Compartir
Publicidad

Pechugas de pollo rellenas de mermelada de higos y queso San Simón. Receta

Pechugas de pollo rellenas de mermelada de higos y queso San Simón. Receta
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Por un pequeño malentendido me encontré hace poco con pechugas fileteadas de pollo en lugar de piezas enteras, así que tuve que cambiar la receta que había previsto. La nevera fue mi inspiración para estas pechugas rellenas de mermelada de higo y queso San Simón; los higos y este delicioso queso gallego ya habían demostrado combinar de maravilla.

La receta es muy simple y se puede preparar también con solomillos de pollo deshuesados o directamente con peghugas enteras, que podemos abrir como si fueran un libro para rellenarlas mejor. Con estos filetes podríamos hacer rollitos o enrollarlos con hilo de cocina, pero yo preferí dejarlos como si fueran un sándwich de pollo, con una sencilla salsa.

Ingredientes

Para 2 personas
  • Pechuga de pollo en filetes 4
  • Mermelada de higos o de otra fruta 40 ml
  • Queso San Simón Da Costa 50 g
  • Diente de ajo picado fino 1
  • Vino tinto o vino de Oporto 50 ml
  • Nata líquida para cocinar 200 g
  • Mostaza de Dijon 5 ml
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Cómo hacer pechugas de pollo rellenas de mermelada de higos y queso San Simón

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 50 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 40 m

Precalentar el horno a 200ºC. Si partimos de pechugas ya fileteadas habrá que intentar emparejarlas para formar un "sándwich" más o menos uniforme. Retirar los posibles restos de grasa y colocar sobre una tabla de cocina, tapar con plástico film y ablandar un poco con un martillo o un rodillp, para dejarlas más finas y más extendidas.

Salpimentar ligeramente dos filetes y extender una capa de mermelada, sin llegar a los bordes. Rallar encima queso San Simón y cubrir con sus parejas de pollo. Salpimentar también por fuera.

Calentar un poco de aceite en una sartén antiadherente y dorar el pollo a fuego fuerte. Dar la vuelta pasados unos minutos, con cuidado y con maña usando una buena espátula para que no se desmonten. No pasa nada si se sale un poco el relleno.

Cuando estén doradas, trasladar a una fuente adecuada y hornear hasta que el interior esté en su punto. Si son pechugas muy finas y queremos ahorrarnos el horneado, podemos cocinarlas más tiempo en la sartén, tapándola y bajando el fuego. Hay que procurar que por dentro no queden crudas.

Mantener al fuego la sartén, reduciendo la temperatura, y añadir el diente de ajo muy picado, dejando que se dore muy ligeramente. Agregar el vino y dejar que hierva evaporando el alcohol. Rascar bien la sartén con la espátula para sacar todos los jugos que ha dejado el pollo.

Agregar la nata y la mostaza y cocinar a fuego suave hasta que reduzca un poco y espese. Reincorporar las pechugas a la sartén o servirlas directamente en los platos con la salsa por encima.

Pechugas de pollo rellenas de Mermelada y Queso. Pasos

Con qué acompañar las pechugas de pollo rellenas

El pollo combina bien casi con cualquier cosa, aunque en este caso de pechugas rellenas con mermelada de higos y queso yo apostaría por una guarnición neutra. Patatas cocidas o en puré arroz o cuscús son buenas opciones, para aprovechar la salsa. También podemos servir un plato de ensalada o verduras aparte y simplemente acompañar el pollo con buen pan.

En Directo al Paladar | Sándwich de mortadela y queso San Simón con cebolla caramelizada
En Directo al Paladar | Fricasé de pollo al vermut. Receta para un pollo en salsa diferente

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio