Compartir
Publicidad
Publicidad

Mimolette o Boule de Lille, cata de queso

Mimolette o Boule de Lille, cata de queso
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Mimolette es un queso de vaca que se produce en los Países Bajos donde se le da este nombre o bien Vieux Hollande. También se suele producir en Francia, al norte en Lille, y se le conoce como Boule de Lille. Este en concreto, por lo que me dijeron donde lo compre, viene de Francia. Así que también podríamos llamarlo Boule de Lille.

La leche que se utiliza para elaborar este queso en concreto de leche de vaca cruda (aunque también se hace con pasteurizada) y se comercializa con una curación de entre 6 y 24 meses. El que veis en la foto tiene aproximadamente unos 20 meses ya que a los que nos encanta este queso es mucho mejor comerlo envejecido. De ahí ese aspecto cuarteado y como en escamas, muy tipico de otros quesos con este periodo de curación.

Por otro lado, el aspecto anaranjado y que recuerda a otros quesos holandeses es debido a un colorante natural que se le añade durante el proceso de elaboración, el achicote.

Cata de queso. Mimolette

El queso por completo tiene forma de bola, suele pesar unos dos kilos. Un aspecto marrón grisáceo en la corteza y como con pequeños agujeros. La curación se realiza, no solo por el tiempo y condiciones ambientales, en este proceso se incorpora un ácaro del queso. Es el responsable de que el queso pueda respirar y curarse por dentro.

Seguramente lo que más me gusta de este queso es su sabor. Difícilmente llegaría a algún sitio sin destacar en ese aspecto. Pocos quesos producen el efecto de este queso. En aroma no destaca, pero es que el secreto lo guarda en boca.

Al introducir una pequeña lasca de queso es como si de una transformación lenta se produjese en el paladar. Empezamos con un sabor extra suave, muy fino, todo el mundo dice que es un sabor cercano a la avellana. El caso es que empieza con una minúscula percepción y va creciendo y creciendo, igual que una bola de nieve cayendo por la una ladera nevada.

Al final el sabor es intenso, ligeramente ácido que nos recuerda que comemos un queso de leche cruda, y de la misma forma que crece ese sabor muy potente también se va dismuyendo.

Yo os aconsejo tomar este queso como aperitivo acompañado de una cerveza fresquita, y siempre un queso extra viejo. Por ejemplo una Legado de Yuste, que es con la que me lo he comido yo mientras cocinaba.

En Directo al Paladar | El Grana Padano, cata de queso italiano
En Directo al Paladar | Quartirolo lombardo, cata de queso italiano

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos