Compartir
Publicidad

Marilyn Monroe en la cocina

Marilyn Monroe en la cocina
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Desde la muerte de Marilyn Monroe, hasta nuestros días, la vida de esta mujer ha sido analizada, se podría decir que minuto a minuto, se han hablado y explicado cosas sobre cualquier cosa que pudiera estar relacionada con ella, sus películas, sus matrimonios, sus amistades, sus amantes, su soledad, sus ropas, sus peinados, sus tacones o la forma en que los llevaba, creo que era admirada y envidiada a partes iguales.

No es que lo haya comprobado, pero seguramente en alguna enciclopedia de las antiguas, de las que todavía estaban impresas en papel, si buscamos la palabra diva, seguro que aparece su fotografía al lado de la definición. Pero por muy diva que fuera considerada, era una persona, y como tal actuaba en su vida diaria, vamos que por lo visto Marilyn Monroe se metía en la cocina de vez en cuando. De esto nos acabamos de dar cuenta ahora que ha salido un libro al mercado llamado "Fragmentos", donde además de textos personales, cartas y poémas inéditos, escritos por ella a lo largo de su vida, también aparecen un par de recetas de cocina, escritas de su puño y letra.

Se está analizando, al igual que su vida, absolutamente todo sobre su receta de relleno para pavo o pollo, la que se está haciendo más popular, que era de un cocinero experto, que era muy elaborada y con muchos ingredientes, que en la parte superior del papel escribió destacado "no ajo" (o no le gustaba o una diva no puede oler a ajo), que si por llevar pan mojado, menudillos, frutos secos y muchas especias era de origen italiano, en fin, se está analizando absolutamente todo, incluso si alguna vez la llego a cocinar o no.

Y la verdad es que la chica tuvo una suegra italiana durante algún tipo y ¿en qué familia italiana no es importante la cocina?. Cuando he visto una fotografía del papel donde estaba apuntada la receta, me ha parecido que fue escrito en plan rápido, en la primera hoja que pudo conseguir, que apuntaba lo que alguien le iba diciendo, igual que cuando charlamos tranquilamente con otra persona y empieza a darnos una receta y decimos "espera, espera, que lo apunto, que si no se me olvida".

Foto | Thomas Duchnicki en Flickr Vía | The New York Times En Directo al Paladar | El paladar mental En Directo al Paladar | "Un país para comérselo" llega por fin a las pantallas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos