Publicidad

Risotto de ajo negro con crujiente de Parmesano. Receta para enamorar

Risotto de ajo negro con crujiente de Parmesano. Receta para enamorar
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Hace años que hago este risotto de ajo negro con crujiente de Parmesano y nunca deja de sorprenderme su suave textura y su potente sabor. Es una receta para enamorar, perfecta para una comida o cena romántica de San Valentín, si eres de los que celebrar la ocasión, para una celebración o para darse un homenaje.

Tiene poca complicación y es muy lucida, así que apostar por ella es un valor seguro. El crujiente de Parmesano se prepara en cero coma y el risotto no lleva más que remover y añadir caldo de vez en cuando. Lo importante es saber darle el punto al arroz, algo que solo se aprende con la práctica, pero que vamos a intentar explicarte lo mejor posible para que bordes este risotto de ajo negro con crujiente de Parmesano desde ya mismo.

Ingredientes

Para 2 personas
  • Cebolla 100 g
  • Caldo de verduras 700 ml
  • Dientes de ajo negro (una cabeza entera) 10
  • Mantequilla 40 g
  • Queso Parmesano 60 g
  • Arroz arborio 200 g
  • Lima 1
  • Vino blanco (seco) 50 ml
  • Sal (opcional)

Cómo hacer risotto de ajo negro con crujiente de Parmesano

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 35 m
  • Elaboración 15 m
  • Cocción 20 m
  • Reposo 3 m

Rallamos el queso Parmesano y preparamos los crujientes colocando cuatro pequeños montoncitos sobre una baandeja de horno cubierta con un silpat o con papel sulfurizado. Horneamos a 180ºC durante 5 minutos o hasta que comiencen a dorarse. Dejamos enfriar hasta el momento de servir.

Trituramos los dientes de ajo junto con el caldo de verduras, lo transferimos a una cacerola y lo mantenemos caliente a fuego muy suave mientras continuanos prepararando el resto de ingredientes. Lo siguiente será pelar y cortar la cebolla brunoise fina y pocharla en una cacerola usando la mitad de la mantequilla como grasa.

Cuando la cebolla esté traslúcida añadimos el arroz, removemos y sofreímos un minuto. A continuación agregamos el vino blanco, aumentamos la potencia del fuego y dejamos que se evapore el alcohol antes de empezar a añadir el caldo. Esto lo haremos cazo a cazo, sin añadir el siguiente hasta que el arroz haya absorbido todo el líquido.

Removemos durante todo el proceso para que el arroz suelte su almidón y ligue los granos, convirtiéndolo en un cremoso bocado. A los 18 minutos nuestro risotto estará casi listo y solo nos quedará incorporar el queso Parmesano rallado y el resto de la mantequilla. Removemos, ajustamos el punto de sal si lo consideramos necesario y dejamos reposar unos minutos antes de servir con los crujientes de Parmesano y ralladura de lima por toda la superficie.

Paso A Paso Risotto De Ajo Negro

Con qué acompañar el risotto de ajo negro con crujiente de Parmesano

Este risotto de ajo negro con crujiente de Parmesano es contundente y no requiere de mucho acompañamiento. Lo que le sienta de maravilla es una copa de vino blanco seco bien fresco y buena compañía al otro lado de la mesa con quien disfrutar de él. Lo demás es totalmente prescindible.

En Directo al Paladar | Risotto de queso Cheddar. Receta
En Directo al Paladar | Receta de mousse de espárragos. Un clásico renovado para San Valentín

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir