos y obtener glucosa al mismo tiempo que favorecen el funcionamiento nervioso.

balao

Para fines específicos también podemos obtener ayuda de los alimentos, ya que para mantener el estado de alerta es de gran ayuda consumir proteínas que por sus aminoácidos son precursores de neurotransmisores que nos ayudan a mantenernos despiertos, así como elo el café que al contener sustancias estimulantes del sistema nervioso nos mantienen atentos. Por supuesto, no podemos perder de vista las fuentes de glucosa si estamos buscando alimentos que nos ayuden a rendir intelectualmente y aprobar exámenes.

El chocolate también contribuye a la memoria dada la presencia en su composición de catequinas que además, favorecen la concentración y al aprendizaje.

Del otro lado, encontramos alimentos y/o condiciones de los mismos que pueden afectar negativamente el cerebro, tal como la comida rápida cargada de colesterol y grasas saturadas que al fomentar una dieta alta en calorías altera las funciones cerebrales, o incrementa las posibilidades de un envejecimiento prematuro en las células nerviosas, cerebrales y otras partes del organismo.

En definitiva, una dieta rica en nutrientes, sin déficits ni excesos es la mejor opción para alimentar correctamente el cerebro, aunque hay algunos ingredientes que en la cocina pueden ayudar al funcionamiento y conservación de una mente sana, de hecho la dieta mediterránea se considera cerebro saludable porque si bien es equilibrada y rica en variados micronutrientes, posee mayores concentraciones de omega 3, antioxidantes, vitamina E, vitaminas del complejo B y demás.

Ingredientes que no pueden faltar en la cocina para alimentar el cerebro

Teniendo en cuenta las premisas dadas anteriormente, hay ingredientes que presentes en la cocina pueden ayudarnos a alimentar al cerebro y beneficiar su funcionamiento. Por ejemplo:

  • Pescado fresco: sus proteínas de buena calidad que poseen aminoácidos esenciales así como su contenido en ácidos grasos omega 3 son fundamentales para mantener un buen funcionamiento cerebral.
  • Frutos secos: son fuente de vitamina E, selenio y grasas saludables, todos nutrienes con función antioxidante y antiinflamatoria que favorecen la integridad de neuronas en el cerebro así como su actividad.
  • Legumbres: son fuentes de hidratos de carbono complejo y además, son ricas en vitaminas del complejo B, sobre todo ácido fólico, por lo tanto, no pueden faltar en nuestros platos si buscamos alimentar el cerebro.
  • Frutas y verduras frescas: por sus flavonoides y antioxidantes que previenen el envejecimiento celular, favorecen la irrigación sanguínea al cerebro y así, disminuyen el riesgo de ictus.
  • Aceite de oliva: tiene ácidos grasos saludables y vitamina E, nutrientes muy importantes para la salud del cerebro.
  • : su riqueza en catequinas que estimulan la memoria así como la presencia de teína que favorece la concentración y estimula la actividad nerviosa son de ayuda para el funcionamiento cerebral.


Con estos ingredientes, podemos obtener recetas cerebrosaludables, muy mediterráneas como pueden ser las siguientes:


En Directo al Paladar | Alimentación cerebral

En Directo al Paladar | El chocolate estimula el cerebro según el sexo de la persona
Imagen | Xavi talleda

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario