Receta argentina de milanesa a la napolitana, el filete empanado de las dos mentiras

Receta argentina de milanesa a la napolitana, el filete empanado de las dos mentiras
Sin comentarios
3 votos

Un buen puñado de recetas a costa de filetes empanados llevan presentes en nuestra vida desde hace décadas. Imposible olvidar aquellos que nos llevábamos a la playa, pero tampoco podemos prescindir del clásico san jacobo, de los cordon bleu o del más moderno cachopo asturiano, ahora mil veces replicado.

Sin embargo, del otro lado del charco llega la milanesa a la napolitana, un plato que ni es milanés ni es de Nápoles, sino que es una receta clásica de la cocina argentina donde se corona un filete empanado con una ración generosa de queso.

Puede ser mozzarella, que suele ser lo más habitual, pero también se puede hacer con queso provolone u otro queso fresco y fácil de fundir que tengamos por casa. El secreto, más allá de espalmar —aplanar— bien la carne está en que el rebozado sea ligero pero crujiente.

Receta fácil donde las haya, parte del encanto de esta milanesa está en que sea jugosa y crujiente a partes iguales, además de permitirnos hacer una cena fácil y rápida en cuestión de minutos y que gusta a toda la familia, con algunos ingredientes que podemos también modificar al gusto, como puede ser la salsa de tomate frito.

Ingredientes

Para 1 unidades
  • Filetes de ternera fino y grande 1
  • Huevo para el empanado 2
  • Harina de trigo para el empanado
  • Pan rallado para el empanado
  • Mozzarella fresca 1
  • Albahaca hojitas 4
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Orégano seco al gusto
  • Aceite de oliva para freír
  • Salsa de tomate 30 ml

Cómo hacer milanesa a la napolitana

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 15 m
  • Elaboración 5 m
  • Cocción 10 m
  • Reposo 5 m

Espalmamos el filete entre papel sulfurizado de horno hasta que doble el tamaño y el filete quede bien plano y fino. Una vez espalmado, salpimentamos al gusto.

Empezamos nuestro rebozado pasándolo por harina, huevo y pan rallado, procurando eliminar los excesos de las tres pasadas y evitando rebabas. Mientras lo empanamos, calentamos abundante aceite de oliva a 170 ºC y precalentamos el horno a 180 ºC.

Cuando el aceite esté caliente, freímos nuestra milanesa durante un par de minutos por cada lado, lo suficiente para que esté tostada —pues se terminará de cocinar en el horno—. Mientras la carne se fríe, cortamos la mozzarella en rodajas y la dejamos escurrir sobre papel absorbente para eliminar el exceso de agua.

Retiramos nuestra milanesa de la sartén, la escurrimos en papel absorbente por ambos lados y la ponemos en una rejilla de horno para que escurra el resto de grasa.

Cuando el horno ya esté caliente, ponemos una bandeja en él y montamos nuestra milanesa añadiendo salsa de tomate frito, orégano seco y la mozzarella cortada en rodajas. Horneamos durante 180 ºC con calor arriba y abajo durante tres o cuatro minutos, hasta que la mozzarella haya fundido ligeramente.

Retiramos del horno, colocamos al gusto unas hojitas de albahaca fresca y servimos inmediatamente.

3 votos

Feoguane Martillo ablandador de Carne - Herramienta para mazo de Carne - Robusto mazo de Carne de Acero Inoxidable para Ternera y Pollo - Ablandador de Carne Apto para lavavajillas

Con qué acompañar la milanesa a la napolitana

Debido a su tamaño, la milanesa a la napolitana es un plato principal a compartir, así que recomendamos que sea plato único o, como mucho, que sirvamos un poquito de arroz blanco como primer plato, pues es una receta contundente que por el empanado y el queso sacia bastante.

Además, con el contrapunto del tomate frito, tendríamos casi un plato combinado en cuestión de minutos. Otra alternativa es freír también un par de huevos y terminar de rematar la receta con un término muy argentino como es el 'huevos a caballo', que no es más que añadir el par de huevos sobre el filete.

En DAP | Filete empanado: siete trucos para transformar este clásico en un bocado gourmet
En DAP | Arroz a la milanesa

Temas
Inicio