Compartir
Publicidad

Pavo lechado

Pavo lechado
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Cuando haces un pavo al horno corres el riesgo de que salga un poco duro, para ello hay una solución simple y que además dará a tu guiso un toque especial en el sabor. El truco está en que el pavo pase doce horas sumergido en leche, al estilo de Cleopatra, pero con leche de vaca.

Ingredientes 1 pavo mediano, 1 litro de leche, ciruelas pasas, un puñadito piñones, un puñadito de pasas, un chupito de jerez, 10 patatas pequeñas, 2 cebollas, 1 cabeza de ajos, romero en polvo y romero en rama, sal y pimienta.

La preparación La noche anterior al guiso debes introducir el pavo en un recipiente que lo cubra (una olla) y verter el litro de leche dentro (si el pavo es muy grande, quizá necesites más leche). Esto dará a la carne una suavidad en la textura y en el aroma.

Al día siguiente saca el pavo y escúrrelo. Salpimenta al gusto y espolvorea con el romero, a continuación introduce en sus entrañas dos dientes de ajos machacados, una ramita de romero, las ciruelas, las pasas y piñones.

Con hilo de cocina y aguja cierra la overtura. Prepara la bandeja del horno cubierta de aceite de oliva y pon en el centro el pavo. Seguidamente parte las cebolla por la mitad y pon cada trozo en cada una de las esquinas de la bandeja y al lado de cada trozo de cebolla un diente de ajo machacado. Mételo en el horno a unos 200 grados, poco después baja de 170 a 180 grados para que la cocción sea más lenta.

De vez en cuando abre el horno y con una cuchara recoge aceite de la bandeja y viértelo sobre el pavo. Mientras tanto, parte las patatas en sentido trasversal, sin quitarle la piel y las salpimentas.

Al cabo de 60 minutos o para mayor seguridad cuando empiece a dorarse, introduce las patatas poniéndolas boca arriba, riégalas con un poco de aceite de la bandeja, vierte también encima del pavo el chupito de jerez. La temperatura debe estar ahora a 170 grados como máximo. En más o menos 30 minutos estará listo.

La degustación Cuando sirvas este pavo acompañado de las ciruelas, pasas, piñones, patatas al horno y con tu toque personal en la presentación, se quedaran maravillados. Pero cuando lo degusten, no hay duda te felicitarán por tu labor en la cocina y pensarán cuando volverás a realizar el guiso.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos