Compartir
Publicidad

Pollo caprese al estilo hasselback. Receta para unas pechugas diferentes

Pollo caprese al estilo hasselback. Receta para unas pechugas diferentes
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Siempre me llaman mucho la atención las recetas que proponen combinar conceptos o elaboraciones para dar una vuelta de tuerca a elaboraciones tradicionales. No recuerdo cuándo vi por primera vez la idea de estas pechugas de pollo caprese al estilo hasselback, pero hace tiempo que quería probarlas y el resultado nos ha encantado en casa.

La teoría es muy sencilla: aplicar a unas pechugas de pollo la técnica de las patatas hasselback con los sabores de la ensalada caprese. Es decir, introducimos la mozzarella, el tomate y la albahaca en pequeños cortes paralelos a lo largo de la carne, eliminando por completo la idea de que la pechuga de pollo es sosa o aburrida.

Ingredientes

Para 2 personas
  • Pechuga de pollo no muy grandes 2
  • Mozzarella fresca (de búfala) 1
  • Tomate 2
  • Albahaca fresca (aproximadamente) 6
  • Ajo granulado
  • Pimienta negra molida
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Cómo hacer pechugas de pollo caprese al estilo hasselback

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 45 m
  • Elaboración 15 m
  • Cocción 30 m

Precalentar el horno a 190ºC y preparar una bandeja o fuente adecuada para hornear. Secar las pechugas de pollo con papel de cocina y retirar posibles restos de grasa o piel.

Con un cuchillo bien afilado, realizar unos cortes paralelos separados por, aproximadamente, 3-4 cm, sin llegar a atravesar por completo la carne. Colocar las pechugas en la bandeja, regar con un hilo generoso de aceite de oliva, salpimentar y añadir ajo granulado al gusto.

Cortar los tomates lavados en rodajas que puedan encajar bien en los cortes. Es preferible usar tomates duritos, para que aguanten mejor la cocción. Cortar también en rodajas la mozzarella escurrida.

El queso se va a fundir en el horno y puede quedar un poco feo. Por eso yo corté las bases de cada rodaja, sacando tiras, para hornear primero el pollo con ellas, dejando las piezas más grandes para el final.. Podéis ahorraros el paso colocando directamente la mozzarella entera.

Introducir rodajas de tomate y queso alternándolas en los cortes. Hornear durante unos 20-25 minutos, dependiendo del grosor de la carne. Si hemos reservado la mozzarella, rellenar los huecos de queso fundido con las rodajas y devolver al horno unos pocos minutos para que se empiece a fundir.

Añadir unas hojas de albahaca fresca lavadas a cada corte y servir con un golpe más de pimienta negra, si se desea.

Pollo Caprese. Pasos

Con qué acompañar el pollo caprese hasselback

Aunque utilicemos unidades pequeñas, las pechugas de pollo caprese al estilo hasselback son saciantes, así que recomiendo acompañarlas de una guarnición ligera. Una ensalada al gusto o verduras le irán de maravilla, pero también podemos añadir algo de arroz, cuscús o unas patatas si buscamos un plato más energético. Lo ideal es servirlas en el momento justo al sacarlas del horno, dejando que el queso se funda más o menos a nuestro gusto.

En Directo al Paladar | Pechugas de pollo rellenas de mermelada de higos y queso San Simón. Receta
En Directo al Paladar | Pechuga de pollo rellena de jamón, pimiento y scamorza. Receta

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio