Compartir
Publicidad

Visitamos Zoé Inusual Club el gastrocirco gourmet de moda en Madrid

Visitamos Zoé Inusual Club el gastrocirco gourmet de moda en Madrid
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Un restaurante o una sala de fiestas, un circo o un nuevo templo de la gastronomía? La verdad es que al visitar Zoé Inusual Club, el gastrocirco gourmet de moda en Madrid no sabes lo que te vas a encontrar y como ahora os contaré, la sorpresa que me llevé fue muy agradable.

Este local reúne tres elementos que te hacen salir muy satisfecho: Por un lado la fantástica cocina de Pucho Landín y sus originales creaciones, en segundo lugar un servicio de sala impecable que te mima y te cuida de forma discreta y elegante y en tercer lugar, las actuaciones que a partir de las 11 de la noche tienen lugar en este interesante espacio.

Además,como también es un bar de copas, Zoé Inusual Club prorroga su horario de apertura hasta bien entrada la madrugada para ofrecer a los asistentes un club, un lounge o el lugar idóneo para tomar un trago y disfrutar de la música electrónica mientras el cuerpo aguante.

El local y su decoración

Situado en el número 31 de la madrileña calle de Juan Bravo, el local es muy amplio y cuenta con una planta baja con barras en la que además tienen lugar las actuaciones y que da acceso tanto a la planta sótano donde está el club nocturno como a la parte alta donde está el restaurante. Las actuaciones cambian jueves, viernes y sábados y pueden ser equilibristas, cantantes que pasean entre las mesas y otros números de circo y música. Todo un espectáculo con el que te sientes muy a gusto.

Zoe2
Por supuesto, salvo que vayas a cenar tarde, las actuaciones no interfieren con la cena ya que comienzan alrededor de las once de la noche y tienen varios pases. Si como yo acudes a cenar a las 9 y media o diez de la noche, habrás terminado la cena y estarás disfrutando de una copa tranquilamente para cuando comiencen los números. (De momento solo hay espectáculo las noches de jueves, viernes y sábados)

La decoración del local, obra de Isaac dos Santos, es muy interesante ya que este "cabaret" está lleno de detalles modernos, curiosos y divertidos como las caras que te miran al entrar o la fantástica cristalera de la planta de arriba que permite a los asistentes disfrutar de los números circenses.

La iluminación ligeramente tendente a los colores de neón y la cocina abierta, completan un magnífico ambiente para deleitarse cómodamente desde las mesas tanto durante la cena, como durante las actuaciones contemplando los equilibrios con cintas y aros que hacen los artistas, aunque es frecuente ver a los comensales levantarse para ver más de cerca los números o para tomar fotografías con sus teléfonos móviles.

El menú degustación

El menú degustación de Zoé Inusual Club es un menú largo consistente en varios entrantes, dos platos principales y un postre, que se suceden a buen ritmo, sin dejar mucha pausa entre platos. Cada vez que sirven un plato, el servicio de sala te va explicando los ingredientes y elaboraciones para que el disfrute sea mayor.

Comenzamos con unos espárragos con mayonesa de wasabi y rábanos picantes, una deliciosa presentación y un gran comienzo, que llega acompañado de las croquetas de txangurro, muy finas y sabrosas. (Cuidado al comerlas, mejor de una vez o te mancharás con el relleno). Una estupenda forma de empezar.

Zoe

Seguidamente llega el sushi, presentado en una barquita con la denominación Gipsy Chef. Son 8 maki rolls de buena factura, cubiertos cada uno con un copete caliente de gamba crujiente con su salsa. Merece la pena detenerse en este plato, sabroso y original.

Tras estos entrantes, el menú continuaba con un peculiar huevo roto con atún desecado y ahumado y gulas, servido sobre unas migas crujientes y con un sabor espectacular. En mi opinión fue uno de los mejores platos del menú.

Los platos fuertes de este delicioso menú son dos: una caballa ahumada presentada sobre una hoja de plátano acompañada de un noodle de vino oloroso, unas huevas de salmón y un limquat pasado por la plancha, (como el kumquat pero de lima), aliñado con una salsa potente e inolvidable. Fue el plato más espectacular de la noche. Una explosión de sabor y creatividad.

Zoe1

Para terminar el menú degustación nos sirvieron el plato de carne, consistente en dos tacos de entrecot con mostaza verde acompañado de patatitas rellenas de mojo picón. La carne estaba muy bien de punto y la guarnición de patatas estaba muy buena. Además funcionaba muy bien la mostaza verde que daba a la carne un toque ligeramente picante muy agradable.

El postre era muy curioso y adecuado en tamaño para poner broche final a un menú tan completo. Eran dos bolas de arroz con leche en caliente envuelto en una tempura, quizás demasiado gruesa para mi gusto, aunque necesaria para que pudiera resistir su cremoso contenido. El sabor del arroz era muy bueno, pero la proporción de tempura - postre no la veo muy conseguida.

Zoe Postre

Las actuaciones

La noche que yo visité el Zoé las actuaciones que pudimos ver mi mujer y yo fueron dos, por un lado una cantante que paseaba entre las mesas cantando y después un acróbata que realizó un increíble ejercicio de equilibrios colgando de una cinta cuyas imágenes podéis ver más abajo. Después nos tomamos una copa y disfrutamos de la música electrónica en la planta baja durante un ratito, antes de volver a casa.

Zoe3

Zoé Inusual Club, gastrocirco Gourmet en Madrid

Calle Juan Bravo 31 (Madrid)
Teléfono reservas: 915643875
Precio medio 40-50 euros
Menú degustación 60 euros

En Directo al Paladar | Restaurante La Alpujarra. 25 años de taberna andaluza en Madrid
En Directo al Paladar | Restobar el Columpio. Comer divertido y comer bien en Madrid

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio