La mejor receta de canelones de pollo, fácil y con el truco rápido para que queden perfectos

La mejor receta de canelones de pollo, fácil y con el truco rápido para que queden perfectos
Sin comentarios
7 votos

No sabemos a ciencia cierta cómo llegaron los canelones a nuestra vida, pero sí es cierto que esta pasta rellena de origen italiano y hermana de la lasaña —o lasagna— nos ha dado grandes momentos de gloria en la cocina como los canelones de espinacas, los canelones de pescado y marisco, los míticos canelones rossini o los no menos clásicos canelones a la catalana.

La esencia es siempre la misma en este plato: placas de pasta cocida que se rellenan y enrollan, metiéndose en el horno con generosas capas de salsa bechamel y salsa de tomate y añadiendo queso en su parte superior para que queden los canelones gratinados.

Bandera de la cocina italiana y de las recetas de pasta, estos canelones de pollo son fáciles de resolver para una comida, baratos y además nos permitirán aprovechar las sobras —si las hubiera— de un pollo asado o de una pechuga de pollo cocida.

Aunque es una receta que vamos a hacer principalmente con pollo, podéis hacerla más ligera o más verde si metemos espinacas, calabacín, acelgas, brócoli u alguna otra verdura en su paso a paso y preparación para estos canelones gourmet.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Placas de lasaña precocidas 16
  • Pollo asado o cocido 400 g
  • Cebolla 2
  • Champiñones 8
  • Salsa de soja 25 g
  • Salsa bechamel 180 g
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Harina de trigo 60 g
  • Mantequilla 60 g
  • Leche 600 g
  • Nata líquida para cocinar 150 g
  • Queso rallado 150 g

Cómo hacer canelones de pollo

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 1 h 30 m
  • Elaboración 20 m
  • Cocción 1 h 10 m

Primero hacemos la bechamel que necesitamos para el relleno. Para ello cocinamos la mantequilla con la harina durante cinco minutos y añadimos la nata y la leche en tres partes. Cocinando todo junto para que la harina deje de saber y reservamos templada.

Pochamos la cebolla picada en una sartén con un chorro de aceite de oliva durante diez minutos y añadimos los champiñones picados, cocinando cinco minutos más a fuego medio-alto.

Agregamos el pollo desmigado, la salsa de soja y la bechamel y cocinamos todo el conjunto durante siete minutos más (este es el truco para que queden bien melosos).

Corregimos de sal y pimienta y enfriamos en una bandeja tapado con film transparente en contacto con el relleno. Si queremos, disponemos en una manga pastelera para rellenar más fácil los canelones.

Luego, cuando estén las placas de los canelones hidratadas, las disponemos en una tabla, colocamos el relleno a lo largo de un extremo ayudados con la manga pastelera y envolvemos el canelón hasta que quede bien cerrado.

En una bandeja para horno, disponer cuatro o cinco cucharadas de bechamel en la base de la bandeja y colocamos ordenadamente los canelones encima. Napamos (tapar totalmente) los canelones con la bechamel que teníamos hecha y esparcimos el queso para gratinar por encima.

Metemos al horno unos 15 minutos con grill y ventilador a 225 ºC hasta que estén bien gratinados y servimos bien calientes en una fuente o en cuencos de barro individuales.

7 votos

CukkiCakes 100 Mangas Pasteleras Desechables Profesionales (Tamaños: 30/47/53cm) - 100% Reciclables – Capa Extra Gruesa (0.08mm)

Con qué acompañar los canelones de pollo

Suficiente carta de presentación son como para no necesitar guarnición, pues son un potente plato principal para resolver la comida, aunque una ensalada, algún aperitivo o un postre fácil y rápido serán compañías suficientes para estos canelones de pollo imprescindibles.

En DAP | La receta de canelones de mi abuela: la elaboración casera más tradicional sigue siendo la mejor
En DAP | Canelones de rabo de toro, la receta con que dar la nota esta Navidad

Temas
Inicio