Los licores digestivos que los catalanes no se pierden después de las comidas: de la ratafía al licor de arroz

Los licores digestivos que los catalanes no se pierden después de las comidas: de la ratafía al licor de arroz
Sin comentarios

Cataluña es una tierra de digestivos, licores y destilados y sus habitantes no desperdician una ocasión para rematar sus comidas con estas apetecibles bebidas, especialmente en época de comidas y excesos.

Los digestivos tienen su origen, en general, en remedios medicinales ideados en la Edad Media (de ahí que la mayoría tengan nombres monásticos), aunque técnicas como la destilación sea en origen una práctica creada por los árabes en el siglo VIII.

Según los textos documentados, el primero en hablar de destilados en Cataluña fue el médico y teólogo medieval Arnau de Vilanova, aunque la fama sea para el polifacético filósofo Ramon Llull, que ya mencionó en sus sabidurías literarias la bondad de los aguardientes como digestivos.

Vasos de licor

Aunque actualmente estas bondades están médicamente en debate. Mientras la comunidad gastronómica bendice sus ventajas, la comunidad científica discute si los licores son beneficiosos después de comidas copiosas, al no estar demostrado científicamente su contribución a la digestión ni a la secreción gástrica.

Lo cierto es que se trata de una tradición arraigada que difícilmente abandonaran quienes la tienen como ritual y como placer gastronómico, sean cuales sean sus beneficios.

El gran licor: la ratafía

Con más de mil años de antigüedad, la ratafía es el licor tradicional catalán por excelencia. Esta bebida, reconocida como denominación geográfica, se elabora mayoritariamente de forma casera, aunque su comercialización empresarial no es nada desdeñable, con casas elaboradoras con más de cien años de historia.

Ratafia

Este licor se produce especialmente en la Garrotxa, Osona y Pallars Jussà, y su base son nueces verdes mezcladas con plantas aromáticas. El resultado es un licor cercano a los 30 grados y dentro de una gama cromática que va del marrón oscuro hasta el naranja, de sabor dulce pero amargo.

Este licor es tanto usado como digestivo después de comidas copiosas (especialmente maridando con postres y sobre todo con helados), como aperitivo antes de iniciarlas, y se toma muy frío, directamente del congelador.

Al dulce moscatell

Cualquier comida que se precie en Catalunya tiene como esperado final un vino dulce moscatell, de la mano de una variedad de rácimos de dulce sabor y de color ámbar, con sorprendentes notas florales y frutas exóticas.

La producción de esta uva atraviesa Europa (es una de las variedades más antiguas del continente, según señalan algunas investigaciones) y da lugar a decenas de variedades a lo largo de toda la geografía mediterránea, con denominaciones tan variopintas como moscat de Frontignan, de Lunel, moscatel de Douro, muscat d'Alsace, Blanc, moscato d'Asti, Muskateller y Canelli, y en todos los casos se usa para la elaboración de vinos dulces y secos.

moscatell
'Postre de músic' con moscatell

Sus inicios se remontan a la colonización fenicia y griega de la Península, con mucha probabilidad a partir de variedades autóctonas silvestres. La actual variedad Monastell de Alexandria o moscatell romano serían las más cercanas a la Vitis Apiana bautizada de este modo en época romana porque la dulzura de sus aromas atraía a las abejas (apiae) a su vera.

Esta variedad se considera actualmente una viña antigua (no modificada genéticamente), con un cultivo no modificado desde la antigüedad y atravesando la tardoantigüedad, la época musulmana y medieval y la modernidad.

Licor a base de manzanilla

El licor de manzanilla está muy arraigado en las comarcas del poniente catalán, y su origen se encuentra en Bellpuig d’Urgell. Aunque este licor tiene una gran tradición en la zona, su consumo se perdió después de la Guerra Civil, aunque la localidad leridana de Cervera recuperó su consumo hasta la actualidad, y hoy por hoy es una bebida insignia de la comarca de la Segarra.

En cuanto a su elaboración, parte de las hojas de la manzanilla, que se maceran durante unos 40 días hasta que el licor adquiere un color dorado como la emblemática flor, y deja en boca un sabor suavemente dulce.

manzanilla

Malvasía de Sitges

Aunque se trata de un licor originariamente griego, la variedad recuperada en Sitges de la malvasía (que incluso cuenta con un Centro de Interpretación en la localidad) tiene como resultado un vino de licor de alta graduación, dulce y oloroso, de largo envejecimiento.

A la vista, este licor tiene un color ocre con matices ámbar, muy glicérico en la copa, y en nariz presenta aromas dulces y penetrantes con notas de orejones, miel, ciruelas y los clásicos recuerdos de la larga crianza en maderas viejas de castaño.

Uvas

En boca, se trata de un licor muy vivo que combina la fresca acidez varietal del mosto, los recuerdos de uva, el volumen alcohólico y la larga crianza en equilibrio. Su final es algo empalagoso, dando paso a un posgusto muy largo que invita a beber.

Como buen digestivo, este licor resulta ideal tanto con postres tradicionales como con quesos azules, frutos secos o postres con miel.

Cassis del Valle de Aran

El sinónimo gastronómico del Valle de Aran es el licor de cassis, un brebaje hecho a base de aguardiente y grosella negra (cassis en francés), que tiene un dulce sabor afrutado después de una prolongada elaboración.

El resultado es un fruto da lugar a un licor de baja graduación, muy dulce que es perfecto para tomar solo, aunque sea popular entre la juventud del valle usarlo como base de combinados con refrescos o de cócteles (por ejemplo, al añadirlo a espumosos como el cava se consigue una bebida tan mundialmente conocida como el Kir royal).

Grosella

De forma natural, el fruto del cassis se encuentra en las laderas norte del Pirineo, es decir, en el lado francés, salvo en el caso del Valle de Aran, donde también crece este fruto sombrío en abundancia.

Así, además de su versión en licor, la grosella negra es usada ampliamente en la cocina para acompañar las carnes de caza y elaborar gelatinas de postre, en concreto en los restaurantes de la zona, lo que ha hecho que este fruto se popularizara todavía más.

El Montserrat benedictino en la copa

Emanando de la comunidad benedictina del monasterio de Monsterrat, el licor Aromas de Montserrat es una bebida de hierbas destilada a base de agua, azúcar, alcohol y doce hierbas. Entre ellas se encuentran el tomillo, el enebro, la lavanda, la canela, el clavo y el cilantro.

2621594112_41a4655301_o.jpg

Según explica la tradición, este licor fue inventado hace unos 300 años por los monjes benedictinos del monasterio a partir de hierbas de la montaña mágica de Montserrat, con la intención de utilizarlo como remedio estomacal.

Como ha sucedido a lo largo de la historia de los licores, si bien su producción comenzó para el consumo propio, el ir y venir de los peregrinos del monasterio promovió su fama y propició el engranaje de su comercialización desde el monasterio.

Licor tradicional Cataluña Ratafía - 1 botella de 70cl

Licores/Cremas/Aguardientes - Crema De Arroz Segadors Del Delta 70 cl

Del arrozal al vaso

El Delta del Ebro deja en los paladares sureños de Cataluña un licor muy preciado: el licor de arroz, una bebida relativamente reciente que poco a poco ha conquistado las mesas de los comensales más sibaritas.

En este caso concreto, en el año 2012 la marca Segadors del Delta sacó al mercado el primer licor de crema de arroz, una bebida elaborada con concentrado de crema, azúcar líquido, agua desmineralizada, destilado de arroz del delta del Ebro 100% y aromas de canela y limón.

50213514986_63a077f5c7_o.jpg

Según explican desde la empresa, se trata de una bebida con una graduación baja, con un sabor dulce y agradable, sutil pero de gran potencia aromática, con aromas a canela y cítricos, que recuerda al arroz con leche o la crema catalana.

Esta bebida es ideal para saborear en la sobremesa, como digestivo, después del café, con el postre o como copa de media tarde, acompañado de frutos secos o de algún dulce. Además, es recomendable servir solo, muy frío o con hielo y en un vaso o copa de boca ancha para no concentrar demasiado los aromas.

Fotos | Markus Spiske/Pexels, Demi/Flickr, Joan GGK/Flickr, Candi/Flickr, Oziel Gómez/Pexels, Erwin/Pixabay y Dalla Dalprat/Pexels
En DAP | Así es el centenario licor de hierbas ibicenco que empezó como medicina y acabó triunfando entre los DJ
En DAP | La cuerva, la "bebida de los dioses" del Carnaval de Águilas: una bomba alcohólica con más de siete tipo de licores

Temas
Inicio