Receta de costillas de cerdo guisadas, un platazo completo para los días de frío

Receta de costillas de cerdo guisadas, un platazo completo para los días de frío
Sin comentarios
12 votos

En DAP somos muy aficionados a las costillas, un terreno jugoso y magro que necesita algo de cariño para sacar todo su partido, sobre todo cuando hablamos de costillas de cerdo.

Normalmente las hemos hecho asadas, bien ser al horno a la manera tradicional o cogiendo el estilo americano y llevándolas al mundo de la barbacoa.

Sin embargo, pocos platos pueden ser más irresistibles como unas costillas de cerdo guisadas, primas hermanas del arroz con costillas, y que siempre apetece, para variar un poco el típico plato de guiso con patatas con carne de la abuela.

En este caso empezamos la receta con costillas frescas, pero podéis comprar costillas adobadas si lo preferís porque el resultado será igual de bueno.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Costillas de cerdo con palo 8
  • Patata mediana 4
  • Cebolla 2
  • Diente de ajo 2
  • Pimiento rojo 1
  • Pimentón dulce cucharadita 1
  • Tomillo fresco ramita 1
  • Vino blanco vaso 1

Cómo hacer costillas de cerdo guisadas

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 1 h 45 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 1 h 35 m

Pelamos y cortamos los ajos y las cebollas en brunoise, quitar las semillas y cortar el pimiento también en brunoise.

Ponemos en la cacerola cuatro cucharadas de aceite de oliva, marcar a fuego medio-alto las costillas por todos sus lados bien dorados y reservamos.

En ese mismo aceite sofreímos a fuego medio la cebolla, el ajo y el pimiento rojo. Cuando el sofrito esté seco y bien cocinado añadimos el pimentón, movemos cinco segundos y agregamos el vino blanco.

Evaporamos el alcohol, chascamos las patatas en el tamaño deseado, ponemos las costillas, cubrimos con agua y llevamos a ebullición, tapado a fuego bajo durante al menos una hora para que las costillas queden blandas.

Si fuera necesario se puede añadir un poco mas agua durante la cocción. Se puede arreglar la textura del guiso aplastando alguna patata para engordar la salsa. Servimos bien caliente.

12 votos

Victorinox 76079, Peladores Unisex, Negro, Unica

Con qué acompañar la costillas de cerdo guisadas

Contundencia es el apellido de esta cazuela que, a lo sumo, solo pide un poco de pan y una buena siesta. Si queremos, para hacer más fresco el envite, acompañamos de una ensalada verde o de algún aperitivo ligero para abrir boca.

En DAP | 33 formas de cocinar costillas de cerdo para chuparse los dedos, literalmente
En DAP | Carne guisada con patatas: receta tradicional reconfortante para mojar pan

Temas
Inicio