Compartir
Publicidad
Publicidad

La receta de canelones de mi abuela

La receta de canelones de mi abuela
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando mi abuela pasa unos días en casa, me gusta aprovechar para seducirla y que prepare conmigo alguno de sus platos estrella. Otros años os he contado su receta de fabes con almejas, y en esta ocasión os voy a deleitar con la receta de canelones de mi abuela.

En esencia, se trata de una receta de canelones de carne gratinados muy parecida a la normal, pero hay un par de detalles que hacen esta receta especial, única y deliciosa, además de que mi abuela la prepara con mucho amor, que eso no hay tienda delicatessen que lo venda.

Ingredientes

Para 6 personas
  • Carne picada de vacuno y cerdo 500 g
  • Cebolla 1
  • Dientes de ajo 2
  • Paté de hígado de cerdo 125 g
  • Tomate frito casero 200 ml
  • Láminas de pasta para canelones 30
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Harina de trigo 80 g
  • Mantequilla 100 g
  • Leche 1 l
  • Queso rallado para gratinar 200 g

Cómo hacer canelones de mi abuela

Dificultad: Media
  • Tiempo total 1 h 30 m
  • Elaboración 45 m
  • Cocción 45 m

Aunque ella insiste en que preparar sus canelones no tiene misterio alguno, la verdad es que es una receta entretenida, aunque no hay ningún paso especialmente complicado.

Empezamos picando la cebolla y el ajo y poniéndolos a pochar en una sartén. Luego incorporamos la carne picada y, cuando se haya dorado, añadimos el paté, removiendo bien hasta que se integre. Retiramos del fuego y reservamos.

Por otro lado, ponemos a cocer las láminas de pasta en abundante agua salada hirviendo, removiendo con frecuencia para que no se peguen. Tras 10 minutos (o lo que indique el envase), las escurrimos con agua fría y las extendemos rápidamente sobre un paño de cocina.

Ahora llega el momento de rellenar los canelones con la carne picada. Conviene no poner demasiada cantidad para que cierren bien, pero la suficiente para que no quede escaso. Para que queden más jugosos, mi abuela cubre la bandeja del horno con un papel de hornear untado con tomate frito.

El penúltimo paso es preparar la bechamel. En un cazo, derretimos los 100g de mantequilla, luego incorporamos las cuatro cucharadas colmadas de harina y removemos bien. Finalmente, vamos incorporando la leche sin dejar de remover, hasta que quede una bechamel cremosa, sin grumos, y un poco más líquida que la que se usa para las croquetas.

Ahora ya solo queda repartir la bechamel por encima de los canelones, colocar el queso rallado y gratinar en la parte alta del horno a máxima temperatura durante unos 15 minutos, hasta que quede bien dorado.

Canelones de mi abuela

Con qué acompañar los canelones de la abuela

Seguramente ayude mucho tener a mi abuela a mi lado, pero es que los canelones de mi abuela me saben a gloria. El toque que aporta el paté y el tomate frito los hace mucho más jugosos, hasta el punto de que te puedes comer cinco o seis y aún apetecerte más. Es un platazo que no necesita nada más de acompañamiento, si acaso un buen vino que esté a la altura.

En Directo al Paladar | Pasta gratinada con salsa de verduras, nueces y tomate seco. Receta de aprovechamiento
En Directo al Paladar | Tortellini con salsa de tomates y espinacas. Receta

¿Te ha gustado esta receta?
Guardar
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio