Caldo de queso parmesano: la receta ideal para aprovechar los bordes que no puedes rallar

Caldo de queso parmesano: la receta ideal para aprovechar los bordes que no puedes rallar
Sin comentarios
8 votos

Hoy venimos pisando fuerte con esta receta de caldo de queso parmesano, estupenda manera de aprovechar los bordes o cortezas que no puedes rallar que tomamos prestada de Serious Eats. Una elaboración con mucho sabor, ideal para usar como ingrediente en otros platos y capaz de elevarlos a otro nivel.

Con él hemos preparado un risotto de cebolla y parmesano brutal. Tan rico que ni lo hemos podido fotografiar porque ha volado de la mesa. Lo podríamos haber usado en un estofado, una crema o una salsa, entre otros. Nos imaginamos una bechamel preparada con caldo de parmesano en vez de leche y se nos hace la boca agua.

El quid de la receta está en ir congelando las cortezas de queso parmesano (o grana padano) que no se pueden rallar ni cortar. En casa somos grandes consumidores de queso y no hemos tardado en tener la cantidad necesaria para esta receta, pero si no es tu caso tendrás que tener paciencia.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Queso parmesano o grana padano, solo la corteza 250 g
  • Agua 1.5 l
  • Sal (opcional)

Cómo hacer caldo de queso parmesano

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 40 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 30 m

Rascamos la parte exterior de las cortezas para retirar posibles restos de suciedad o moho. Las colocamos en un colador y las lavamos bajo un chorro de agua fría durante 30 segundos.

Introducimos las cortezas limpias en una olla y añadimos el agua. Podemos agregar un poco de sal, de hecho la receta original así lo indica, pero nosotros optado por hacer lo contrario.

caldo de queso parmesano paso a paso

Llevamos a ebullición y hervimos a fuego suave durante 30 minutos, removiendo de vez en cuando para evitar que las cortezas se peguen a la base.

Finalizado el tiempo indicado las cortezas estarán tiernas, momento de retirar la olla del fuego y triturar. Nosotros hemos usado una batidora de brazo y empezado a velocidad baja y subiendo poco a poco.

Obtendremos un caldo cremoso al que solo le queda pasar por un colador y listo. Si no lo vamos a usar en el momento, lo dejamos enfriar y lo guardamos en la nevera durante un máximo de cinco días. También lo podemos congelar.

8 votos

Con qué acompañar el caldo de queso parmesano

Este caldo de queso parmesano es buen punto de partida para la elaboración de arroces, cremas, salsas y mucho más. No solo se puede usar como ingrediente para aportar sabor, sino que se puede transformar en una crema por sí solo si le añadimos una cebolla pochada y lo espesamos con un poco de harina de maíz.

En Directo al paladar | Tirar el líquido de los pepinillos es un crimen: así puedes aprovechar la salmuera de los encurtidos en la cocina
En Directo al paladar | Repápalos extremeños, la receta con que mi abuela (y muchas otras) aprovechaba el pan duro

Temas
Comentarios cerrados
Inicio