El milagro de las piedras y las viñas de Cariñena se renueva este 2022 con 12 vinos prodigiosos

El milagro de las piedras y las viñas de Cariñena se renueva este 2022 con 12 vinos prodigiosos
Sin comentarios

Inviernos fríos y veranos muy cálidos, un paisaje semiárido, en el que soplan fuertes vientos del cierzo y la lluvia escasea, más allá de chubascos primaverales y tormentas de verano. En pleno valle del Ebro, los viticultores de la Denominación Cariñena miman cada viña como si fuera única, así nieve, llueva o truene.

Y en un terreno pedregoso, donde cualquiera podría pensar que es imposible cultivar nada, surge la vida y unas viñas que dan lugar a un vino extraordinario. Desde tiempos remotos, ya sabían que son precisamente esas piedras las que dan un carácter único al vino.

La cariñena es la única variedad de uva del mundo que toma el nombre de su lugar de origen

Las piedras restan carga orgánica al terreno, lo que obliga a las viñas a sobrevivir en condiciones extremas… Sufren, pero se hacen más fuertes. A su vez, las piedras permiten que el terreno mantenga la humedad de la escasa lluvia. Y, sobre todo, ese pedregal aporta unos aromas y sabores únicos a la vid. El resultado: uvas más concentradas e intensas, mucho más aromáticas que las cultivadas en otras zonas.

Junto a otras variedades que se han ido introduciendo poco a poco, la Denominación de Origen Cariñena, que este año celebra su 90 aniversario, apuesta por las variedades de uva autóctonas: garnacha, que en los últimos años está encandilando a los amantes del vino de todo el mundo, y la uva cariñena. Una curiosidad: esta uva, la cariñena, es la única variedad del mundo que toma el nombre de su lugar de origen.

Colección Premium 2022: 12 vinos elegidos en cata a ciegas

Como cada año, La Denominación de Origen Cariñena ha seleccionado 12 joyas de entre todos sus vinos: la ‘Colección Premium 2022 el Vino de las Piedras’. El sumiller Raúl Igual ha sido el encargado de realizar la selección, a través de una cata a ciegas. Según sus palabras, estos 12 vinos “representan cada persona y cada centímetro de tierra de una zona que está asentando unas bases hacia el futuro sin perder de vista las raíces”.

Raúl Igual, titulado en The Court of Master Sommeliers de Londres, es uno de los expertos más reconocidos de España y del mundo. Ha sido recientemente galardonado de nuevo como mejor sumiller de España en los International Wine Challenge Merchant Awards. Tras pasar por Zalacain y El Bulli, dirige en su ciudad natal, Teruel, su propio restaurante, Yain.

Momento De La Cata Ciega Realizada Por El Sumiller Raul Igual

El sumiller Raúl Igual ha realizado la selección: tres vinos blancos y ocho tintos, elaborados con monovarietales de cariñena y garnacha y algunos coupage

Su selección consta de tres vinos blancos que “saben interpretar las variedades de uva”, aunque, según explica el propio sumiller, “la selección de vinos tintos sin duda es la mas representativa de la región”. Así, la colección incorpora ocho tintos entre los que destacan monovarietales de cariñena y garnacha y algunos coupage que mezclan añadas y que utilizan variedades foráneas.

De acuerdo con la clasificación bioclimática de Winkler Amerine, el campo de Cariñena es una zona especialmente dotada para la elaboración de vinos dulces naturales. Y fueron muy tradicionales en el siglo XIX, aunque después se han ido abandonando. La colección Premium no se olvida del vino dulce al incorporar “una belleza en forma de mistela dulce de garnacha”, explica Igual. “Espero y deseo que sea el punto de partida de la recuperación de un estilo precioso”.

Blancos, diversidad en la copa

Blancos Carinena

Anayón Macabeo, de Grandes Vinos

Con un tono limón suave, con aromas florales, cítricos y de hierba fresca, este vino es equilibrado en boca, con muy buena acidez, y al tiempo intenso, con volumen y persistencia. No es de extrañar, pues Anayón Macabeo es un vino blanco con una crianza de seis meses en barricas de roble americano. Está elaborado con uva macabeo exclusivamente y marida muy bien con ensaladas y mariscos, pero también con carnes blancas. Nuestra apuesta: una ensalada de perdiz escabechada con granada y vinagreta de miel.

Las Margas Garnacha Blanca, de Bodem Bodegas

“Excelente trabajo de envejecimiento que respeta los aromas de juventud y permiten adquirir mayor complejidad y volumen”, dice de este vino el sumiller Raúl Igual.

Es el primer vino blanco elaborado por Bodem Bodegas, al 100% con uva garnacha. Las Margas Garnacha Blanca es fresco, pero al mismo tiempo ofrece todas las características del terroir: mineralidad, profundidad y una amplia longitud en boca. Este vino puede ser el perfecto acompañante de un tartar de salmón y aguacate o de una musaka de berenjena tradicional.

Elements Lluvia, de Ignacio Martín

Elements Lluvia es un vino blanco afrutado y seco, ligeramente amargo y aromático, “con un delicioso carácter de fruta blanca madura, flores blancas, recuerdos herbáceos y lácteos”, valora el sumiller que lo ha seleccionado para estar entre los 12 elegidos.

Con este vino, elaborado con uva garnacha blanca y moscatel de Alejandría, Bodegas Ignacio Martín ha querido homenajear al agua, escasa pero muy bien aprovechada en esta tierra. Una ensalada templada con carácter puede ser un excelente maridaje; por ejemplo, ensalada tibia de espárragos verdes con huevo poché o esta de hinojo, pera y queso de cabra.

Tintos, la máxima expresión del terruño

Tintos Carinena 2

Anayón Cariñena, de Grandes Vinos

“De estilo clásico, es un vino impecable”, dice el sumiller de Anayón Cariñena. “Un vino donde los aromas de fruta madura son acompañados por aromas terciarios y donde se vislumbra un largo envejecimiento y potencial de guarda”, añade.  Pertenece a Grandes Vinos, y representa el cuidado y el mimo para obtener un caldo que ofrezca la máxima expresión de la región.

Los aromas de frutas maduras, rojas y negras, de especias como la canela y la pimienta, de hierbas como el tomillo y la complejidad de la madera, hacen que este vino sea perfecto para acompañar unos picantones rellenos de manzana, ciruelas y piñones. Un maridaje perfecto para un día de celebración.

Anayón Garnacha, de Grandes Vinos

La colección cuenta con un segundo vino tinto, al margen de uno blanco, elaborado por Grandes Vinos. Como su nombre indica, para elaborar Anayón Garnacha emplea uva garnacha de viñedos de más de 75 años. De un color rojo rubí profundo con ribetes violáceos, “es un vino de intenso aroma a cereza pura, madura y jugosa que expresa la garnacha vieja, donde la barrica nueva de calidad no se oculta y ambos compiten por sobresalir”, explica Raúl Igual. “Cuando el vino se oxigena, ambos se unen mostrando una maravillosa elegancia y calidad, con volumen y cuerpo”.

Este vino marida bien con todo tipo de carnes rojas, como este solomillo de cerdo en hojaldre, carpaccios e ibéricos, e incluso se puede tomar para acompañar postres con chocolate negro.

Elements Tierra, de Bodegas Ignacio Martín

También hace doblete Bodegas Ignacio Martín en la colección Premium 2022 con este tinto. Con su particular homenaje a los elementos, Elements Tierra “es un vino redondo, con un ensamblaje impecable”, asegura el sumiller, quien aprecia tras la cata “un envejecimiento que le aporta aromas terrosos, pizarrosos y especiados. Se siente claramente, por un lado, la juventud y, al mismo tiempo, la madurez de la crianza”.

¿Y qué mejor armonía para este Elements Tierra que un lomo al horno con naranja, miel y mostaza o también una receta muy de la tierra, como este pollo en pepitoria?

Hacienda Molleda Cariñena, de Hacienda Molleda

Esta bodega familiar firma este monovarietal, que apuesta por la uva cariñena. ¿El resultado? Hacienda Molleda Cariñena es un vino en el que “la fruta negra madura y jugosa se entrelaza con aromas de café, caramelo y tabaco”, dice Raúl Igual. “El tiempo de envejecimiento y el carácter de juventud se encuentran en su punto óptimo”, añade.

Este vino marida muy bien con carnes rojas, arroces y pastas, queso y jamón… e incluso algunos pescados. Nuestra propuesta: un arroz con patatas y bacalao o unos tomates rellenos de carne.

Portada Pexels

Paniza Última Garnacha, de Bodegas Paniza

“La garnacha tinta, como uva perfectamente aclimatada a este clima, es capaz de dar vinos tan maravillosos como este, lleno de fruta roja madura, aromas de monte bajo y florales”, valora Raúl Igual. La peculiaridad de Paniza Última Garnacha es que Bodegas Paniza emplea para elaborarlo las últimas uvas garnachas que se vinifican en cada temporada, lo que le da su carácter único. Como casi únicas son las botellas, una edición limitada y enumerada.

Estamos ante un vino muy versátil a la hora de maridar. Es ideal para acompañar guisos de legumbres, estofados o asados, también carnes rojas a la brasa o en el aperitivo, con quesos de oveja. Nuestra sugerencia, brindar con él y acompañar un ragú de ternera tradicional.

Terrai OVC, de Bodegas Covinca

El proyecto Terrai es la apuesta de Bodegas Covinca por las variedades autóctonas, el respeto al campo y la agricultura tradicional. Elaborado con mazuela, como también se denomina a la uva tinta cariñena, Terrai OVC es “un vino con claro carácter de juventud que ha sido domado por una madera elegante que le aporta complejidad y le acompaña con sus aromas de canela y ahumados”. Es aromático, con notas especiadas, y en boca, gana volumen y resulta agradable y persistente al final.

Es perfecto para acompañar una gran variedad de platos y tapas, como unas mollejas de ternera a la plancha. En general, hace muy buena armonía con carnes de todo tipo.

Carinera Terruno

Torrelongares Gran Reserva, de Bodegas Covinca

Bodegas Covinca logra introducir dos de sus vinos entre los 12 seleccionados para la Colección Premium 2022. “El balance de las frutas rojas y negras maduras, con el tiempo de crianza en barricas, es impecable”, dice el sumiller de Torrelongares Gran Reserva.

El vino ha pasado 24 meses en barricas de roble francés y americano para continuar después su proceso de crianza en botella. Esa madera le aporta “complejidad a través de aromas de especias dulces, tabaco y ahumados, creando un equilibrio muy agradable y mostrando el potencial de envejecimiento que tiene la DOP Cariñena”.

Combina con carnes rojas asadas o a la parrilla, caza mayor (ciervo, jabalí, corzo), estofados y guisos de carne, foie-gras, embutidos ibéricos, quesos curados y azules. Nuestros platos propuestos: hamburguesa de ciervo o unas carrilleras de ternera estofadas.

Viñas Viejas de Paniza, de Bodegas Paniza

De acuerdo al sumiller Raúl Igual, es “un vino de carácter sutil, fino y elegante, que expresa un perfil delicado de garnacha como variedad representativa de los vinos de media crianza en Cariñena”. Presenta “aromas puros de cereza madura y guindas, que dejan entrever un carácter de cacao, madera, tabaco y suelo de bosque en un envejecimiento con barricas usadas para respetar la fruta”.

Entrantes de carne, patés, embutidos y carnes rojas y asadas constituyen el maridaje perfecto de Viñas Viejas de Paniza. Nuestra propuesta no puede estar más ligada al terruño: jarretes de ternasco asado de Aragón. Una armonía infalible.

Los golosos también brindan

Aromas Del Pilar

Aromas del Pilar, de Hermanos Torcal

La colección Premium 2022 de los vinos de las piedras no se ha olvidado de los vinos dulces. Incorpora una auténtica joya: Aromas del Pilar, un vino precioso para compartir. “Es una asignatura pendiente poner en valor las mistelas de Garnacha en Aragón”, reconoce el sumiller Raúl Igual.

“Su densidad y color profundo dejan intuir un vino de aromas de fruta concentrada, mermelada y violetas, con toques de tomillo y romero. En la boca es dulce y jugoso, sin ser empalagoso”, añade. Para acompañar esta mistela, os proponemos una riquísima (y típica) trenza de Almudévar.


Inicio