Publicidad

Sin olfato ni gusto, de poco sirve estar en MasterChef: si no puedes probar los platos, no puedes cocinar

Sin olfato ni gusto, de poco sirve estar en MasterChef: si no puedes probar los platos, no puedes cocinar
Sin comentarios

MasterChef afronta la recta final con buenos datos de audiencia (2,5 millones de espectadores vieron el pasado programa), sin cambiar ni un ápice la dinámica del concurso: la emisión de hoy la hemos visto decenas de veces, con desafíos exactamete iguales a los de anteriores ediciones.

En la primera prueba del programa, los aspirantes han ido robando ingredientes a sus compañeros, de cestas con los mismos elementos: un clásico del concurso para fomentar el mal rollo entre los participantes.

Como en otras temporadas, los concursantes considerados más fuertes (o que caen peor) se han quedado con cestas raquíticas, sin apenas ingredientes. A Gonzalo Miró, que sigue con el pin de la humanidad, no le han dejado nada de nada, así que no ha podido siquiera cocinar. Absurdo.

El plato libre resultante de la prueba ha estado, lógicamente, determinado por la combinación de ingredientes de los que disponía cada aspirante, pero también por las limitadas capacidades de estos. Florentino ha presentado un bizcocho crudo con una nata cortada que poco tenía que ver con tener más o menos ingredientes. Los mejores platos han sido los de La Terremoto y Nicolás, que ha ganado la prueba con unos pimientos rellenos muy bien presentados.

Mc6 Pedro y Marcos Morán, con los jueces en Ribadesella.

Viaje a Asturias

En la prueba de exteriores, el concurso se ha desplazado a la localidad asturiana de Ribadesella, donde los celebrities han recibido la visita de Pedro y Marcos Morán, cuarta y quinta generación del restaurante Casa Gerardo, con una estrella Michelin.

Nicolás y La Terremoto han sido los capitanes y han escogido a sus compañeros en una subasta, donde cada aspirante tenía asignado al azar un minutaje, que se restaba al tiempo total de cocina. Nicolás ha gastado 30 minutos por cinco concursantes, y La Terremoto 40 minutos por trabajar por cuatro. Una ecuación arriesgada.

Los Morán han diseñado dos menús con marisco y pescado a la parrilla como productos estrella, a los que han tenido que enfrentarse los aspirantes.

Mc7 Estaba cortando las torrijas con un guante lleno de bogavante.

El menú azul estaba formado por cigalas, pasta wanton y berza asturiana como entrante; mero asado con puré de patatas, berenjena y salicornia, de principal; y, de postre, una sopa de chocolate blanco con gel de vermú y sorbete de fruta de la pasión.

El menú rojo tenía como entrante bugre (como se conoce en Asturias al bogavante) con yema de huevo y patatas fritas; de principal, ventresca de bonito con mahonesa marina; y, de postre, una torrija caramelizada con helado de vainilla.

El cocinado, aunque apretado, ha salido más o menos bien, gracias en gran medida a que Jordi y Pepe se han metido en cocinas. Aunque el equipo rojo ha aprovechado su aspirante extra, y ha acabado el cocinado con mejores resultados, los jueces han decidido mandar a los nueve aspirantes a la prueba de eliminación, pues sin ellos, aseguran, no habría salido nada.

Mc1

Cordero negro

En la prueba de eliminación, los concursantes se han encontrado medio cordero lechal, que han tenido que cocinar en 75 minutos usando solo ingredientes negros: morcilla, arroz negro, berenjena, huitlacoche, pimientas, soja, frijoles, lentejas, moras... Todos menos Gonzalo, que ha entregado el pin para librarse de la prueba.

Hemos visto platos bastante flojos, pues se notaba que los concursantes no están acostumbrados a cocinar cordero, y menos con guarniciones poco convencionales. Muchos, encima, han hecho fondos utilizando directamente la paletilla. Un sacrilegio.

Ahora bien, el cordero es más versatil de lo que podemos pensar, y no todos se han estrellado. Nicolás o La Terremoto han presentado buenos platos, pero entre el resto, los jueces han tenido que elegir el peor plato entre un montón de elaboraciones mediocres. Como es habitual, la expulsada ha sido la cococursante que acababan de repescar, Lucía Bosé, que no tiene olfato ni gusto, y encima se trata con homepatía. ¿Cómo se supone que va a cocinar?

En Directo al Paladar | TVE desvela lo que paga e ingresa por Masterchef (aunque hay algo que no cuadra)
En Directo al Paladar | MasterChef Celebrity 5 llega el próximo martes: quiénes son los 16 concursantes (y cuáles son sus habilidades culinarias)

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios