Mousse de queso crema con cerezas en almíbar, el postre más fácil y fresquito para este verano

Mousse de queso crema con cerezas en almíbar, el postre más fácil y fresquito para este verano
Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
11 votos

¿Te apetece un postre fácil y fresquito para los meses de verano? Con este mousse ligero y su cobertura de cerezas en almíbar además sorprenderás a tu familia e invitados.

Con la llegada del calor apetecen postres ligeros y frescos que además sacien el antojo de algo dulce después de la comida. Eso es justo lo que te proponemos hoy, una cremosa mousse casera de queso crema coronada con unas jugosas cerezas en almíbar.

De origen francés, la mousse se caracteriza por su textura suave, aireada y cremosa gracias a su base de clara de huevo combinada con otros ingredientes cremosos como la nata líquida.

Nosotros hemos modificado la versión original agregando a esta preparación tradicional queso crema y una cobertura de cerezas en un almíbar ligero con unas irresistibles notas de vino de Jerez.

Ingredientes

Para 2 personas
  • Cerezas deshuesadas 250 g
  • Queso crema 150 g
  • Nata líquida 80 ml
  • Clara de huevo 2
  • Azúcar cucharadas 3
  • Gelatina en láminas 2
  • Vino de Jerez cucharadas 2
  • Zumo de limón cucharada 1

Cómo hacer Mousse de queso crema con cerezas en almíbar

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 30 m
  • Elaboración 15 m
  • Cocción 15 m
Fotojet

Para las cerezas en almíbar comenzaremos calentando en una cazuela 5 cucharadas de agua y una cucharada de azúcar. Cuando el azúcar se haya disuelto agregamos el vino de Jerez y dejamos evaporar el alcohol unos 30 segundos. Vertemos entonces las cerezas y el jugo de limón, y removemos. Dejamos cocinar a fuego vivo 4 minutos sin dejar de remover. Retiramos del fuego, pasamos las cerezas a un cuenco y las dejamos enfriar en la nevera durante 30 minutos.

Dejamos en remojo la gelatina en agua fría con hielo y calentamos la nata líquida en una cazuela. Retiramos la cazuela del fuego, agregamos la gelatina disuelta y removemos hasta que quede perfectamente integrada.

Montamos entonces las claras a punto de nieve y las reservamos en la nevera. Mientras tanto batimos el queso crema en un cuenco amplio junto con la nata líquida.

Incorporamos poco a poco las claras con ayuda de una espátula de silicona y haciendo movimientos envolventes para obtener una mousse más aireada. Conservamos la mousse en la nevera durante 30 minutos.

Servimos el postre como más nos guste y decoramos con más cerezas en almíbar, un poco de chocolate rallado, y si quieres darle un toque de frescor, unas hojitas de albahaca fresca, menta o hierbabuena.

11 votos

Con qué acompañar la mousse

Este postre tan fresco y cremoso a la vez es ideal para servirlo con un té verde con hierbabuena, ¡helado, por supuesto! Si, además, lo acompañas de unas galletas de mantequilla, la fiesta está servida.

En DAP | Mousse de limón
En DAP | Dulce de membrillo

Inicio