Publicidad

Cómo hacer el Bloody Mary perfecto

Cómo hacer el Bloody Mary perfecto
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Hace una semana, durante una visita a Asturias, tuve ocasión de visitar Soda 917, un interesante local dedicado a los cócteles donde aprendí cómo hacer el Bloody Mary perfecto por lo que aproveché para tomar nota de todos los detalles, para poder contaros cómo hacerlo en casa.

El local está situado en el cruce del Gobernador, lejos de los centros urbanos o lugares de paso, por lo que hay que ir expresamente para disfrutar del buen hacer de Kike, y dejarse aconsejar por él. Sin prisas, con tiempo para disfrutar, una visita a la que es probablemente la mejor coctelería de Asturias, es una experiencia más que recomendable.

Img 9389

En una vieja casa familiar, que fue tienda y que ahora está reconvertida en coctelería y decorada con gusto, con una iluminación tenue y una bien surtida variedad de licores, Kike y su mujer, -la pelirroja- atienden tras la experiencia de haber trabajado en el mítico Negroni de Barcelona a un público fiel que acude cada día para tomar el aperitivo o para tomar una o más copas

Historia del cóctel, ¿por qué se llama Bloody Mary?

No es seguro que fuera exactamente así, pero parece ser que fue un barman llamado Fernand Petiot, quien inventó este combinado en el Harry’s New York Bar de París en 1920, mezclando a partes iguales vodka y zumo de tomate. Posteriormente, cuando Petiot se trasladó a los Estados Unidos como jefe del Bar King Cole en el Hotel Saint Regis de Nueva York, cambió la fórmula refinando el cóctel, añadiendo sal y pimienta, zumo de limón, y toques de salsa Worthestershire (Perrins) y unas gotas de salsa Tabasco rojo.

Img 9356

El nombre de Bloody Mary era demasiado atrevido para la época, en especial para la clientela del hotel, por lo que el barman rebautizó el coctel como Red Snapper, aunque este nombre no es tan popular como el otro. Con ese nombre, Bloody Mary, -así se conocía a María Tudor o María I de Inglaterra-, se alude a esta princesa que se rebeló contra su padre Enrique VIII ocasionando muchas muertes que tiñeron de sangre las calles de muchas ciudades británicas.

Hoy este popular combinado se consume en todo el mundo, en especial antes de la hora de comer, siendo famosas sus supuestas propiedades contra la resaca tras una noche de excesos con el alcohol, debido a su contenido en vitaminas y porque también supone volver a ingerir una pequeña cantidad de este ingrediente.

Cómo hacer el Bloody Mary perfecto

Según nos cuenta Kike, a la hora de condimentar este cóctel, es fundamental un buen toque de salsa Perrins, muy poco Tabasco (dos gotas) para no pasarnos de picante agresivo y dos o tres vueltas de pimienta negra que completarán el efecto picante, para que quede en su punto.

Opcionalmente se puede añadir un chorrito de caldo concentrado de carne para potenciar el sabor. Agregamos también el zumo de limón, aproximadamente 15 ml y agitamos con un cubo de hielo para mezclar bien y enfriar.

Img 9374

Continuamos con el vodka, utilizando la medida del jigger pequeño o grande, en función de la proporción de alcohol que se desee incorporar. Lo habitual es utilizar una tercera parte de la cantidad de zumo de tomate que se vaya a usar. Para 210 ml de tomate, utilizaremos 70 ml de vodka y la proporción quedará en su punto. No obstante, con la experiencia de Kike el lo hace a ojo (y lo clava).

Para incorporar el apio y la sal, el barman nos recomienda utilizar sal de apio, que aporta el inconfundible sabor de la hortaliza, sin saturar (evitando de paso que su sabor nos pueda repetir). Además así incorporamos el toque salado. No obstante, para terminar la preparación, vamos a meter una ramita de apio dentro del vaso dejando que asome por fuera que servirá para remover nuestro Bloody Mary, como si fuera una cucharilla.

Img 9382

Ya sólo falta el zumo de tomate y agitar para que esté en su punto. El barman de Soda 917 nos recomienda airear bien el Bloody Mary, lanzándolo desde la coctelera al vaso dos o tres veces para terminar sirviéndolo en la copa, finalizando con la ramita de apio fresco. En caso de añadir hielo, hay que hacerlo al terminar de servir, sin echar más de dos cubitos para que nuestro Bloody Mary no quede aguado.

Datos de interés

Soda 917

El Gobernador. Cruce de Oles

Carretera vieja de Villaviciosa – Asturias

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir