Publicidad

Receta exprés de caramelos toffee: para los golosos más impacientes

Receta exprés de caramelos toffee: para los golosos más impacientes
4 comentarios

Publicidad

Publicidad

En las confiterías inglesas es frecuente ver caramelos artesanos de muchos sabores, aunque los más conocidos son los clásicos toffees. Para prepararlos es cierto que se necesita controlar muy bien los puntos del azúcar y medir con termómetro, siendo una elaboración que requiere un cierto tiempo en la cocina. Así que hoy vamos a romper moldes y elaborar con esta receta exprés de caramelos toffee, unas deliciosos bocaditos en simplemente seis minutos.

Yo les he añadido antes de secar una pizca de sal maldón que les da un toque especial. Después podéis envolverlos con papel de celofán o de horno y presentarlos como un regalo hecho por vosotros mismos, que seguro los amantes de este tipo de golosinas os agradecerán.

Ingredientes

Para 24 unidades
  • Mantequilla 50 g
  • Leche condensada 120 ml
  • Sirope dorado o golden syrup 120 ml
  • Azúcar moreno 100 g
  • Mantequilla para engrasar 5 g
  • Sal maldón , un pellizco

Cómo hacer caramelos toffee

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 16 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 6 m
  • Reposo 8 h

Combinar todos los ingredientes, la mantequilla, el azúcar moreno, el azúcar blanquilla, el sirope de maíz y la leche condensada en un bol. Engrasar un molde cuadrado o rectangular que sea apto para microondas con mantequilla o spray desmoldante.

Cocinar durante seis minutos en el microondas, removiendo con una espátula cada dos minutos de cocción. Volcar la mezcla en el molde y dejarla enfriar durante una noche en una zona fría de la cocina.

Al día siguiente volcar la mezcla sólida en un papel sulfurizado y cortar en cuadrados o rectángulos con un cuchillo bien afilado. Envolverlos en papel de celofán o de horno y conservarlos en un recipiente hermético en un lugar fresco.

Caramelos toffee exprés

Con qué acompañar los caramelos toffee exprés

Esta receta exprés de caramelos toffee es ideal para acompañar un café o como un bocadito para cuando nos apetece algo dulce. Quedan más blandos que los caramelos originales, pero con un sabor muy rico.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir