Compartir
Publicidad

Receta de espinacas de Cuaresma

Receta de espinacas de Cuaresma
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuántos años me pasé disfrutando de las espinacas de mi madre sin saber que eran un plato tradicional del ayuno previo a la Semana Santa. Revisando el delicioso recetario 'La Cocina del Cielo' de Carmela Miceli, encontré esta receta de espinacas de Cuaresma inspirada en nuestra tradición culinaria, que simplemente he adaptado un poco a mi gusto.

Pocos secretos guarda este plato humilde, salvo utilizar ingredientes de buena calidad y adaptar los tiempos de cocción al gusto. Las anchoas sin duda dan un toque de sabor fantástico que combina de maravilla con las pasas y los piñones; podéis cortarlas en piezas más grandes o machacarlas para que se integren mucho mejor.

Ingredientes

Para 2 personas
  • Espinaca fresca 600 g
  • Anchoas en aceite de oliva 6
  • Uvas pasas de corinto o sultanas 50 g
  • Piñones 40 g
  • Diente de ajo 1
  • Vino blanco 50 ml
  • Pimienta negra molida
  • Hinojo seco o comino molido
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal (opcional)

Cómo hacer espinacas de Cuaresma

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 30 m
  • Elaboración 5 m
  • Cocción 25 m

Limpiar con agua las espinacas y escurrirlas bien, en el caso de que no vengan ya lavadas. Trocearlas o picarlas un poco con un cuchillo si son muy grandes, aunque personalmente me gusta dejar las hojas enteras. Poner agua a hervir en una olla grande y cocerlas pocos minutos, lo justo para que pierdan volumen. Escurrir y enfriar rápidamente.

Calentar un poco de aceite en una sartén y dorar ligeramente el diente de ajo bien picado. Incorporar las anchoas troceadas o picadas y dejar que suelten su aroma. Añadir las pasas y los piñones, regar con el chorrito de vino y saltear hasta que se evapore el alcohol. Añadir las espinacas, dar un golpe de pimienta y rehogar el conjunto unos 5-10 minutos. Servir con un poco de hinojo molido o comino, pimienta recién molida y sal, pero cuidado que las anchoas ya habrán dado su toque salado.

Espinacas de Cuaresma. Pasos

Con qué acompañar las espinacas de Cuaresma

Estas espinacas de Cuaresma son un plato muy sencillo, rápido y nutritivo, en el que el salado de las anchoas y el dulce de los frutos secos contrastan de forma muy agradable al paladar. Se practique la vigilia o no, una opción muy recomendable para un primer plato o una cena ligera. Podríamos completar las raciones con huevos, por ejemplo pochándolos en la propia sartén tapada, o cocidos aparte. Sirviendo raciones más pequeñas es un excelente plato de guarnición para carnes o pescados. También irían muy bien con legumbres, especialmente garbanzos.

En Directo al Paladar | Receta de cuinat. Guiso ibicenco de Viernes Santo con verduras y legumbres
En Directo al Paladar | Garbanzos con espinacas. Receta tradicional

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos