Compartir
Publicidad

Manifiesto: Por la defensa de la viña y del vino

Manifiesto: Por la defensa de la viña y del vino
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El sector vinícola se encuentra unido contra la nueva Ley del Alcohol que el Ministerio de Sanidad pretende aplicar, la ley puede ser eficaz o no, pero indudablemente en nuestra opinión y en la de muchos, el vino debería quedar excluido de ella. El vino es un alimento, presenta grandes propiedades beneficiosas para nuestro organismo y es parte de la dieta mediterránea.

Querer proteger a los menores de las bebidas alcohólicas puede ser necesario empezando por la educación, por lo que quizá deberían buscar otras soluciones, pues a los adultos nos privan de ejercer nuestro derecho de libertad en el consumo moderado y responsable del vino.

Se va a presentar un manifiesto por parte del sector enológico titulado, Por la defensa de la viña y el vino. Dicho manifiesto pretende buscar el apoyo de la sociedad española, desde luego el nuestro lo tiene incondicionalmente. Un pequeño recordatorio, nos han proporcionado en diversas ocasiones cifras que indican como decrece el consumo del vino en España, tan sólo hay que comprobar las cifras de consumo, de los 70 litros por persona y año en la década de los 70, hemos pasado a los 26 litros actuales. Como indica en el artículo de la publicación de El Mundo Vino, debería ser una ley basada en la educación, la formación y la información, en absoluto en la prohibición.

A continuación, proporcionamos el manifiesto, Por la defensa de la viña y el vino:

“Manifiesto: Por la defensa de la viña y del vino"

"El sector vitivinícola español es consciente del grave problema social que supone el consumo desordenado de bebidas alcohólicas, especialmente por jóvenes y menores de edad, y comparte esta preocupación de la sociedad y de los poderes públicos y también la necesidad de disponer de una política adecuada y coherente que enfrente con eficacia y decisión este problema. A tal fin se ofrece para contribuir al encuentro de soluciones válidas, efectivas y reales.

El Ministerio de Sanidad y Consumo se propone atajar el problema y para ello ha lanzado un borrador de Anteproyecto de Ley de medidas sanitarias para la protección de la salud y la prevención del consumo de bebidas alcohólicas por menores. Esta iniciativa legislativa no parece estar basada en un análisis riguroso del problema ni haber tenido en consideración la libertad de los adultos, por lo que el sector vitivinícola ve con inquietud y preocupación la propuesta que, de salir adelante en los términos hasta ahora conocidos, ocasionará graves perjuicios, no sólo al sector vitivinícola, desde la producción a la distribución, sino también al conjunto de los ciudadanos adultos que verán coartada su libertad cuando pretendan, por ejemplo, continuar ejerciendo un consumo moderado y responsable del vino.

El vino, fruto de la viña y del trabajo del hombre, no debe considerarse como un simple bien de consumo, es un valor de nuestra civilización y un índice de la calidad de vida. Constituye un elemento básico y una de nuestras señas de identidad desde el punto de vista histórico, cultural, social y territorial, aparte de sustentar la economía y el tejido socioeconómico en numerosas comarcas de nuestro territorio.

La cultura del vino posee un conjunto innumerable de valores positivos, de los que, para su reconocimiento, ahora se destacan aquellos que merecen una especial atención:

1.- Vino y desarrollo rural: El sector vitivinícola tiene en España una gran trascendencia socio-económica, ya que lo sustentan más de 400.000 explotaciones agrarias, en una superficie de alrededor de 1,2 millones de hectáreas (el país con mayor superficie de viñedo del mundo), sosteniendo más de 30.000 empleos directos en la transformación y la comercialización, y más de otros 30.000 empleos indirectos en sectores económicos complementarios, facturando en total más de 5.000 millones de euros.

2.- Vino y medio ambiente: El viñedo configura un paisaje característico y perfectamente integrado en el medio natural y tiene una importancia capital en el mantenimiento del medioambiente, en especial en lo referente a la protección del suelo frente a los procesos erosivos. Además, la gran extensión de viñedo existente en España nos ofrece un doble beneficio medioambiental en la lucha contra el cambio climático: por un lado, como fuente de oxígeno y, por otro, como gran absorbente de gases de “efecto invernadero”.

3.- Vino y salud: Consumir vino de forma regular y moderada, tiene unas fórmulas saludables, que deben divulgarse con un mensaje fiable, correcto y rigurosamente científico, avalado por estudios, para evitar que se lancen mensajes erróneos que confundan al consumidor. Después de 1990 numerosos estudios médico-científicos han revelado que las personas que consumen cantidades moderadas y regulares de vino presentan incidencias muy inferiores en diversas enfermedades, especialmente las cardiovasculares.

4.- Vino y dieta mediterránea: El vino es uno de los alimentos tradicionales más importantes de la equilibrada dieta mediterránea, tan valorada y mundialmente reconocida por sus cualidades nutritivas y saludables. La gran riqueza y diversidad de nuestros vinos y viñedos contribuyen a dar un valor especial a nuestra dieta, adaptándose a los gustos y necesidades requeridas por el consumidor.

5.- Vino y promoción: El sector vitivinícola mantiene desde siempre un comportamiento comedido en materia de comunicación y publicidad. Sus contenidos y mensajes pretenden contribuir a la identidad cultural y gastronómica y van siempre orientados a un mejor conocimiento del producto. La publicidad del vino siempre ha promovido un modelo de consumo ordenado y tranquilo, no multitudinario ni dirigido a menores y poniendo en valor las características del producto. Por todo ello, el vino no puede ser acusado de fomentar el consumo desordenado y masivo a través de los medios de comunicación.

6.- Vino y consumo: El consumo de vino en España ha descendido de manera acelerada y considerable, pasando de más de 70 litros a 26 litros por persona y año en las tres últimas décadas. Esta realidad contrasta, paradójicamente, con el incremento de los problemas derivados del alcohol, y especialmente en los jóvenes, entre los que el vino no es, precisamente, la bebida protagonista. Numerosos estudios demuestran que la incorporación al consumo del vino se produce a una edad adulta, cada vez más tardía.

7.- Vino, Historia y cultura: La vid y el vino han tenido siempre un gran valor simbólico para el hombre, sobre todo en el marco de nuestra historia y cultura mediterráneas. A ellas han ido íntimamente ligados, tanto la divulgación del cultivo de la vid como el comercio del vino entre los distintos pueblos y civilizaciones que han desarrollado y dejado su huella en la península ibérica.

El legado artístico y cultural vinculado al vino que nos han transmitido dichas civilizaciones es inmensamente rico y se refleja en multitud de obras del arte en sus diversas manifestaciones (pintura, escultura, literatura, y más recientemente, también arquitectura) y de los intercambios comerciales y culturales (cultura agronómica y enológica, rutas de comercio, etcétera). El resultado de todo ello constituye para España una amplia tradición histórica y cultural difícil de igualar.

8.- Vino y educación: La familia es el marco idóneo para la transmisión del conocimiento del vino desde la adolescencia. Con la misma naturalidad y responsabilidad, esta iniciación familiar en el aprendizaje del vino debería tener su prolongación en el ámbito educativo. Asimismo, los mensajes públicos alusivos al producto, deberán ser coherentes y objetivos.

Resulta indispensable la formación sobre de patrones de consumo responsables y moderados como una fórmula legítima, eficaz y decisiva para contribuir a la prevención de los daños causados por un consumo abusivo o irresponsable de bebidas alcohólicas.

9.- Vino e información: Los efectos positivos de un consumo moderado del vino son ampliamente aceptados y respaldados por la comunidad científica. En el marco de una política de prevención, una información continua y veraz permitirá alcanzar los verdaderos objetivos de salud pública. En este contexto, es necesario transmitir con responsabilidad mensajes positivos, basados en los aspectos culturales, gastronómicos y medicinales del vino.

10.- Vino y su ley: El concepto de vino como alimento natural fue aprobado y refrendado por el Parlamento Español y recogido en la Ley 24/2003, de la Viña y del Vino, por lo que resulta argumento básico para otorgar a dicho producto un tratamiento diferenciado.”

Nos gustaría contar con tu opinión, ¿la compartes con nosotros?

Vía | El Mundo Vino En Directo al paladar | Etiquetas de alerta en las bebidas alcohólicas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos