Compartir
Publicidad

"Cuento las cosas como las contaría si tuviera a mi lector enfrente", entrevistamos a Su de Webos fritos

"Cuento las cosas como las contaría si tuviera a mi lector enfrente", entrevistamos a Su de Webos fritos
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace tiempo que tenía muchas ganas de entrevistar a Su, como conocemos en la blogosfera a Susana Pérez, creadora, junto a su marido, Jesús Cerezo, del blog Webos fritos. La razón principal es intentar transmitir con mi pequeña entrevista la dedicación y amor que tienen por la gastronomía y que expresan con cada cosa que hacen.

Un ejemplo es su blog con el que ganaron el mejor blog del público y el mejor blog gastronómico en los pasados premios Bitácoras 2010. Y no se han detenido ahí, también lo demuestran sobre el papel con su primer libro del que os hemos hablado, Recetas y momentos. Y como en estos días están firmando en la Feria del Libro de Madrid ejemplares de su libro he aprovechado para hacerle una entrevista y acercaros un poco más a una gran bloguera.

Portada de Webos fritos

  • Queremos conocerte un poco mejor, aunque seguro que todos tus seguidores ya lo saben. Cuéntanos, ¿cómo nace webos fritos y quién hay detrás del blog?

Webos fritos nace el 1 de Diciembre de 2007, como casi todos los blogs de una manera casual. Mi madre tiene un recetario de mi tierra, La Mancha, espectacular. Yo me movía con pasión absoluta entre recetas saladas, panes y dulces, y siendo mi marido fotógrafo aficionado decidimos en un primer momento recopilar todas las recetas para que el día de mañana mis hijas tuvieran un buen recetario de cocina con el que manejarse. Pasados unos meses, la idea inicial se convirtió en un proyecto serio vivido en familia. Tenemos la idea de que lo que se hace en casa en familia es como de ‘andar por casa’. Yo puedo demostrar que se pueden lograr unos resultados profesionales, cercanos y de calidad desde casa.

Detrás de este proyecto estoy yo misma a los fogones, en la redacción de las recetas y en la organización de estilismos y contenidos, y mi marido, Jesús Cerezo, se ocupa de la fotografía, de que todo esté perfecto y de buscar la mejor luz para que los platos estén lo más apetecibles.

  • ¿De dónde procede tu pasión por la cocina?

Sin duda alguna de ver a mi madre siempre metida en la cocina y disfrutando de la cocina de mercado. Es lo que yo he vivido, y además, me encanta comer.

  • Te conozco un poquito y sé que además de blogger, tienes niñas, trabajas mucho, y cuidas la casa, ¿cómo haces para llegar a todo?

Además de mi tiempo como blogger, y de ocuparme de mis hijas, mi trabajo es de mucha responsabilidad. Para ello el único truco que tengo es la ayuda de mi familia, madrugar siempre —encuentro placer en ello, incluso en fin de semana—, no pasar por el sillón ni ver la tele, y considerando que la cocina es mi propio spa, donde me relajo y recargo energías.

  • Tu cocina revela una gran pasión por el producto. ¿Por qué es tan importante una materia prima de calidad?

Para mí es algo prioritario, absolutamente imprescindible. No estoy hablando de productos necesariamente muy caros. Mis gustos son muy sencillos; por ejemplo, una buena patata asada con un chorreón de aceite de oliva virgen extra y una pizca de sal gruesa. Eso sí, la patata y el aceite, los mejores.
Siempre busco dentro de mi presupuesto, las ofertas de mercado, y voy con la mente abierta a hacer cualquier tipo de receta según me encuentre un buen producto de temporada.

  • Hay algo que me encanta, además de cuidar el producto, haces que las recetas parezcan (y sean) muy divertidas, ¿algún secreto para conseguirlo?

El formato blog facilita mucho este tema. Yo cuento las cosas como las contaría si tuviera a mi lector enfrente. Este estilo directo, sincero y claro ayuda mucho a los lectores a ponerse en situación. Organizando un poco el tema compra, estando en casa con tus ingredientes preparados, es muy fácil hacer de la cocina un placer divertido. A mi me relaja hasta volver a colocar todos mis cacharros en su sitio después de un día de cocina: termino cansada pero feliz.

  • ¿Eres consciente de que levantas pasiones gastronómicas en Internet?

Pues ahora que mis lectores vienen a las firmas de libros y aguantan sus colas, y al darte un abrazo les ves ligeramente nerviosos, es cuando he sido más consciente. Luego, pasado el primer momento y ya más relajados, me ven tal cual soy, Su de los webos, sin más. El éxito del blog radica en el equipo que tengo ayudándome, y en que yo soy como cualquier lector que se acerca a la cocina. Cuento las cosas desde el punto de vista de una mujer normal, sin una cocina fastuosa, que tiene a mano su Mercadona y su frutería favorita, sin una formación específica en hostelería. Si yo puedo hacerlo, cualquiera puede hacerlo, y mejor que yo. Eso sí, soy muy consciente de la repercusión de cada receta, y me muevo desde la más absoluta responsabilidad. Si yo pongo una receta, sale sí o sí, hasta al más principiante. Tengo muchas guardadas que no verán la luz porque tienen un alto porcentaje de que sólo les salgan a los más manitas.

  • Y de repente el libro ¿o fue algo meditado? ¿Cómo surgió el paso del blog al libro?

Absolutamente por sorpresa. Mi editora había seguido en silencio nuestro trabajo en el blog, desde casi sus inicios, y en noviembre 2010 se puso en contacto con nosotros y nos planteó la posibilidad de editar un libro, confiando en el proyecto desde antes de que estuviera si quiera meditado. A partir de ahí, por nuestra parte la preocupación y la responsabilidad de hacer un buen recetario, con la esencia de webos fritos, y unos capítulos sobre temas que siempre tratamos, y por parte de la editorial, la apuesta por un libro de calidad, con buen papel, con una excelente edición. Para el diseño apostaron por el trabajo de mi cuñado, José María Cerezo, que es un diseñador extraordinario, que captó enseguida la idea que teníamos.

Hojas del libro de webos fritos

  • ¿Qué no falta nunca en tu despensa? ¿Y qué te gustaría tener que no tienes o te resulta complicado conseguir?

En mi despensa no faltan nunca los ingredientes para hacer un sofrito: somos felices con los platos de cuchara. Y lo que me resulta más complicado es conseguir un pescado fresco a un buen precio: me encantaría vivir cerca de una lonja.

  • ¿Cuál es el utensilio básico que no falla nunca en tu cocina?

Desde hace unos meses mi cuchillo de titanio ha desplazado a todos mis cuchillos tradicionales, me tiene fascinada su corte…

  • Por último, ¿puedes darnos una receta sencillita pero resultona para los lectores de DAP?

Os dejo una que me gusta especialmente, se trata de unos bocados de gazpachos pobres.

gazpachos pobres

Los gazpachos manchegos son de origen pastoril, y es un plato maravilloso y contundente, hecho con liebre o conejo de campo, perdiz, ajos, pimiento, tomates, níscalos, aceite de oliva, laurel, tomillo y una torta de gazpachos —pan sin levadura—. Pero el plato que os presento tampoco son éstos. Sin embargo, en mi casa son los que se han hecho siempre: mi madre los conoce por mi abuela y mis tías, y yo les llamo pobres porque se hacen con los ingredientes más humildes que hay. Es un plato rico, muy sencillo, y con el sabor de las cosas de siempre.

Ingredientes para 4 personas

½ barra de pan de pueblo, con un par de días de antigüedad, 1 vaso de agua, 3 dientes de ajo, 1cucharadita de pimentón dulce de la Vera, ½ cucharadita de pimentón picante, 1 patata hermosa, un trozo de papada de cerdo, sal y unas uvas.

Preparación

1. Preparar una sartén un poco honda.

2. Cortar el pan en rebanadas como las patatas de hacer una tortilla y poner en un bol.

3. Poner a este pan un poco de agua por encima, para que este húmedo — muy poca —.

4. Pelar y cortar la patata como para tortilla.

5. Poner a freír en una sartén los 3 dientes de ajo, y la papada de cerdo cortada en trozos a la que le habremos puesto un poco de sal. No hace falta aceite, pues ella solita suelta lo suyo. Reservar en un plato. Sacar los ajos.

6. Freír la patata en este mismo aceite. Seguidamente poner el pan y dar a todo una vuelta en la sartén. A continuación añadir el pimentón y un vaso de agua, que absorberá el pan, pero quedará jugoso. Rectificar de sal si hiciera falta.

7. A continuación, con cierta maña, ir dejando que se tueste. Para darle la vuelta, hacedlo como si fuera una tortilla. De esta forma conseguimos una textura muy rica y jugosa por dentro.

8. Para servirla en el miniplato, ayúdate de un sacabolas de los que se utilizan para el helado.

9. Las brochetas, más fáciles imposible: uva, papada, uva.

Ya solo queda dar las gracias por el tiempo que nos ha dedicado contestando a estas preguntas a Susana. Y a los que nos seguís un consejo, si queréis conocer a una excelente bloguera y mejor persona tenéis una oportunidad más en la feria del libro el próximo domingo 12 a las 18:00 en la caseta 229 de Ciudadela libros.

En Directo al Paladar | Entrevista a Roberto González, El Pingue
En Directo al Paladar | Entrevista a Mario Sandoval

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos