Compartir
Publicidad
Publicidad

Receta de la tarta de queso fresco con salsa de arándanos

Receta de la tarta de queso fresco con salsa de arándanos
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy le toca el turno a un postre muy ligero, perfecto para los que estén deseando bajar algún kilito para este verano y queráis sustituir las típicas tartaletas y la nata, la tarta de queso fresco con arándanos.

Se trata de un postre muy fresco que seguro que triunfa en las tardes de verano, incluso entre los más pequeños, a los que les darás un postre mucho más nutritivo basado en fruta y queso fresco.

Empecemos, los ingredientes que necesitas son:

Para la pasta: 200 gramos de harina, 100 gramos de mantequilla, 1 huevo, 1 cucharada de agua, sal y 25 gramos de azúcar.

Para la salsa de arándanos necesitaremos 150 gramos de arándanos, 25 gramos de azúcar, una cucharada de agua.

Y para el relleno de la tartaleta 500 gramos de queso fresco, medio litro de leche, 250 gramos de nata líquida, 25 gramos de azúcar y 6 hojas de gelatina fina.

Una vez tengas todos los ingredientes es el momento de prepararlo:

Primero vamos a hacer la pasta, forma una montaña con la harina y haz un hueco en el centro, donde pondráso la mantequilla, el huevo, el azúcar, la sal y la cucharada de agua.

Luego amasa con cuidado y haz una bola homogénea. Cuando esté lista métela en la nevera para reposar unas dos o tres horas. Al pasar esas dos horas precalienta el horno a unos 225º, coge un rodillo, extiende la masa y forra un molde con ella, luego mételo en el horno y déjalo cocer durante unos 15 minutos y déjalo enfriar.

Mientras se enfría templa la leche y mézclala con la nata y el azúcar, cuando esté tibia (no la dejes hervir) añade la gelatina, y cuando esta pierda consistencia retírala del fuego y ve añadiendo poco a poco el queso fresco en pequeños trocitos.

Una vez hayas terminado con todo el queso viértelo en el molde de la tarta e iguala bien para que la superficie quede lisa, luego mételo otra vez en la nevera hasta que se solidifique del todo.

Mientras se enfría en un recipiente mezcla la mermelada de arándanos con el azúcar y el agua, a mí personalmente me gusta poner arándanos enteros o a veces añadir frutas del bosque, como veis en la imagen aunque no es muy buena (no os preocupéis, las fotos irán mejorando, ya tengo cámara nueva).

Luego, cuando esté fría sólo tienes que cubrir el queso con la salsa y servirla muy fría.

En Directo al Paladar | La Clásica tarta de queso

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos