Compartir
Publicidad

Receta fácil de frittata mediterránea, porque comer o cenar solos no es una excusa para no cocinar

Receta fácil de frittata mediterránea, porque comer o cenar solos no es una excusa para no cocinar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sé que a mucha gente le produce pereza cocinar para uno mismo, sobre todo si hay falta de costumbre. A la larga podemos adquirir el mal hábito de comer cualquier cosa, o, lo que es peor, tirar de precocinados. Pero hay muchas recetas que podemos preparar rápidamente para seguir disfrutando de la cocina, y esta frittata mediterránea es un buen ejemplo.

A mí me toca comer sola muchas veces y procuro no complicarme demasiado con platos sencillos pero que sean nutritivos. Las recetas con huevo son mi gran salvación, además de saludables ofrecen mucho juego para variar las elaboraciones. Esta frittata se me antojó después de probar un plato similar en Viena, en el que el toque del tomate seco y el queso por encima marcan sin duda la diferencia.

Ingredientes

Para 1 personas
  • Huevo 2
  • Clara de huevo (opcional) 1
  • Leche o bebida vegetal 50 ml
  • Tomate seco en aceite o rehidratados 3
  • Apio pequeño y fino (tallo central) 1
  • Calabacín no muy grueso 0.5
  • Champiñones pequeños 4
  • Orégano seco al gusto
  • Tomillo seco al gusto
  • Ajo granulado al gusto
  • Queso feta o de rulo de cabra (cantidad aproximada) 25 g
  • Perejil fresco o albahaca
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Limón 1

Cómo hacer frittata mediterránea

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 25 m
  • Elaboración 5 m
  • Cocción 20 m

Esta receta se puede preparar en el horno o cocinar directamente sobre el fuego. Si no vamos a hornear nada más ese día, no creo que merezca la pena encenderlo. Usando una sartén de hierro fundido estilo skillet queda de lujo, pero cualquier otra sartén de calidad nos servirá. Dependiendo del diámetro nos saldrá una frittata más fina o más gruesa.

Lavar muy bien y secar las verduras. Picar fino el apio, retirando los filamentos, y reservar las posibles hojas que tenga para el aderezo final. Cortar los champiñones en tiras o láminas y el calabacín en cubitos pequeños. Picar los tomates secos. Recordemos que deberán estar rehidratados; si los hemos comprado completamente secos hay que dejarlos a remojo en agua o aceite al menos 1 hora.

Batir los huevos ligeramente en un cuenco con una pizca de sal, pimienta negra y la leche. Podemos añadir una o dos claras, si tenemos un bote de claras abierto o alguna que nos haya sobrado de otra preparación, pero no es necesario. Reservar.

Calentar un poco de aceite en la sartén y dorar a fuego medio el apio picado con el tomate seco. Añadir el calabacín con una pizca de sal y dejar que coja color, salteándolo a fuego vivo. Agregar los champiñones, un chorrito de zumo de limón, ajo granulado, orégano y tomillo, y cocinar unos minutos hasta que pierdan el agua. Retirar a un plato.

Engrasar un poco más la sartén si fuera necesario y echar la mezcla de huevo, a fuego medio-bajo. Extender bien y dejar que empiece a cuajar ligeramente, apenas un minuto. Repartir las verduras por encima y tapar para que termine de cocinarse. También podemos dejar las verduras y echar el huevo encima, pero así quedan más visibles.

Servir con perejil y las hojas de apio lavados y picados, queso desmenuzado, ralladura de limón y pimienta negra recién molida. Se puede dejar el punto de cocción del huevo al gusto.

Frittata. Pasos

Con qué acompañar la frittata mediterránea

Esta frittata mediterránea es sabrosa, saciante y completa, sin resultar pesada, perfecta tanto para el almuerzo como la cena. Si queremos completar más el menú solo tenemos que añadir un poco de buen pan a la mesa, alguna ensalada ligera -o simplemente un par de tomates partidos, brotes frescos...- o una crema suave de primero. También podríamos usarla como relleno de un delicioso bocadillo, si tenemos que comer fuera de casa.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio