Publicidad

13 recetas con pechugas de pollo para mantener el propósito de comer ligero (sin aburrirnos de tanta pechuga a la plancha)

13 recetas con pechugas de pollo para mantener el propósito de comer ligero (sin aburrirnos de tanta pechuga a la plancha)
2 comentarios
HOY SE HABLA DE
22 votos

Ya han pasado un par de meses desde el comienzo del año y muchos estaréis cansados de hacer dieta. Por si queréis seguir, os propongo estas nueve recetas con pechugas de pollo para mantener el propósito de comer ligero (sin aburrirnos de tanta pechuga a la plancha).

No todas son recetas de dieta, pero la carne de pollo y la de pavo son carnes con muy poca grasa y si no abusamos de las salsas, todas nos pueden venir muy bien para los días que nos toque proteína en el menú. Evidentemente, no hemos puesto recetas con frituras ni con salsas de las que exigen mojar pan, por más que podamos echarlas de menos...

1. Pechugas al horno súper jugosas

Ingredientes

Para 2 personas
  • Pechuga de pollo 2
  • Agua tibia 1 l
  • Sal 75 g
  • Aceite de oliva virgen extra 20 g
  • Zumo de limón 5 ml
  • Mostaza de Dijon 30 g
  • Pimienta negra molida una pizca
  • Pimentón dulce cucharaditas 2
  • Pimentón picante media cucharadita
  • Comino molido media cucharadita
  • Ajo en polvo media cucharadita

Cómo hacer pechugas de pollo al horno súper jugosas

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 40 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 30 m
  • Reposo 30 m

Limpiamos bien las pechugas, retirando las grasa y los tendones, y secamos con papel de cocina. Disolvemos la sal en el agua dentro de un recipiente amplio y sumergimos las pechugas, que queden totalmente cubiertas. Dejamos reposar en la salmuera entre 30 minutos y una hora. Si hace calor, mejor en la nevera. Transcurrido el tiempo de reposo retiramos las pechugas de la salmuera. Colocamos en una fuente de horno, bien secas, y rociamos con el aceite de oliva virgen extra. Añadimos el zumo de limón, la mostaza y una pizca de pimienta negra. Espolvoreamos con el resto de especias (los dos tipos de pimentón, el comino y el ajo en polvo) y frotamos las pechugas por todos lados para que queden bien cubiertas. Introducimos la fuente con las pechugas en el horno, precalentado a 200ºC con calor arriba y abajo, y cocemos durante 25-30 minutos. Volteamos a media cocción para que se hagan de manera uniforme. Retiramos del horno, cortamos en rodajas y servimos inmediatamente.

22 votos

Receta completa | Pechugas al horno súper jugosas

2. Pechuga de pollo congelada cocinada en 30 minutos

1366 2000 1

El pollo es un gran aliado para cuando queremos mantener una dieta saludable ya que es una carne baja en grasa, en especial cuando elegimos la pechuga. Tanto es así que siempre tengo pechugas congeladas en casa y con ellas puedo preparar una receta deliciosa en menos de 30 minutos, del congelador a la mesa.

  • Ingredientes: Pechugas de pollo congeladas, pan rallado, queso parmesano, cebolla crujiente y pimentón

  • Elaboración: Sacamos las pechugas del congelador y ponemos el horno a precalentar con calor arriba y abajo a 220º. En unos cinco o diez minutos, el horno estará listo para hacer su trabajo. En ese tiempo, vamos a preparar las pechugas para que queden en su punto. Lo primero, las colocamos en la fuente o plancha donde las vayamos a hornear, así, congeladas, directas desde la bolsa. Para que queden jugosas por dentro y con un agradable crujiente especiado en el exterior, vamos a preparar una mezcla de pan rallado, queso parmesano, cebolla crujiente y pimentón, que las protegerá del horneado y a la vez las dejará perfectamente condimentadas. Para que se una bien, añadid un poco de aceite de oliva a la mezcla y removed bien. Podéis usar hierbas aromáticas o cualquier ingrediente de vuestro gusto. Barnizamos un poco las pechugas con aceite de oliva y espolvoreamos nuestra mezcla de condimentos y mezcla de pan. También se puede optar por dar esa capa de "barnizado" con mostaza en lugar de con aceite, si os gusta un sabor más potente. Después, cubrimos las pechugas con la mezcla de pan, queso y especias y apretamos un poco con las manos para que se pegue bien. Metemos las pechugas en el horno cuando estén ya listas para hornear y dejamos que se cocinen hasta dorar la cobertura de pan. Normalmente las pechugas congeladas necesitan un 50% más de tiempo que si estuvieran frescas. En este caso, las tuve 35 minutos en el horno. Ya sabéis que cada casa es un mundo y cada horno tiene sus tiempos pero os sirve de orientación. En todo caso tenéis que verlo en vuestro horno. Para estar seguros de que el interior está bien, comprobamos con una sonda que la temperatura interior en la zona más gruesa del pollo alcance 72º. Tras dejar que reposen las pechugas unos 5 minutos, para que sus jugos se repartan bien en el interior, podemos proceder a cortarlas en rebanadas, sacando cuatro o cinco de cada pechuga. Ya veréis cómo os sorprende tanto su textura jugosa como su exterior crujiente. Y todo en poco más de media hora, desde que las sacamos del congelador hasta que las llevamos a la mesa.

Receta completa | Cómo cocinar una pechuga de pollo congelada sin descongelarla previamente

3. Jugosas pechugas de pollo con limón y hierbas aromáticas

Pechugas Limon

Con estas jugosas pechugas de pollo con limón y hierbas aromáticas vais a quedar encantados porque tras una marinada se cocinan en muy poco tiempo, quedando especialmente sabrosas.

  • Ingredientes: 3 pechugas de pollo, hierbas provenzales al gusto, 2 limón, 100 ml de aceite de oliva virgen extra, 100 ml de vino blanco, sal y pimienta al gusto.

  • Elaboración: Limpiamos bien las pechugas enteras de las telillas y restos de hueso que puedan tener y las sazonamos con sal y pimienta. Metemos las pechugas de pollo en una bolsa grande de congelar con cierre y añadimos 100 ml de aceite y 100 ml de vino blanco. Picamos las hierbas de nuestro gusto -yo utilicé albahaca, perejil y cilantro, pero podéis usar cebollino, mejorana, salvia o las que más os gusten- y las introducimos también en la bolsa de congelar. Finalmente cortamos dos limones en rodajas y los introducimos también. Cerramos la bolsa, sacamos el aire y masajeamos para que los limones y las hierbas se distribuyan bien entre las pechugas. Antes de cocinarlo, dejamos el pollo marinando entre dos y cuatro horas dentro de la nevera, para que todos los sabores impregnen las pechugas. En una sartén que aguante bien el fuego, ponemos dos cucharadas de aceite de oliva y comenzamos a dorar el pollo que retiramos de la marinada. Cuando demos la vuelta a las pechugas tras unos siete minutos, añadimos también a la sartén la marinada y tapamos con una tapa de cacerola, dejando que las pechugas terminen de cocinarse por dentro durante otros seis o siete minutos. Así nos quedaran bien cocinadas, doradas por fuera y muy jugosas por dentro. Las llevamos a la mesa en la misma sartén o skillet donde las hemos cocinado para servirlas en cada plato.

Receta completa | Jugosas pechugas de pollo con limón y hierbas aromáticas

4. Pechugas de pollo al grill con salsa de whisky y manzana

1366 2000 5

Esta elaboración no tiene mucho misterio, solo hay que mezclar la salsa, marinar y cocinar las pechugas en su punto.

  • Ingredientes: Pechuga de pollo, 4, Salsa de soja, 30 ml, Puré de manzana o compota, 100 ml, Chalota, 1, Jengibre fresco rallado (una cucharadita), 1, Diente de ajo grande, 1, Aceite de oliva virgen extra, 5 ml, Whisky, 30 ml, Salsa Barbacoa, 30 ml, Vinagre de manzana, 15 ml, Miel, 15 ml, Cayena, 1, Caldo de pollo o agua, 50 ml

  • Elaboración: Dejar que las pechugas pierdan un poco el frío de la nevera, secar con papel de cocina e introducir en una bolsa de cierre hermético, tipo las de congelación, mejor individualmente. Aplastar un poco con un martillo de carne o un rodillo para ablandarlas y buscar un grosor más uniforme, con cuidado de no romper las bolsas. Picar el diente de ajo muy fino, rallar la chalota y también el jengibre pelado, hasta tener unos 5 ml. Combinar todos los ingredientes en un cuenco y batir ligeramente hasta tener una mezcla homogénea. Repartir la salsa en las bolsas, reservando unos 60 ml en otro recipiente. Masajear el pollo para embadurnar bien y dejar en la nevera como mínimo media hora, mejor unas cuantas más. Descartar la marinada de las bolsas y dejar que el pollo se atempere un poco. Calentar el grill o una buena plancha a buena temperatura, engrasar ligeramente y cocinar el pollo a fuego vivo por ambas caras, hasta dejarlo al punto. Retirar y reservar. Calentar la marinada que hemos guardado con 50 ml de caldo o de agua y un chorrito extra de whisky. Dejar que cueza a fuego lento hasta que espese un poco. Pintar las pechugas con esta salsa y servir.

Receta completa | Pechugas de pollo al grill con salsa de whisky y manzana

5. Filetes de pollo empanados crujientes al horno

Filete Empanado Crujiente

Freír da pereza y más aún cuando hay rebozados de por medio. Hay que tener algo de experiencia y maña para lograr una fritura saludable y crujiente, que no convierta la cocina en un caos y el pollo en una esponja de grasa. Por eso es tan interesante esta receta de pechugas de pollo empanadas al horno; puede que no salga exactamente igual que frito, pero el resultado es más que satisfactorio.

  • Ingredientes: 700 g de pechuga de pollo en filetes, 2 huevos, 200 ml de leche, 10 ml de mostaza de Dijon, 1 cucharadita de pimentón dulce, media cucharadita de comino molido, media cucharadita de ajo granulado, 150 g de panko o pan rallado gruego, 2 o 3 cucharadas de copos de máíz tostado sin azucar machacados, 2 cucharadas de copos de puré de patata, 1 cucharadita de orégano seco, pimienta negra molida, sal.

  • Elaboración: Para que queden mucho más crujientes, si los filetes son gruesos, podemos introducirlos en una bolsa de congelación y golpearlos sobre una tabla ligeramente con un martillo de carnes o la maza de un mortero, con cuidado de no romper las piezas. Batir los huevos en un recipiente grande y profundo con un tenedor; añadir la leche, la mostaza, el pimentón, el comino, el ajo, y salpimentar ligeramente. Batir hasta tener una mezcla homogénea e introducir el pollo, removiendo para que se cubra bien. Tapar con film y dejar en la nevera como mínimo una hora, mejor dos. Precalentar el horno a 200ºC y preparar una bandeja grande, con papel sulfurizado o de aluminio pintado con aceite. Mezclar el resto de ingredientes en otro plato o fuente para formar un rebozado homogéneo. Sacar el pollo, dejando que escurra el líquido ligeramente pero sin secarlo, y rebozar cada pieza presionando con fuerza en el rebozado. Colocar cada pieza en la bandeja y hornear durante unos 20 minutos. Girar cada filete con unas pinzas, con cuidado de no quemarnos, pasados 15 minutos. Podemos dar un golpe de gratinador subiendo la bandeja en los últimos minutos, para que se dore más.

Receta completa | Filetes de pollo empanados crujientes al horno

6. Pechugas de pollo con salsa de cacahuetes

1366 2000 3

Si no abusáis de la salsa, podréis comer esta receta de pollo con salsa de cacahuetes y disfrutar su sabor. Eso sí, esta no la incluyáis entre las de dieta, sino como receta de mantenimiento o de premio en un día que hayáis hecho o tengáis previsto hacer mucho ejercicio.

  • Ingredientes: 2 pechugas de pollo sin filetear, 1/2 calabacín, una cucharada de postre de mezcla de especias orientales, (cúrcuma, cardamomo, curry en polvo y comino), un puñado de cacahuetes, 2 cucharadas de mantequilla de cacahuete y 200 ml de leche de coco o en su defecto de leche evaporada

  • Elaboración: Comenzamos la receta limpiando bien las pechugas de pollo de grasitas y telillas y cuando las tenemos limpias las cortamos en tajadas o tacos de mediano tamaño. Ponemos una sartén a calentar al fuego y cuando esté caliente añadimos dos o tres cucharadas de aceite de oliva. Cortamos el calabacín en rodajas finísimas. Cuando la sartén esté bien caliente, salteamos en ella el pollo con las especias, el calabacín y el puñado de cacahuetes hasta que las tajadas de pollo hayan cambiado de color y los calabacines estén flexibles. En ese momento, incorporamos las dos cucharadas de mantequilla de cacahuete, que encontraréis sin dificultad en el supermercado. Con una cuchara, vamos removiendo bien hasta que todas las tajadas de pechuga de pollo estén bien impregnadas de la mantequilla de cacahuetes y en ese momento agregamos la leche de coco y dejamos que cueza el conjunto durante unos minutos hasta que la salsa esté espesita y sabrosa. También podéis usar leche evaporada o nata líquida. Probamos de vez en cuando para ver si hay que añadir un poco de sal. Tras unos diez minutos la salsa estará en su punto, y las pechugas estarán listas para llevar a la mesa. Podéis pasarlas a una fuente de barro para que aguante bien el calor y servir con un pan naan y un poco de arroz basmati cocido como guarnición.

Receta completa | Pechugas de pollo con salsa de cacahuetes

7. Pechugas de pollo picantes al limón

Pollo Limon

La idea de esta receta de pechugas picantes al limón es ahorrarnos el marinado previo que tan bien sienta al pollo, para tener el plato listo en media hora. Para ello, se cocina primero la carne a fuego alegre en la plancha, marcándolo por ambos lados, y después se añade agua, tapándolo, para terminar la cocción creando humedad en el interior. Se "marina" después, echando la salsa de limón al retirar del fuego.

  • Ingredientes: 4 pechugas de pollo pequeñas, 4 rebanadas de pan, 80 ml de aceite de oliva virgen extra, 60 ml de zumo de limón, 1 ralladura de limón, 1 diente de ajo rallado muy fino, 1 cucharadita de orégano seco, 1 cucharaita de chile en copos, lechuga romana al gusto, pimienta negra molida y sal.

  • Elaboración: Si es posible, sacar el pollo de la nevera unos minutos para que se atempere y secar con papel de cocina. Precalentar el horno a 190ºC, lavar los limones (necesitaremos 1 o 2, según tamaño), exprimir el zumo y reservar uno para rallar la piel fina. Rallar o picar muy fino el ajo. Lavar y secar la lechuga. Colocar las rebanadas de pan (esta receta es perfecta para aprovechar una barra mediocre ya algo rancia) en una fuente, pintar con dos cucharadas de aceite, salar ligeramente y hornear 10-15 minutos, dándoles la vuelta a mitad del tiempo. Deben quedar muy doradas y crujientes, sin quemarse. Batir en un cuenco tres cucharadas del aceite restante con el zumo de limón, la ralladura, el orégano, el ajo, los copos de chile y 1/2 cucharadita de sal. Reservar. Calentar una buena sartén o tipo skillet con el aceite restante, salpimentar el pollo y dorar a fuego medio-fuerte hasta que quede dorado por ambas caras, girándolos solo una vez; serán unos 5-7 minutos por cada lado. Agregar 60 ml de agua, tapar y mantener la cocción unos entre 5-10 minutos, según el grosor del pollo. Comprobar que no está aún crudo por dentro con un pequeño corte o un termómetro de carnes y retirar.

8. Pechugas de pollo all'Arrabbiata

1366 2000 6

Esta receta nos pide el esfuerzo de no excedernos con la salsa, -que por cierto es una delicia- o al menos no mojar pan para no disparar el aporte calórico. Con unas tajaditas de pollo y un poco de salsa sin pan, es suficiente para sentirse bien saciado, gracias al toque picante.

  • Ingredientes: Una pechuga de pollo entera, 1 pimiento verde, 1 diente de ajo, 1 guindilla, 150 ml de vino blanco, 2 cucharadas de concentrado de tomate, 450 gr de tomates pelados y sin pepitas, sal, pimienta y aceite de oliva virgen extra

  • Elaboración: Empezamos preparando el pollo, que cortamos en tiras gruesas. Freímos las tajadas de pollo a fuego fuerte hasta que se doren en el exterior y los reservamos mientras preparamos la salsa picante de tomate. En la misma sartén donde hemos dorado el pollo, añadiendo un poco más de aceite de oliva, freímos los ajos y los pimientos muy picados. Cortamos los tomates y los pasamos a la sartén y dejamos que todo se poche hasta que los tomates prácticamente se deshagan. Entonces añadimos el vino blanco y las guindillas y dejamos reducir. Cuando empieza a espesar, añadimos el concentrado de tomate y probamos para ver si está bien picante o necesitamos añadir más guindilla o más ajo. Cuando la salsa esté a nuestro gusto, retornamos los trozos de pollo a la sartén y dejamos que el conjunto cueza durante unos diez minutos para que los trozos de pollo tomen todo el sabor y queden bien jugosos. Decoramos con unas hierbas aromáticas y llevamos a la mesa en la misma sartén donde lo hemos cocinado.

Receta completa | Pechugas de pollo all'Arrabbiata

9. Pechugas de pollo caprese al estilo Hasselback

La teoría es muy sencilla: aplicar a unas pechugas de pollo la técnica de las patatas hasselback con los sabores de la ensalada caprese. Es decir, introducimos la mozzarella, el tomate y la albahaca en pequeños cortes paralelos a lo largo de la carne, eliminando por completo la idea de que la pechuga de pollo es sosa o aburrida.

1366 2000 7
  • Ingredientes: Pechuga de pollo no muy grandes, 2, Mozzarella fresca (de búfala), 1, Tomate, 2, Albahaca fresca (aproximadamente), 6, Ajo granulado, sal y pimenta al gusto

  • Elaboración: Precalentar el horno a 190ºC y preparar una bandeja o fuente adecuada para hornear. Secar las pechugas de pollo con papel de cocina y retirar posibles restos de grasa o piel. Con un cuchillo bien afilado, realizar unos cortes paralelos separados por, aproximadamente, 3-4 cm, sin llegar a atravesar por completo la carne. Colocar las pechugas en la bandeja, regar con un hilo generoso de aceite de oliva, salpimentar y añadir ajo granulado al gusto. Cortar los tomates lavados en rodajas que puedan encajar bien en los cortes. Es preferible usar tomates duritos, para que aguanten mejor la cocción. Cortar también en rodajas la mozzarella escurrida. El queso se va a fundir en el horno y puede quedar un poco feo. Por eso yo corté las bases de cada rodaja, sacando tiras, para hornear primero el pollo con ellas, dejando las piezas más grandes para el final. Podéis ahorraros el paso colocando directamente la mozzarella entera. Introducir rodajas de tomate y queso alternándolas en los cortes. Hornear durante unos 20-25 minutos, dependiendo del grosor de la carne. Si hemos reservado la mozzarella, rellenar los huecos de queso fundido con las rodajas y devolver al horno unos pocos minutos para que se empiece a fundir. Añadir unas hojas de albahaca fresca lavadas a cada corte y servir con un golpe más de pimienta negra, si se desea.

Receta completa | Pechugas de pollo caprese

10. Pechugas jugosas de pollo a la lima con especias japonesas

1366 2000 9

El sabor intenso del zumo de lima y de la propia rayadura de su cáscara, aportarán un toque cítrico inolvidable a este plato de pechugas de pollo cocinadas en la plancha, que tras el marinado quedarán sorprendentemente sabrosas y jugosas.

  • Ingredientes: Pechuga de pollo, 2, Lima, 2, especias Shichimi togarashi al gusto, Aceite de oliva virgen extra para la plancha, Tomate cherry para guarnición y Lechuga para guarnición

  • Elaboración: Para que queden bien jugosas, os recomiendo que cortéis vosotros mismos los medallones de pechuga de pollo. En lugar de comprar filetes de pechuga que están cortados longitudinalmente, comprad la pechuga entera y cortad los filetes un poco "al bies" y veréis cómo quedan mucho más jugosos, especialmente si no los cortáis demasiado finos. Rallamos la cáscara de las limas y la espolvoreamos generosamente sobre las pechugas extendidas en un plato. Añadimos también el zumo de una de las limas sobre las pechugas. Tapamos con un film de cocina y dejamos que macere durante una hora aproximadamente. Listo para cocinar en la parrilla o plancha. Calentamos bien la parrilla antes de añadir nada de aceite. Cuando ya está muy caliente, agregamos unas gotas de aceite y las extendemos con un pincel de silicona. Ponemos las tajadas de pollo bien escurridas sobre la parrilla y las sazonamos con un pellizquito de sal y las especias japonesas Sichimi Togarashi, una mezcla de siete especias con un sabor picante muy agradable. Cocinamos las pechugas durante dos minutos por cada cara y las pasamos a una fuente. Servimos con unas hojas de lechuga y unos trocitos de la otra lima que servirán para aliñar la lechuga. Si queréis más color, añadid unos tomates cherry variados.

Receta completa | Pechugas jugosas de pollo a la lima con especias japonesas

11. Pechugas de pollo glaseaas con salsa teriyaki y piña

1366 2000 8

En esta ocasión la salsa teriyaki no la vamos a utilizar de la preparada comercialmente o de la casera que ya os había enseñado a hacer en otra ocasión, sino que simplemente le aportamos su particular sabor gracias a la unión de tres ingredientes con los que formamos una mezcla muy fácil.

  • Ingredientes: Pechuga de pollo, 4, Aceite de girasol, 30 ml, Agua, 30 ml, Jengibre fresco, 30 g, Miel, 30 g, Vinagre de arroz, 30 ml, Salsa de , soja, 30 ml, Piña natural, 150 g

  • Elaboración: Comenzaremos calentando el aceite en una sartén antiadherente, añadimos las pechugas de pollo y las cocinamos por ambos lados durante cuatro minutos, aumentamos la potencia del fuego y añadimos el agua, dejamos que el pollo se cocine durante otros seis minutos. Mientras se cocina la carne, picamos el jengibre fresco en trozos y lo metemos en el vaso de una batidora, lo trituramos con las cuchillas, y añadimos encima, la piña en trozos, la salsa de soja, el vinagre de arroz y la miel, volvemos a triturar hasta que se forme una salsa espesa. Reducimos el fuego y vertemos la salsa encima de la carne y llevamos a ebullición. Vamos girando la carne en la salsa para que se impregne por todos los lados, y cocemos hasta que la salsa comience a tomar aspecto de glaseado. Servimos bien caliente.

Receta completa | Pechugas de pollo glaseadas con salsa teriyaki y piña

12. Pechugas de pollo picantes a la plancha

1366 2000

En esta receta de pechugas de pollo picantes a la plancha las guindillas son las grandes protagonistas para con las que conseguimos muchísimo sabor.

  • Ingredientes: 4-6 filetes de pechuga de pollo, 1 cucharadita de tomillo fresco, 1 cucharada de salsa Worcestershire, 4 guindillas, 2 dientes de ajo, 1 cucharada de vinagre de Jerez, 1 cucharadita de pimentón, 2 limones, pimienta negra, sal, 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, pimienta.

  • Elaboración: Secar ligeramente las pechugas de pollo y retirar los posibles excesos de grasa. Salpimentar y sazonar con el tomillo. Batir en un cuenco el zumo de 1 limón, la salsa Worcestershire y 2 cucharadas de aceite de oliva. Verter sobre la carne, tapar y dejar marinar durante al menos 1 hora. Calentar 1 cucharada de aceite de oliva en una sartén y dorar las guindillas con los dientes de ajo pelados. Retirar cuando cojan color y dejar enfriar. Pelar las guindillas, desechando las semillas, y picarlas. Triturarlas con los dientes de ajo, el vinagre, el pimentón, el zumo del otro limón y el aceite restante, añadiendo el de la sartén, hasta conseguir una salsa homogénea. Calentar una plancha o parrilla y marcar las pechugas de pollo. Añadir la salsa poco a poco mientras la carne se va cocinando a temperatura alta, hasta que quede bien hecha pero sin que se reseque. Servir inmediatamente.

Receta completa | Pechugas de pollo picantes a la plancha

13. Pechugas de pollo al limón al estilo chino

1366 2000 4

El clásico pollo al limón de los restaurante chinos occidentales, que se sirve rebozado, es un plato delicioso que nos gusta preparar y hoy os damos las claves para que lo hagáis riquísimo.

  • Ingredientes: Pechuga de pollo, 2, Limón, 2, Maizena 2 cucharadas, Aceite de girasol para freír el pollo, Azúcar 2 cucharadas, Caldo de pollo, 100 ml, Salsa de soja, 50 ml

  • Elaboración: Cortamos tres rodajas finas de limón y exprimimos el resto de los dos limones. En un cazo, ponemos a cocer el zumo de limón con el azúcar, el caldo, una cucharada de Maizena y las tres rodajas, dejando a fuego lento hasta que espese como un jarabe. Marinamos en la salsa de soja durante 30 minutos las pechugas de pollo muy limpias y cortadas por la mitad para que no sean tan gruesas. Mezclamos la otra cucharada de Maizena con el huevo batido y con esa mezcla empanamos las pechugas escurridas y las freímos hasta que se doren. Cortamos las pechugas en pequeñas tiras para facilitar al comensal que pueda comerlas con palillos chinos. En una fuente, ponemos las tres rodajas de limón alineadas y las cubrimos con la mitad de la salsa de limón. Colocamos el pollo encima de las rodajas de limón, echamos el resto de la salsa por encima y decoramos con unas tiritas de corteza de limón y flores comestibles, llevándolo a la mesa inmediatamente para que llegue muy caliente.

Receta completa | Pollo al limón al estilo chino

En Directo al Paladar | 23 guisos de pollo reconfortantes que te vendrán bien para combatir el frío
En Directo al Paladar | 15 recetas fáciles y rápidas para cocinar muslos o jamoncitos de pollo

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios