Publicidad

Cuánto ahorras comprando los pollos enteros, en qué partes debes separarlos y siete recetas para cada una de ellas

Cuánto ahorras comprando los pollos enteros, en qué partes debes separarlos y siete recetas para cada una de ellas
Sin comentarios
2 votos

La de pollo es una de nuestras carnes favoritas. Es barata, versátil, fácil de cocinar y una de las más saludables. Pero tiene otra gran ventaja: es manejable en piezas enteras.

A diferencia de un cerdo o una ternera, que casi ninguna casa puede comprar enteros, los pollos se venden en cualquier supermercado sin despiezar, lo que resulta mucho más económico que comprarlos en partes separadas.

En los pollos de calidad estándar, las pechugas rondan los 6 euros el kilo, los muslos y contramuslos los 4 euros, y, sin embargo, un pollo entero puede comprarse por tan solo 2,5 euros el kilo. Y, por si es necesario recordarlo, incluye también pechugas y muslos. Estás pagando casi el doble por lo mismo.

Despiece

Despiezar un pollo

Si compras el pollo en un comercio tradicional estarán encantados de separarlo en las piezas que necesites, pero, en cualquier caso, es un animal que se prepara muy fácilmente en casa.

Aunque muchas recetas tradicionales se elaboran con el pollo entero, cada parte tiene un tiempo distinto de cocción

Hace años que acostumbro a comprar pollos enteros. Y no me complico demasiado a la hora de despiezarlos. Sencillamente, separo las alitas, los muslos y contramulos y las pechugas, y con el resto (la carcasa) hago siempre caldo.

Aunque hay recetas tradicionales que se realizan de toda la vida con el pollo entero troceado –como el chilindrón o la pepitoria– o sin trocear, en realidad las piezas tienen distintos puntos de cocción. Si podemos, es mejor cocinarlas por separado: por un lado, las alitas; por otro, los muslos y contramuslos (que yo no suelo separar); y, por último, las pechugas, que suelen quedar secas si se cocinan hasta que el resto de las piezas están bien hechas.

Además, al cocinar los pollos en distintas recetas, controlarás mejor que nada sobre: un pollo entero puede ser demasiado para una pareja, pero si lo separas bien te da para al menos dos comidas.

Pollo Despiezado

El congelador es tu aliado

Cierto es que comprar por sistema los pollos enteros requiere de mayor planificación, pero para eso tenemos el congelador. Todas las piezas son susceptibles de congelar y consumir más adelante.

En casa, cuando compramos un pollo, solemos hacer un guiso con los muslos, contramuslos y alitas –estos sí se pueden cocinar juntos y es un rollo guardar alitas por separado, que no dan para nada– y congelamos las carcasas y las pechugas para usarlas más adelante.

Cada vez que necesito hacer caldo, tengo carcasas guardadas en el congelador, que se pueden utilizar directamente sin necesidad de descongelar. Y dos buenas pechugas siempre solucionan una comida rápida, para descongelar de un día para otro.

Aprendido esto, solo hay que consultar las mejores recetas para cada tipo de pieza, como estas que os facilitamos a continuación.

Muslos Pollo

Recetas de muslos y contramuslos

Estas recetas están especialmente pensadas para cocinar muslos y contramuslos, pero también se pueden añadir las alitas. En el mundo anglosajón, de hecho, a la hora de hablar de puntos de cocción se diferencia solo entre “carne blanca” (las pechugas) y “carne marrón” (el resto).

1. Muslos de pollo al limón y romero

Ingredientes

Para 2 personas
  • Muslos de pollo 4
  • Dientes de ajo pelados 4
  • Zumo de limón medio
  • Limón en rodajas 6
  • Mantequilla en dados 40 g
  • Aceite de oliva virgen extra 25 ml
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Romero fresco en rama 6

Cómo hacer muslos de pollo al limón y romero

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 35 m
  • Elaboración 5 m
  • Cocción 30 m

Cortamos el limón en rodajas y cubrimos con ellas la base de una fuente de horno. Disponemos los jamoncitos o muslos de pollo encima y salpimentamos al gusto. Añadimos la mantequilla cortada en dados, los dientes de ajo (podemos picarlos, rallarlos o usarlos enteros), el aceite y el zumo de medio limón. Colocamos las ramas de romero por encima. Introducimos en el horno, precalentado a 200 ºC con calor arriba y abajo. Asamos durante 30 minutos o hasta que la carne esté dorada. Retiramos del horno y servimos inmediatamente.

2 votos

Enlace a la receta | Muslos de pollo con limón y romero

2. Pollo marsala con setas y tomatitos

Pollo Marsala
  • Ingredientes para dos personas: 2 contramuslos de pollo, 2 muslos de pollo, 8 champiñones medianos, 150 de setas en conserva variadas, 1 diente de ajo, 200 ml de vino Masala seco o un sustituto similar, 25 ml de brandy, 5 g de maizena, caldo de verduras o agua, 8 tomates cherry, tomillo seco, orégano seco, pimienta negra molida, sal, aceite de oliva virgen extra y perejil.

  • Elaboración: Secar el pollo con papel de cocina, retirar un poco el exceso de grasa y restos de plumas. Yo prefiero dejar algo de piel en los muslos y retirarla por completo de los contramuslos, más grasos, pero va al gusto. Salpimentar y dorar a fuego vivo en una cazuela o sartén amplia con un chorrito de aceite, por ambas caras. Retirar y reservar. Lavar bien los champiñones, las setas y los tomatitos. Cortar los primeros por la mitad o en cuartos, dependiendo del tamaño. Si las setas son pequeñas, dejar enteras, o picarlas un poco. Yo he combinado aquí los champiñones con setas en conserva porque no tenía más variedad fresca a mano, así que tocó escurrirlas muy bien. Picar el diente de ajo muy fino. En la misma cazuela que se ha dorado el pollo, saltear las setas con alegría y una pizca de sal. Dejar que se doren bien, pegándose ligeramente al fondo para que caramelicen. Cuando hayan cogido buen color, añadir el diente de ajo, un golpe de pimienta negra, un poco de tomillo y orégano. Añadir el brandy y el vino, dejar que evapore el alcohol y bajar el fuego. Desleír la maizena en un par de cucharadas de agua fría y agregar al guiso, removiendo bien. Cocinar a fuego suave unos 10 minutos. Incorporar más caldo o agua si fuera necesario. Devolver el pollo, mezclando bien con la salsa, añadir más tomillo y orégano y tapar. Cocinar unos 15-20 minutos, hasta que el pollo esté casi listo, removiendo de vez en cuando y controlando el nivel de líquido. Finalmente añadir los tomatitos y cocer unos 5-10 minutos más. Si la salsa queda muy fuerte para nuestro gusto, podemos rebajarla con un chorrito de nata líquida de cocina. Ajustar el punto de las hierbas y servir con perejil fresco picado. También podemos dejar que los tomates queden más enteros o más deshechos, según nos guste.

Enlace a la receta | Pollo marsala con setas y tomatitos

3. Muslos de pollo con manzana y frutos secos

1366 2000 7
  • Ingredientes: 4 muslos de pollo, 1 manzana, 6 ciruelas pasas sin hueso, 12 pasas de uva o arándano, 2 cucharadas soperas de piñones, 1 cucharada de almendras fileteadas, 1 cebolla, 1 puerro, 1 vaso de caldo de pollo, un chorreón de vino dulce.

  • Elaboración: Limpiamos los muslos retirando si tuvieran algún plumón o quemándolos en el fuego y los marcamos en una fuente apta para horno, hasta conseguir que queden ligeramente dorados. Reservamos los muslos y freímos a fuego lento la cebolla y el puerro picados finos hasta que se empiecen a caramelizar. Reintegramos los muslos y los metemos al horno precalentado a 180º con calor arriba y abajo. Hidratamos las ciruelas y las pasas en agua templada. Cuando los muslos lleven 20 minutos en el horno, añadimos las ciruelas, las pasas, las almendras fileteadas y los piñones, dando la vuelta a las piezas de pollo para que se doren por el otro lado. Incorporamos también el caldo y el vino dulce y dejamos que el pollo se cocine durante otros 20 minutos. Al ir girando las tajadas de pollo, conseguiremos que se vayan dorando de forma uniforme mientras se cocinan y toman los sabores de todos los ingredientes. Pelamos la manzana y la cortamos en gajos, para que parezcan patatas de guarnición. Las incorporamos a nuestro asado y giramos de nuevo las tajadas de pollo. Dejamos otros diez minutos y gratinamos otros tres minutos más para que las manzanas que ya estarán bien asadas tomen un color dorado.

Enlace a la receta | Muslos de pollo con manzana y frutos secos

4. Muslos de pollo a la cerveza negra

1366 2000 2
  • Ingredientes: 4 muslos de pollo, una cebolla, una cerveza negra y sal al gusto.

  • Elaboración: Para hacer estos muslos de pollo a la cerveza negra, vamos a utilizar el horno, donde quedarán muy tiernos. Lo primero, salpimentamos bien y doramos los muslos de pollo en una sartén para que queden bonitos por todas sus caras. Mientras se hace el pollo, picamos la cebolla y la pochamos a fuego lento, hasta que esté bien blandita, pero sin que llegue a tomar color. En esta operación tardaremos unos 20 minutos. Entre tanto, habremos puesto a precalentar el horno a 200ºC. En una fuente de horno, colocamos la cebolla pochada formando una cama. Sobre ella colocamos los cuatro muslos de pollo, alternando su posición para que queden bien y tengan espacio suficiente para hornearse. Servimos la cerveza negra sobre el conjunto y metemos al horno la fuente, dejando que el guiso se cocine durante 40 minutos. Al cabo de 20 minutos cuando el pollo se haya dorado por una cara, podemos darle la vuelta para que se dore por el otro lado

Enlace a la receta | Muslos de pollo a la cerveza negra

5. Muslitos de pollo al horno con salsa barbacoa

Pollo Coca
  • Ingredientes: 4 muslos de pollo, una cucharadita de pimentón dulce, media cucharadita de pimentón picante, media cucharadita de cebolla en polvo, 15 ml de miel, 15 ml de vinagre balsámico, 30 ml de kétchupo o salsa de tomate, 2 dientes de ajo muy picados, tomate concentrado, 5 ml de salsa Worcestershire, 50 ml de caldo de pollo, verduras o agua, pimienta negra molida, sal y aceite de oliva virgen extra.

  • Elaboración: Precalentar el horno a 180 ºC. Secar el pollo con papel de cocina y retirar los posibles restos de plumas o exceso de grasa. Dejar atemperar unos instantes. Batir en un cuenco todos los ingredientes de la salsa y reservar. Salpimentar el pollo y aderezar con el ajo granulado, el pimentón dulce y el picante. Calentar un poco de aceite de oliva en una sartén o cazuela, mejor si se puede llevar luego al horno -tipo skillet de hierro fundido y dorar los muslitos, unos 3-4 minutos por cada lado. Llevar a una fuente -si no se puede usar la sartén- y agregar la salsa por encima, mezclando bien. Tapar y hornear durante 20 minutos. Destapar, girar las piezas, volver a tapar y hornear 15-20 minutos más. Retirar el pollo y mantener en una fuente tapada. Desglasar la salsa que ha quedado añadiendo agua o vino blanco, si fuera necesario, al fuego. Cocer removiendo sin parar rascando el fondo con una cuchara o espátula de madera, hasta que espese. Servir el pollo con esta salsa reducida por enicma.

Enlace a la receta | Muslitos de pollo al horno con salsa barbacoa

6. Muslos de pollo con salsa de soja y naranja

1366 2000 8
  • Ingredientes: 4 muslos de pollo con piel, jugo de dos naranjas, 100ml de salsa de soja, 2 cucharadas de maicena, 1/4 de cebolla mediana, 1 cucharita (de café) de ralladura de naranja, 2 cucharadas de azúcar morena, 1 cucharada de miel de abeja y 2 cucharadas de aceite de oliva.

  • Elaboración: La preparación de estos muslos es en realidad bastante sencilla e iniciaremos calentando el aceite de oliva en una sartén lo suficientemente grande para que quepan los cuatro muslos. Colocamos éstos últimos en la sartén, con la piel hacia abajo. Los dejamos dorar (a fuego medio) por unos 6 a 8 minutos, hasta que la piel quede crujiente.Volteamos entonces los muslos y los dejamos otros 8 minutos, ahora con la piel hacia arriba. La idea es que queden dorados de ambos lados. Ahora prepararemos la salsa vertiendo la otra cucharada de aceite de oliva en una olla. Picamos finamente la cebolla y la sofreímos por un par de minutos. Le agregamos entonces el jugo de naranja, la salsa de soja y revolvemos. Añadimos el azúcar, la miel, la ralladura de naranja, sal y pimienta al gusto. Disolvemos en una cucharada de agua tibia la maicena y la vertemos a la preparación. Siempre con la olla en la lumbre revolvemos hasta que espese ligeramente. Colocamos los muslos en un refractario y les vaciamos la salsa. Horneamos a 180ºC por unos 25 minutos. A lo largo de la cocción les recomiendo verter un par de veces salsa sobre los muslos con un cucharon y sin quemarse.

Enlace a la receta | Muslos de pollo con salsa de soja y naranja

7. Muslos de pollo en salsa de tomate especiado con albahaca

1366 2000 3
  • Ingredientes: 4 muslos de pollo, 4 tomates maduros, albahaca, especias provenzales, diente de ajo, pimienta negra, aceite de oliva virgen extra y sal

  • Elaboración: Para hacer la salsa de tomate, freímos los tomates cortados en gajos en una cacerola alta con tres cucharadas de aceite de oliva y el diente de ajo muy picado. Tras 30 minutos a fuego muy lento, aplastamos los tomates con una cuchara para que suelten todo su jugo y los sazonamos con la pimienta, las hierbas aromáticas y la albahaca. Dejamos que sigan otros 10 minutos. Después lo pasamos por un pasapuré para obtener una deliciosa salsa de tomate especiada con la que guisaremos los muslos. Antes de guisar los muslos con el tomate, los cocinamos a la plancha a fuego lento durante 8 minutos hasta que su superficie esté bien dorada. Añadimos la salsa de tomate especiada, unas hojitas de romero y tomillo espolvoreadas por encima y dejamos que los muslos se cocinen durante 20 minutos, dándoles la vuelta de vez en cuando. Para hacerlo, tapamos la cacerola para que el tomate no salpique y no reduzca demasiado por evaporación. El sabor concentrado de esa salsa de tomate, impregnará la carne del pollo que se cuece en ella, con un resultado espectacular.

Enlace a la receta | Muslos de pollo en salsa de tomate especiado con albahaca

Pechuga

Recetas de pechugas

La pechuga es la parte más magra del pollo, se cocina más rápido y es muy fácil que quede seca. Pese a ser la parte preferida por muchas personas, quizás porque no tiene huesos, es en realidad la menos sabrosa. Para que quede realmente bien lo mejor es rebozarla o darle un marinado previo, algunas de las técnicas que encontraréis en esta selección de nuestras recetas de pechuga favoritas.

1. Pechugas al horno súper jugosas

  • Ingredientes para 2 personas: 2 pechugas de pollo, 1 l de agua tibia, 75 g de sal, 20 g de aceite de oliva virgen extra, 5 ml de zumo de limón, 30 g de mostaza de Dijon, una pizca de pimienta negra molida, 2 cucharaditas de pimentón dulce, media cucharadita de pimentón picante, media cucharadita de comino molido, media cucharadita de ajo en polvo.

  • Elaboración: Limpiamos bien las pechugas, retirando las grasa y los tendones, y secamos con papel de cocina. Disolvemos la sal en el agua dentro de un recipiente amplio y sumergimos las pechugas, que queden totalmente cubiertas. Dejamos reposar en la salmuera entre 30 minutos y una hora. Si hace calor, mejor en la nevera. Transcurrido el tiempo de reposo retiramos las pechugas de la salmuera. Colocamos en una fuente de horno, bien secas, y rociamos con el aceite de oliva virgen extra. Añadimos el zumo de limón, la mostaza y una pizca de pimienta negra. Espolvoreamos con el resto de especias (los dos tipos de pimentón, el comino y el ajo en polvo) y frotamos las pechugas por todos lados para que queden bien cubiertas. Introducimos la fuente con las pechugas en el horno, precalentado a 200ºC con calor arriba y abajo, y cocemos durante 25-30 minutos. Volteamos a media cocción para que se hagan de manera uniforme. Retiramos del horno, cortamos en rodajas y servimos inmediatamente.

Receta completa | Pechugas al horno súper jugosas

2. Jugosas pechugas de pollo con limón y hierbas aromáticas

Pechugas Limon
  • Ingredientes: 3 pechugas de pollo, hierbas provenzales al gusto, 2 limón, 100 ml de aceite de oliva virgen extra, 100 ml de vino blanco, sal y pimienta al gusto.

  • Elaboración: Limpiamos bien las pechugas enteras de las telillas y restos de hueso que puedan tener y las sazonamos con sal y pimienta. Metemos las pechugas de pollo en una bolsa grande de congelar con cierre y añadimos 100 ml de aceite y 100 ml de vino blanco. Picamos las hierbas de nuestro gusto -yo utilicé albahaca, perejil y cilantro, pero podéis usar cebollino, mejorana, salvia o las que más os gusten- y las introducimos también en la bolsa de congelar. Finalmente cortamos dos limones en rodajas y los introducimos también. Cerramos la bolsa, sacamos el aire y masajeamos para que los limones y las hierbas se distribuyan bien entre las pechugas. Antes de cocinarlo, dejamos el pollo marinando entre dos y cuatro horas dentro de la nevera, para que todos los sabores impregnen las pechugas. En una sartén que aguante bien el fuego, ponemos dos cucharadas de aceite de oliva y comenzamos a dorar el pollo que retiramos de la marinada. Cuando demos la vuelta a las pechugas tras unos siete minutos, añadimos también a la sartén la marinada y tapamos con una tapa de cacerola, dejando que las pechugas terminen de cocinarse por dentro durante otros seis o siete minutos. Así nos quedaran bien cocinadas, doradas por fuera y muy jugosas por dentro. Las llevamos a la mesa en la misma sartén o skillet donde las hemos cocinado para servirlas en cada plato.

Receta completa | Jugosas pechugas de pollo con limón y hierbas aromáticas

3. Pechugas de pollo al grill con salsa de whisky y manzana

1366 2000 5
  • Ingredientes: Pechuga de pollo, 4, Salsa de soja, 30 ml, Puré de manzana o compota, 100 ml, Chalota, 1, Jengibre fresco rallado (una cucharadita), 1, Diente de ajo grande, 1, Aceite de oliva virgen extra, 5 ml, Whisky, 30 ml, Salsa Barbacoa, 30 ml, Vinagre de manzana, 15 ml, Miel, 15 ml, Cayena, 1, Caldo de pollo o agua, 50 ml

  • Elaboración: Dejar que las pechugas pierdan un poco el frío de la nevera, secar con papel de cocina e introducir en una bolsa de cierre hermético, tipo las de congelación, mejor individualmente. Aplastar un poco con un martillo de carne o un rodillo para ablandarlas y buscar un grosor más uniforme, con cuidado de no romper las bolsas. Picar el diente de ajo muy fino, rallar la chalota y también el jengibre pelado, hasta tener unos 5 ml. Combinar todos los ingredientes en un cuenco y batir ligeramente hasta tener una mezcla homogénea. Repartir la salsa en las bolsas, reservando unos 60 ml en otro recipiente. Masajear el pollo para embadurnar bien y dejar en la nevera como mínimo media hora, mejor unas cuantas más. Descartar la marinada de las bolsas y dejar que el pollo se atempere un poco. Calentar el grill o una buena plancha a buena temperatura, engrasar ligeramente y cocinar el pollo a fuego vivo por ambas caras, hasta dejarlo al punto. Retirar y reservar. Calentar la marinada que hemos guardado con 50 ml de caldo o de agua y un chorrito extra de whisky. Dejar que cueza a fuego lento hasta que espese un poco. Pintar las pechugas con esta salsa y servir.

Receta completa | Pechugas de pollo al grill con salsa de whisky y manzana

4. Filetes de pollo empanados crujientes al horno

Filete Empanado Crujiente
  • Ingredientes: 700 g de pechuga de pollo en filetes, 2 huevos, 200 ml de leche, 10 ml de mostaza de Dijon, 1 cucharadita de pimentón dulce, media cucharadita de comino molido, media cucharadita de ajo granulado, 150 g de panko o pan rallado gruego, 2 o 3 cucharadas de copos de máíz tostado sin azucar machacados, 2 cucharadas de copos de puré de patata, 1 cucharadita de orégano seco, pimienta negra molida, sal.

  • Elaboración: Para que queden mucho más crujientes, si los filetes son gruesos, podemos introducirlos en una bolsa de congelación y golpearlos sobre una tabla ligeramente con un martillo de carnes o la maza de un mortero, con cuidado de no romper las piezas. Batir los huevos en un recipiente grande y profundo con un tenedor; añadir la leche, la mostaza, el pimentón, el comino, el ajo, y salpimentar ligeramente. Batir hasta tener una mezcla homogénea e introducir el pollo, removiendo para que se cubra bien. Tapar con film y dejar en la nevera como mínimo una hora, mejor dos. Precalentar el horno a 200ºC y preparar una bandeja grande, con papel sulfurizado o de aluminio pintado con aceite. Mezclar el resto de ingredientes en otro plato o fuente para formar un rebozado homogéneo. Sacar el pollo, dejando que escurra el líquido ligeramente pero sin secarlo, y rebozar cada pieza presionando con fuerza en el rebozado. Colocar cada pieza en la bandeja y hornear durante unos 20 minutos. Girar cada filete con unas pinzas, con cuidado de no quemarnos, pasados 15 minutos. Podemos dar un golpe de gratinador subiendo la bandeja en los últimos minutos, para que se dore más.

Receta completa | Filetes de pollo empanados crujientes al horno

5. Pechugas de pollo picantes al limón

Pollo Limon
  • Ingredientes: 4 pechugas de pollo pequeñas, 4 rebanadas de pan, 80 ml de aceite de oliva virgen extra, 60 ml de zumo de limón, 1 ralladura de limón, 1 diente de ajo rallado muy fino, 1 cucharadita de orégano seco, 1 cucharaita de chile en copos, lechuga romana al gusto, pimienta negra molida y sal.

  • Elaboración: Si es posible, sacar el pollo de la nevera unos minutos para que se atempere y secar con papel de cocina. Precalentar el horno a 190ºC, lavar los limones (necesitaremos 1 o 2, según tamaño), exprimir el zumo y reservar uno para rallar la piel fina. Rallar o picar muy fino el ajo. Lavar y secar la lechuga. Colocar las rebanadas de pan (esta receta es perfecta para aprovechar una barra mediocre ya algo rancia) en una fuente, pintar con dos cucharadas de aceite, salar ligeramente y hornear 10-15 minutos, dándoles la vuelta a mitad del tiempo. Deben quedar muy doradas y crujientes, sin quemarse. Batir en un cuenco tres cucharadas del aceite restante con el zumo de limón, la ralladura, el orégano, el ajo, los copos de chile y 1/2 cucharadita de sal. Reservar. Calentar una buena sartén o tipo skillet con el aceite restante, salpimentar el pollo y dorar a fuego medio-fuerte hasta que quede dorado por ambas caras, girándolos solo una vez; serán unos 5-7 minutos por cada lado. Agregar 60 ml de agua, tapar y mantener la cocción unos entre 5-10 minutos, según el grosor del pollo. Comprobar que no está aún crudo por dentro con un pequeño corte o un termómetro de carnes y retirar.

Receta completa | Pechugas de pollo picantes al limón

6. Pechugas de pollo a la sidra glaseadas con zanahoria

Pechuga Sidra
  • Ingredientes para 2 personas: 2 pechugas de pollo no muy grandes, 500 ml de sidra de manzana, 4 granos de pimienta negra, 2 cardamomos, 1 hoja de laurel, 2 clavos de olor, 4 zanahorias, 15 ml de miel, pimienta negra molida, sal, aceite de oliva virgen extra.

  • Elaboración: Mezclar la sidra con una cucharadita de sal en un recipiente hondo. Añadir las especias. Secar las pechugas con papel de cocina, limpiar de posibles excesos de grasa y sumergir en la sidra. Hay que procurar que queden cubiertas. Si nos quedamos sin más sidra, podemos completar con un poco de cerveza, zumo de piña o agua. Tapar con film y llevar a la nevera. Dejar reposar como mínimo dos horas, mejor sin son cuatro, o un par más. Se pueden dejar toda la noche sin son pechugas frescas. Sacar de la nevera un rato antes de cocinarlas para que se atemperen un poco. Escurrir y secar ligeramente las pechugas, reservando el líquido, y salpimentarlas. Calentar a fuego medio-fuerte una buena sartén de hierro -mejor si no es antiadherente- y poner la carne. Dorar por ambas caras a fuego fuerte. Mientras, lavar y pelar las zanahorias y cortar en bastones de algo menos de un dedo de grosor. Salpimentar y precalentar el horno a 200ºC. Regar el pollo ya dorado con un buen chorro de la sidra, cocinándolo unos 5 minutos más por cada lado. Retirar, añadir la miel y echar las zanahorias, salteándolas a fuego fuerte uno o dos minutos. Volver a disponer el pollo encima y hornear hasta que esté cocido por dentro, unos 10 minutos (o usar un termómetro de carnes). Si quedara poco líquido en la sartén, añadir un poco más de la sidra reservada antes de llevar al horno. Regar la carne con los jugos de la sartén a media cocción y antes de servir. Otra opción es evitar el horno cociendo al final las pechugas con toda la sidra reservada, retirándolas una vez listas por dentro para que el líquido reduzca y cociendo las zanahorias en él, con la miel. El líquido final se reduce para glasear una última vez la carne antes de servir.

Enlace a la receta | Pechugas de pollo a la sidra glaseadas con zanahoria

7. Pechuga de pollo congelada cocinada en 30 minutos

1366 2000 1
  • Ingredientes: Pechugas de pollo congeladas, pan rallado, queso parmesano, cebolla crujiente y pimentón

  • Elaboración: Sacamos las pechugas del congelador y ponemos el horno a precalentar con calor arriba y abajo a 220º. En unos cinco o diez minutos, el horno estará listo para hacer su trabajo. En ese tiempo, vamos a preparar las pechugas para que queden en su punto. Lo primero, las colocamos en la fuente o plancha donde las vayamos a hornear, así, congeladas, directas desde la bolsa. Para que queden jugosas por dentro y con un agradable crujiente especiado en el exterior, vamos a preparar una mezcla de pan rallado, queso parmesano, cebolla crujiente y pimentón, que las protegerá del horneado y a la vez las dejará perfectamente condimentadas. Para que se una bien, añadid un poco de aceite de oliva a la mezcla y removed bien. Podéis usar hierbas aromáticas o cualquier ingrediente de vuestro gusto. Barnizamos un poco las pechugas con aceite de oliva y espolvoreamos nuestra mezcla de condimentos y mezcla de pan. También se puede optar por dar esa capa de "barnizado" con mostaza en lugar de con aceite, si os gusta un sabor más potente. Después, cubrimos las pechugas con la mezcla de pan, queso y especias y apretamos un poco con las manos para que se pegue bien. Metemos las pechugas en el horno cuando estén ya listas para hornear y dejamos que se cocinen hasta dorar la cobertura de pan. Normalmente las pechugas congeladas necesitan un 50% más de tiempo que si estuvieran frescas. En este caso, las tuve 35 minutos en el horno. Ya sabéis que cada casa es un mundo y cada horno tiene sus tiempos pero os sirve de orientación. En todo caso tenéis que verlo en vuestro horno. Para estar seguros de que el interior está bien, comprobamos con una sonda que la temperatura interior en la zona más gruesa del pollo alcance 72º. Tras dejar que reposen las pechugas unos 5 minutos, para que sus jugos se repartan bien en el interior, podemos proceder a cortarlas en rebanadas, sacando cuatro o cinco de cada pechuga. Ya veréis cómo os sorprende tanto su textura jugosa como su exterior crujiente. Y todo en poco más de media hora, desde que las sacamos del congelador hasta que las llevamos a la mesa.

Receta completa | Cómo cocinar una pechuga de pollo congelada sin descongelarla previamente

Alitas Portada

Recetas de alitas

Para aprovechar un pollo entero, lo lógico es cocinar las alitas junto a los mulos y contramuslos, a no ser que queramos ir congelando estas hasta alcanzar la cantidad suficiente para hacerlas por separado. Esta es la razón por la que la alita es la única pieza del pollo que, de vez en cuando, merece la pena comprar por separado. Es más barata que muslos y pechuga y te permitirá disfrutar de alguna de estas fantásticas recetas:

1. Alitas de pollo al horno al estilo Búfalo

Alitas Bufalo
  • Ingredientes para 4 personas: 12 alitas de pollo partidas por la mitad, 15 g de Maizena, 10 g de pimentón dulce, 1 pimienta de cayena, 5 g de cebolla deshidratada molida.

  • Elaboración: Comenzaremos precalentando el horno a 180 grados. Después forramos una bandeja de horno con papel antiadherente. Partimos en dos las alitas, retirándole la parte de la punta. Las echamos en un bol, les agregamos una cucharada de aceite de oliva y les damos una vuelta para que se impregnen bien y queden engrasadas. Por otra parte en un bol mezclamos la Maicena, el pimentón, la cayena molida, la cebolla y la sal. Mezclamos todo bien y lo echamos en una bolsa de plástico para congelados. Echamos dentro las alitas engrasadas y las rebozamos bien con la mezcla dentro de la bolsa. Las colocamos en la fuente de horno, y las horneamos durante una hora, dándoles la vuelta a los 30 minutos.

Enlace a la receta | Alitas de pollo al horno al estilo Búfalo

2. Alitas de pollo con tomate

Alitas Tomate
  • Ingredientes para 2 personas: 6 alitas de pollo, especias y finas hierbas al gusto, salsa de tomate.

  • Elaboración: Cortamos las alitas separando las dos porciones. Utilizaremos dos bolsas de vacío, metiendo en una los "muslitos" y en la otra las otras secciones. En cada bolsa, añadimos una cucharada de aceite de oliva, y las hierbas y especias que más nos gusten para condimentar nuestras alitas. Si tenemos utensilios para cocinar al vacío con la técnica sousvide, dejamos las alitas a 60º durante una hora. Así estarán muy muy tiernas, listas para pasar por la sartén donde las doraremos hasta que queden bien crujientes. Si no tenéis utensilios para esta técnica, no os preocupéis porque podeís cocer las alitas con el fuego al mínimo, evitando que el agua llegue a hervir. Con unos 40 minutos será suficiente para dejar las alitas bien cocinadas por dentro. Finalizamos la receta friendo las alitas y escurriendolas bien en un papel absorbente. Después les faltarán nada más unos minutos de cocción en el tomate frito, dejando que tomen sabor sumergidas en la mejor salsa de tomate que hayamos hecho este verano, con tomates maduros llenos de aroma.

Enlace a la receta | Alitas de pollo con tomate

3. Alitas de pollo asadas con salsa de mostaza y miel

Alitas Miel
  • Ingredientes para 4 personas: 500 g de alitas de pollo, pan rallado, 30 ml de miel, 45 ml de mostaza de Dijon, 30 ml de salsa de tomate, 15 ml de salsa de soja, 10 ml de vinagre de Jerez, 5 g de harissa o pasata de chile (opcional), agua, aceite de oliva virgen extra, pimienta negra molida y sal.

  • Elaboración: Precalentar el horno a 200ºC y preparar una fuente o bandeja. Separar las alitas de pollo en dos partes, quitar el exceso de grasa si fuera necesario, secar con papel de cocina y salpimentar. Rebozar ligeramente en pan rallado y disponer en la fuente. Hornear durante unos 20 minutos. Mientras se asan, colocar la miel en un cazo pequeño con la mostaza, el tomate, la harissa o pasta de chile, la salsa de soja, el vinagre, un chorrito de agua y una pizca de pimienta. Calentar sin llevar a ebullición y dejar que espese un poco. Sacar las alitas cuando se hayan dorado, pintar con la salsa y reservar lo que sobre. Volver a hornear durante unos 10-15 minutos más, hasta que las alitas estén bien cocinadas en su punto por ambos lados.

Enlace a la receta | Alitas de pollo asadas con salsa de mostaza y miel

4. Alitas de pollo teriyaki

Alitas Teriyaki
  • Ingredientes para 4 personas: 16 alitas de pollo, 60 ml de salsa teriyaki, 5 g de jengibre fresco rallado, 25 ml de miel, sal y pimienta al gusto.

  • Elaboración: Comenzaremos limpiando las alitas de alguna pluma que le haya quedado, las partimos a la mitad. Mezclamos en un bol grande la miel, el jengibre fresco rallado, la salsa teriyaki y la pimienta blanca para hacer la marinada. Echamos en ella las alitas, mezclando bien la carne con la salsa. Dejamos reposar diez minutos dentro de la marinada, y removiéndolas de vez en cuando para que se impregnen bien. Precalentamos el horno a 200 grados, y colocamos una bandeja refractaria forrada con papel de hornear. Colocamos las alitas en brochetas de madera y las disponemos en la fuente. Las horneamos durante 30 minutos, dándoles la vuelta con cuidado a mitad de la cocción.

Enlace a la receta | Alitas de pollo teriyaki

5. Alitas en adobo de chile chipotle

Alitas Chipotle
  • Ingredientes para 4 personas: 1 kg de alitas de pollo, 1 lata de chile chipotle en adobo, 200 ml de caldo de pollo, 50 g de cebolla blanca, 45 g de kétchup, 15 g de salsa Worcestershire, sal.

  • Elaboración: Vamos a poner las alitas sobre una bandeja para horno previamente engrasada con unas gotas de aceite. Las ponemos en el horno, a 150ºC, por unos 20 minutos. Mientas tanto vamos a picar la cebolla, los dos o tres chiles chipotle en adobo. Calentamos un poco más de aceite en una olla poniendo a freír primero la cebolla por unos 3 minutos. Agregamos los chiles picados, el ketchup, la salsa Worcestershire y un poco de sal. Revolvemos bien e integramos inmediatamente el caldo de pollo. Dejamos en la lumbre unos 10 minutos a que reduzca la salsa. Vaciamos la salsa en un cuenco lo suficientemente grande para que quepan todas las piezas de pollo. Sacamos del horno las alitas y las ponemos en el cuenco. Revolvemos y dejamos marinar unos 30 minutos. Volvemos a poner las alitas sobre la bandeja y las rociamos con la salsa. Horneamos, ahora a 180ºC, por unos 30 minutos adicionales o hasta que las alitas hayan quedado doradas y crujientes.

Enlace a la receta | Alitas en adobo de chile chipotle

6. Alitas de pollo al horno con salsa harissa

Alitas Harissa
  • Ingredientes para 2 personas: 8 alitas de pollo, 5 ml de zumo de limón, 30 ml de aceite de oliva virgen extra, 2 ml de vinagre de Jerez, 15 ml de harissa, 5 ml de tomate concentrado, 2,5 ml de miel, un cuarto de cucharadita de ajo granulado, un cuarto de cucharadita de comino molido, media cuchradita de sal, pimenta negra molida.

  • Elaboración: Partir las alitas de pollo en tres piezas, desechando las puntas, que podemos guardar para preparar un caldo. Retirar los posibles excesos de piel o restos de plumas. Disponer en una fuente o en un plato hondo. Batir en un cuenco el zumo de limón con el aceite, el vinagre, la harissa, el tomate y la miel. Añadir el ajo granulado, el comino, la sal y un golpe de pimienta. Mezclar y verter sobre las alitas, repartiendo el líquido bien. Tapar con film y dejar marinar como mínimo 30 minutos. Precalentar el horno a 200ºC. Forrar con papel de aluminio una fuente o bandeja y disponer las alitas en una sola capa. Hornear 20 minutos, sacar y dar la vuelta. Pintar con el resto del marinado. Hornear 20-25 minutos más.

Enlace a la receta | Alitas de pollo al horno con salsa harissa

7. Alitas de pollo al curry

Alitas Curry
  • Ingredientes para 4 personas: 6 alitas de pollo, aceite de girasol, curry molido, cebolla, pimiento rojo y hierbas provenzales.

  • Elaboración: Para hacer este aperitivo, he calculado tres porciones por persona. Como de cada alita sacamos dos, con seis alitas será suficiente para 12 porciones que nos dan para 4 personas. Nuestra primera tarea, -si no nos lo ha hecho el pollero- será dividir cada alita en los dos trozos carnosos. Una vez tenemos las doce porciones, preparamos la marinada mezclando en un cuenco el aceite con el curry. Por otro lado trituramos un trozo de pimiento rojo y media cebolla para que casi no se noten y una vez mezclados, añadimos una cucharada sopera de la mezcla de hortalizas al cuenco. Removemos bien y cuando la marinada tiene una textura fina, metemos las alitas y las removemos hasta que se embadurnen bien, dejándolas en la nevera hasta que las vayamos a cocinar, mejor de un día para otro. En una fuente apta para horno, distribuimos las alitas y las horneamos a 190º C durante una hora, dando la vuelta cada 15 minutos para que se hagan de modo homogéneo y barnizando con más marinada si lo vemos necesario. Tienen que quedar bien tostadas, casi crujientes.

Enlace a la receta | Alitas de pollo al curry

En Directo al Paladar | Cómo hacer un pollo al horno de película
En Directo al Paladar | Las 59 recetas con pollo más reconfortantes de Directo al Paladar

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios