Compartir
Publicidad

Hallan bacterias fecales en pantallas táctiles de McDonald's británicos (y nos recuerda la importancia de lavarse las manos)

Hallan bacterias fecales en pantallas táctiles de McDonald's británicos (y nos recuerda la importancia de lavarse las manos)
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguro que muchos recordáis cómo cuando éramos pequeños nos insistían constantemente en había que lavarse las manos después de ir al baño y antes de comer Sin embargo, me temo que ya de adultos a muchos se les olvida. Noticias como el hallazgo en Gran Bretaña de multitud de bacterias, entre ellas fecales, en las pantallas táctiles de McDonald's nos recuerdan por qué es tan importante la higiene de las manos, y más en un contexto alimentario.

El sector hostelero apuesta cada vez más por implementar innovaciones tecnológicas que mejoren la experiencia del público y sumen rentabilidad al negocio. Compañías como McDonald's hace tiempo que han instalado pantallas táctiles para que el cliente haga su pedido, pero quizá no nos hemos parado a pensar en la cantidad de bacterias que terminan acumulando después de pasar por tantas manos, por mucho que se desinfecten.

Todas las pantallas analizadas de seis locales tenían bacterias

Pantalla

Es el resultado de un estudio llevada a cabo por el medio británico metro.co.uk con un equipo de investigadores de la London Metropolitan University, que ha analizado ocho pantallas táctiles procedentes de seis McDonald's en Londres y Birmingham. Teniendo en cuenta que no es la primera vez que saltan noticias similares, era fácil sospechar que unas pantallas táctiles usadas a diario por centenares de personas podían acumular muchos microorganismos.

Pero el Dr. Paul Matewele, experto en microbiología, cuenta que él y su equipo se sorprendieron mucho de hallar tal cantidad de bacterias intestinales y fecales en todas las pantallas analizadas para el estudio, algunas de ellas potencialmente peligrosas por ser causantes de infecciones, como los enterococos, que habitan en el tracto gastrointestinal de humanos y algunos animales.

También se han hallado, entre otros microorganismos, bacterias de listeria y estafilococos, que pueden causar infecciones graves sobre todo a determinados grupos de riesgo, como personas con un sistema inmune débil, enfermos o embarazadas.

Estamos rodeados de microorganismos y bacterias, muchas de las cuales habitan en nuestro propio cuerpo, pero precisamente por ser invisibles se nos suele olvidar que están ahí, en cantidades que nos chocan un poco cuando nos las enseñan. Ya causó revuelo aquella imagen de una mano sin lavar; ahora, con la invasión de las pantallas táctiles en todo lo que nos rodea, hay que incidir en la importancia de una correcta higiene antes de comer.

Por mucho que la empresa cumpla con las normas sanitarias exigidas, asegurando que las pantallas se limpian y desinfectan a diario, es inevitable que vuelvan a ensuciarse rápidamente. Un local de comida rápida como las hamburgueserías de McDonald's tienen un flujo constante de personas, con muchas familias y niños que tocan todo, entran y salen del baño, se caen al suelo o llevan juguetes y objetos del exterior.

La mejor forma de evitar riesgos innecesarios en el día a día es lavarnos correctamente las manos con frecuencia, especialmente cuando vamos a manipular alimentos y llevárnoslos a la boca. Sobre todo si hemos usado antes una de estas pantallas; como ejemplo, hay que recordar que las pantallas de los teléfonos móviles actuales suelen estar muy sucias y pobladas de microorganismos.

¿Cómo lavarse las manos correctamente?

Manos

En nuestra sociedad puede que las posibles infecciones provocadas por una mala higiene no nos preocupe tanto, pero puede ser vital en países menos favorecidos. Por eso organizaciones como la FAO incluso celebran el Día Mundial del Lavado de Manos -15 de octubre-, para concienciar del papel clave que tiene este hábito como forma de prevenir enfermedades y salvar vidas.

También es un punto básico en cualquier manual de manipulador de alimentos, que todos los empleados en hostelería y en la industria alimentaria deberían cumplir. En el ámbito profesional hay que lavarse las manos numerosas veces a lo largo de la jornada -por ejemplo, después de tocar alimentos crudos, de estornudar o rascarse el pelo, de tocar dinero...-, y la población general también debería hacerlo.

Lo ideal sería manipular las pantallas táctiles públicas después de lavarnos las manos, pero al menos sí podemos controlar nuestra propia higiene en dos momentos clave: después de ir al baño y justo antes de empezar a comer. Y además es muy importante hacerlo bien, nada de un enjuague rápido o dejándonos las manos húmedas.

Manos2

¿Cómo lavarnos las manos correctamente? Los pasos en realidad son sencillos y no hace falta ningún desinfectante especial:

  1. Mojarnos o humedecernos las manos con agua.
  2. Depositar una porción suficiente de jabón o gel en la palma de una mano.
  3. Frotar ambas palmas manos entre sí.
  4. Frotar una palma con el dorso de la otra mano entrelazando los dedos, y viceversa.
  5. Frotar de nuevo las palmas entrelazando los dedos.
  6. Agarrar los dedos de ambas manos entre sí; frotar el dorso de los dedos de una mano con la palma de la otra, y viceversa.
  7. Frotar cada pulgar agarrándolo con la otra mano, mediante movimientos circulares.
  8. Frotar las puntas de los dedos en la palma de la otra mano, con movimientos circulares, y viceversa.
  9. Enjuagar abundantemente las manos con agua.
  10. Secar totalmente las manos con una toalla desechable.
  11. Cerrar el grifo con ayuda de la toalla.

El proceso completo dura menos de un minuto, y es fácil interiorizarlo. La idea es limpiar, frotando bien, todas las partes de las manos, incluyendo dedos y uñas. Y es fundamental secarlas bien, para lo cual parece que los secadores de aire caliente no son demasiado recomendables. Sheldon Cooper tiene motivos para evitarlos.

Nuestras manos pasan a diario por infinidad de objetos, superficies y materiales de todo tipo, tocando nuestro propio cuerpo y otros elementos que a su vez han sido manipulados por otras personas. Ingerir alimentos con las manos sin lavar, aunque parezcan limpias, es una práctica de riesgo que se puede evitar fácilmente.

Por eso también es importante lavar a conciencia alimentos como la fruta y la verdura, o desechar las latas, botes y envases de productos como las conservas. Han podido pasar por mil manos diferentes, y nunca sabemos qué podríamos estar llevándonos a la boca.

Fotos | iStock - Mike Mozart

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio