Compartir
Publicidad
Publicidad

Diferencias entre una magdalena y un muffin

Diferencias entre una magdalena y un muffin
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días recibimos un mail de un lector, preguntándonos por las diferencias entre las magdalenas y los muffins. Bueno, realmente nos preguntó las diferencias entre los mantecados, las magdalenas y los bollos. Y si realmente existe alguna diferencia entre los muffins y las magdalenas.

En lugar de intentar buscar definiciones contrastadas por academias, os voy a intentar explicar las diferencias que, desde mi punto de vista, existen entre unos y otros. No es que tenga una experiencia de décadas trabajando con este tipo de masas, pero algo tengo. Más que nada, no quiero meterme en un diccionario porque por lo general terminan incorporando palabras y definiciones que todos ya usamos desde hace bastante tiempo.

Lo primero de todo, voy a dejar fuera los bollos. Entendiendo por bollo una elaboración de masa, normalmente hojaldradas y fermentadas, a las que se le da una forma determinada. Por otro lado, los mantecados son por lo general muy parecidos a las magdalenas pero tienen manteca en su preparacion, lo que les hace bastante mas pesados.

Siendo puristas, las magdalenas clásicas ni tan siquiera se hacen en las capsulas de papel que todos conocemos. La madeleine, tienen origen en la ciudad lorena súbdita de un rey polaco, Stanislas Leszczynski, cerca del año 1750. Fue este monarca quién descubrió la preparación de manos de una campesina, y le gustó tanto que le puso el nombre de la chica. Pronto este pastelito llegó a la corte de Versalles y cautivo parís.

Estas magdalenas se hacen en una placa con unos huecos en forma de concha alargada, que le dan pinta de molusco. Muy lejos de las magdalenas que conocemos.

En la misma línea purista, al hablar de muffins, debemos hablar de un pastelito dulce ingles; redondo, que se sirve caliente y se toma con el té. Los muffins así hechos se parecen más a una mini media noche que a los muffins que todos conocemos.

En muchas ocasiones, nos encontramos con que los diccionarios y las academias están desfasadas con respecto al lenguaje, los usos y las costumbres de los ciudadanos, llamémosles ciudadanos de a pie. Y yo me considero uno de estos ciudadanos, como me imagino que muchos de vosotros.

¿Qué son las magdalenas y los muffins para mi? Entramos en un terreno peliagudo. Primero empecemos por el final, los moldes que se utilizan por lo general. En las magdalenas se utilizan capsulas de papel y en los muffins se utilizan moldes con las paredes mas rígidas y no necesariamente de papel ni estriados.

La explicación de uno va a diferenciar el otro. Para mí una magdalena es una preparación a base de harina, huevos, mantequilla, azúcar y levadura química. Si la cortamos por la mitad, veremos que la magdalena es muy esponjosa debido en gran parte al batido donde se mete mucho aire y por otro lado a la levadura que hará que crezca bastante.

El muffin que conocemos hoy en día, al margen de la preparación inglesa de la que os hablé antes, es una preparación con una base parecida a las magdalenas: harina, huevos, mantequilla, azúcar, levadura química. Las proporciones son diferentes a las magdalenas, por ejemplo se pone más mantequilla y menos levadura. La forma de hacerlo también es diferente puesto que se incorpora menos aire a la mezcla.

Lo más importante en los muffins es que no nos quedamos simplemente en los ingredientes base que os he hablado. Los muffins son mucho más. Por ejemplo los muffins de banana y yogur de Eliana. Antes de nada felicitarla porque hace unos muffins que Dios mío, tienen una pinta estupenda y se ve que es una gran repostera, sus niños seguro que están muy felices. Los muffins como podemos ver en la su receta tienen un conjunto de ingredientes que les convierten en una preparación bastante más “pesada”. Se le añade por lo general yogur, incluso nata. Casi siempre se le incorporan chips de chocolate o frutos secos y se le hacen unos glaseados especiales para recubrirlos. Los muffins, como veis, son un mundo a parte.

Por lo tanto y como conclusión, dejemos a las magdalenas ser magdalenas y a los muffins ser muffins.

En Directo al Paladar | Magdalenas con nutella. Receta
En Directo al Paladar | Magdalenas en DaP
En Directo al Paladar | Muffins de chocolate blanco con mermelada de plátano, chocolate y canela. Receta
En Directo al Paladar | Muffins en DaP

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos